miércoles, 30 de noviembre de 2016

Cap 17

- Este domingo es domingo de gala….- Suspiro Stella preocupada. Una emoción que rara vez expresaba.
- Si, lei en el folleto. Me pregunto como le ira a las chicas en los exámenes de hoy. El de matemáticas será a primera hora. –
- Necesitamos dedicar la primera hora para prepararlas para el dia de gala.- Suspiro Stella de vuelta. – Bueno, si sobrevivimos esto, sobrevivimos cualquier cosa. – Sonrio mostrando sus blancos dientes.
- ¿ Por que estas tan preocupada? Ya lei y no me parece la gran cosa. Solo es una misa, las verán sus padres, la directora dara varios discursos. Habra comida, refrescos y jugos. Se me hace muy divertido.
- Se nota que sos nueva…- Contesto Stella Ironicamente.
- Tu también eres nueva! Es nuestra primer clase.
- Yo estuve internada aquí. Y ODIABA el domingo de gala. Encima es todos los meses. –
Ortiz aprendio a confiar un poco mas en su compañera. Despues de todo, los extensos informes que hacia sobre cada alumna ayudaban mucho en su educación.
- Mira, lo mas importante, es …- Dijo y suspiro.
- Bueno, cuéntame como eran tus “Domingos de Gala” y asi veo por que estas tan preocupada y por que los odiabas tanto…- Contesto Ortiz despreocupada.
- Por su parte, las chicas estaban nerviosísimas frente al parcial. Sentadas frente a su pupitre, en los incomodos asientos, y algunas hasta recién nalgueadas, experaban la primer clase. Finalmente entraron ambas Madres y de pie, comentaron a sus alumnas.
- Esta primer clase hablaremos acerca del Domingo de Gala. – Menciono Ortiz.
La primer semana paso en cámara lenta frente a los ojos de las chicas. Pero lentamente, Saint Francis se convirtió en su mundo. Y aunque la disciplina aumento enormente, gracias a las exigentes tareas, los uniformes de remplazo y la obsecion de Stella con la higiene, las chicas no tuvieron opción mas que acostumbrarse.
“Acostumbrarse”  entre comillas. Una nunca se acostumbra a un castigo, y menos chicas como ellas. Y aunque era lógico, ceder, cada una continuo cometiendo sus errores caracteristicos. LA desobediencia de Amy, la flojera de Annie, lo despistada que es Mariela, lo temperamental que es Jessica, Lo indiferente que es Rhonda y lo orgullosa que es Alice. Alice y Mariela, continuaron estudiando juntas, y por eso ambas lucían el Lunes su uniforme de Ocio. Vale aclarar, el alquiler de uniforme es solo por esa semana, el lunes debe alquilarse de vuelta aunque lo hayas alquilado el viernes. La que peor la paso fue definitivamente Jessica. A duras penas conseguia los puntos y a veces directamente no los conseguia. La segunda semana tubo que pasar el fin de semana, en uniforme de novata asistiendo a clases de “Reforzamiento”.
Sumado a eso el sábado a la noche se la paso encerrada encerrada en su cuarto y en camison, mientras escuchaba la música y el ruido de las chicas.
Haber crecido con una mucama no ayudaba con el resto de sus tareas, y era regularmente castigada. El método disciplinario de Saint Francis empezó a dar frutos, el miedo al purgatorio hacia que obedesca los castigos, y los castigos constantes hacían que Jessica, a pesar de la resistencia que tenia, ya no los resista. Sus pobres nalgas habían sido azotadas tantas veces de a 20 en 20 que cada azote ya dolia como 10. Debia hacer un esfuerzo sobrehumano (Para ella) en acatar cada una de las ridículas reglas, las cuales eran tantas que ni siquiera se acordaba. Y para colmo, Stella siempre alguna falta nueva descubria. Sumada a su malísimo desempeño escolar, rara vez se la veía a Jessica sin su cola roja, y rara vez se la veía en uniforme de ocio.
Las gemelas, tenían su propio grupo de estudios. Y el miedo era motivador suficiente como para querer esforzarse. Pero “Esforzarse” supone un gran esfuerzo para una chica floja y otra hiperactiva de curiosidad infinita.
Sumado a eso… varias personas notaron que las cosas comenzaron a desaparecer. ¿Las gemelas robando cosas? Pues…. No necesariamente eso.
Seguramente esto contraste con el estereotipo tierno que el lector se habrá hecho de ellas, pero debe recordar que terminaron en un internado/reformatorio por alguna razón. Y es que la curiosidad infinita, de meterse donde no debe de Amy, hace que siempre busque algún trofeo aunque luego no sepa que hacer con el. De ahí el lector deducirá que Amy es la gemela malvada. Pues tampoco, una gemela hace lo que la otra hace. El miedo de Annie funciona como alarma de lo que pueden o no hacer. Mientras Annie, espera a la salidad y avisa (casi telepáticamente) de cualquier problema, Amy concentra toda su hiperactividad transformándola en velocidad y usando como motor su curiosidad. En un instante revisa todo de arriba abajo y sale. Por su parte Annie y su ternura innata espantan a cualquier monja. ¿Quién podría sospechar de que una chica tan tierna haga algo malo? Pero… ¿y si alguien sospecha?
Pues eso ya paso varias veces. Y por lo general preguntan por su hermana. Y créanlo o no, Annie sencillamente dice:
- Mi hermana? Se adelanto. La llamo si la necesitas. –
Luego de eso, Annie fingia buscarla y volvia.
- Hola… Me dijo mi hermanita que me llamabas. ¿Necesita algo señora? –
Luego de crecer juntas, Annie tenia la capacidad de imitar a la perfeccion a su hermana. Hasta en los mas minimos gestos. En ese momento, Amy y su intuición de saber que a su hermana le pasaba algo, escapaba del lugar mientras Annie distraía a la monja. Esto funcionaba… casi siempre. Rara vez alguna distinguia cual era cual, o se aprendia sus confusos nombres de memoria. Obvio, las veces que si se dieron cuenta fueron suficiente como para que ambas terminen donde terminaron.
Pero volviendo al tema en cuestión. Si, ellas se “Esforzaron” para su examen. Y Annie obligo a Rhonda a esforzarse con ellas, las veces que la veía.
- Hoy no era el examen? – Pregunto Alice, como típica nerd.
Ambas se vieron entre ellas y Stella dijo:
- Hemos decidido postergarlo para la próxima clase. Esta primer clase es parar prepararlas. Ahora por favor todas presten especial atención. –
Pedirle a un grupo de chicas que preste atención es como pedirle que no lo hagan. Y eso a pesar de los castigos constantes.
- Chica que vea no prestando atención se le retira un liston, esto es serio.
Y ahí se dieron cuenta que si era serio.
- El domingo es un dia MUY importante para el 5-D. Por suerte este año solo son 6, y podremos enfatizar en cada una. Les explico el itinerario del domingo de gala. Itinerario el cual se repetirá cada mes. – Explico Stella, con la ridigez de siempre.
- Nos despertaremos a primera hora. Se bañaran y se presentaran IMPECABLES. Su ropa interior y su higiene debe ser perfecta. Y esto no lo vuelvo a repetir. Muchas han dado varios problemas con la higiene y espero que hayan aprendido de sus castigos para este domingo. Esto incluye la limpieza y el orden de su habitacion, que queda en responsabilidad de todas ustedes. El sábado habrá un chequeo de habitacion y quiero ver el lugar brillar. Y con brillar, me refiero a BRILLAR, poseen todas las herramientas necesarias. Luego de eso, serán llevadas a Peluqueria donde se les hara un peinado especial para el domingo de Gala. Se turnaran entre todas las alumnas del internado, asi que debemos ir apenas sean citadas. A posteriori, serán vestidas con sus uniformes de gala. Estos requieren muchos preparativos y arreglos, nos demoraremos en vestirlas una hora aproximadamente. –
- Una hora en ponerse un vestido??- Interrumpio Jessica.
- llamas o arrepentimiento. – Ordeno Stella. Luego de los 20 azotes, el monologo continuo.
- Cuando ya estén arregladas y listas, recibirán una misa junto a sus padres a primera hora. Luego de eso, un discurso de la directora. El campus será especialmente preparado con mesas y sillas el sábado y se le pedirá cooperación a algunas habitaciones, determinadas al azar. Seguramente la nuestra no, ya que no alcanzamos el numero suficiente de alumnas. Ahí se servirán distintos alimentos y comidas, y se realizara una pequeña kermes. Sumado a eso, habrá otro discurso de la Directora, y luego, por turnos la directora nos citara. Supervisara su habitacion, y se les dara la nota de los exámenes en ese momento. Sumado a eso, se le entregara un informe del comportamiento de cada una. La directora castigara a quien considere necesario y luego de eso volveremos al campus para dar un informe personal a cada padre junto a la alumna en cuestion. Finalmente se les tomara una foto familiar la cual se guardara como recuerdo de cada mes. Esto es para hacer un almanaque de cada año. –

Stella pudo observar las pupilas dilatadas de todas las alumnas dilatados al finalizar el discurso.
- ¿Preguntas?-
No habrá terminado de decir la frase que ya todas levantaron las manos al mismo tiempo.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Cap 16

- Odio, Odio, ODIO el rincón!!! – Protesto Amy mientras ambas hacían tarea en su habitacion.
- Preferias que nos nalguee la loca de Stella?? -Pregunto Annie nerviosa.
Las chicas que no hicieron tarea, recibirían doble castigo si no presentaban la de ayer mas la de hoy al otro dia. Viendose en esa situación, naturalmente ambas se pusieron a estudiar.
- Este lugar… me da mucho miedo…- Suspiro Annie.
- No tengas miedo… Vamos a estar bien…- Dijo amy abrazando a su hermana. – Dale floja vamos a hacer tarea!!- Bromeo haciéndole cosquillas.
- Jajajaja jajajja, nooo!!- Se quejo.
En ese momento, ingresaba Mariela con el uniforme de ocio en sus manos, dispuesta a cambiarse. Seguia impactada por lo severa que se había puesto Stella. Y llego un punto en donde su morbo se transformo en preocupación. Ingreso y vio a ambas gemelas…. ¿estudiando? Luego recordó su dibujo de ambas en el rincón y pensó en retomarlo. Pero las chicas podrían llegar a verlo…
- Marie!!! Nos vas a ayudar? – Pregunto Amy.
- Eh? Yo?
- Quien mas se llama Mariela…- Bromeo Annie. Y ambas se rieron.
- Vi que alice y vos son muy inteligentes. Esta tarea es dificilísima pero ambas la entregaron! Nos ayudas por fa… No queremos otro rincón de una horaaa..- Suplico Amy. “Es tan tierna…” Penso Mariela y dijo: Esta bien, me cambio y las ayudo.
Con su uniforme de Ocio puesto, ella se sento al lado de las gemelas y comenzó a ayudarlas.
- Wow… ya usas el de ocio como alice… Ojala pudiera usarlo yo… odio este…-
- A mi se me hace mas lindo. – Contesto Annie a su hermana.
- En serio??? Ay… estas loca… -
Pronto entro Rhonda y todas hicieron un silencio incomodo. El jumper no alcanzaba a tapar su rojo y sumamente irritado trasero en cada mal movimiento. Y a ella parecía no importarle. Pero se la notaba afectada. Tomo sus útiles y parecía que iba a hacer tarea, pero solo se puso a escribir su diario.
- Annie, no!- Dijo Amy, y annie ya estaba al lado suyo.
- Rhonda!! Estas bien?
- Tonta!!! Ella quiere estar sola. – Dijo Amy.
- Si… estoy bien. – Sonrio la chica, y puso su mano en la cabeza de ella.
- Me peinas entonces? Asi practicas. Hoy Madre Stella te castigo de vuelta.
Amy se dio una palmada en la cara. Pero sin embargo Rhonda sonrio y dijo: Si, despéinate y trae tu cepillo asi te peino.
- Yay!!!- Festejo Annie y luego de despeinarse fue por el cepillo.
- No no no… Es hora de hacer tarea, no de peinarse. Te vas a quedar dormida!!Y ahora es la próxima clase!!- Protesto Amy celosa, y preocupada por su hermana.
- Que aburrida!!! Rhonda… nos ayudas a hacer tarea? –
- …… Esta bien. – Contesto.
Y finalmente asi comenzaron los días para las chicas. En un internado, todo es rutina. Fuera de eso no hay mas. Para el viernes incluso las gemelas llevaban puestos sus uniformes de ocio. Fue una primer semana llena de reglas a las cuales adaptarse y colas rojas por no lograrlo. Pero luego de la impresión que dio Stella, ninguna se animo a probar limites. Gracias al trabajo en equipo, Rhonda, Annie, y Amy podían presentar diariamente su tarea. O como mucho se atrasaban con una. Mariela sin embargo, recibia la enorme ayuda de alice. Su nueva “amiga”. Y ella aprovechaba eso, para ayudar a las gemelas, que tanto disfrutaba ver siendo azotadas.
 Jessica por su parte, regularmente era castigada… y castigada… y castigada… Se había convertido en la “burra” de la clase, y para el viernes, era la única sin su uniforme de ocio. Esto la tenia deprimida y frustrada. Si no conseguias tu uniforme de ocio para el viernes, pasaría todo el fin de semana en uniforme de novata.
Pero a ultimo momento un angel le sonrio, o fingio sonreírle.
- Te di un intercambio de puntos.
- ¿Por que?
- Por que me caes muy bien. Ahora podras alquilar tu uniforme. –





“Viernes” Penso Ortiz viendo el trasero de Annie en sus piernas a punto de darle una nalgada. El resto de las chicas se veian muy risueñas mientras el ritual se repetia otra vez el sábado, mientras Annie aun dormia. “Deberian usar calzones con fecha también, asi las uso de calendario” se reia. Despues de todo, era lo primero que hacia en el dia. Despertarla de unas nalgadas. Era tierno, y a todas se les hacia muy gracioso. A todas menos a Annie.
- Ay ayaayayyaa-
- Jajajajajaja- Se rieron todas. Muerta de vergüenza Annie protesto.
- Por que siempre me despiertan asi!!! –
- Por que no te levantas!! Encima que a Madre Ortiz le dio Lastima y te dejo dormir media hora mas!! Ya va a terminar el desayuno y te lo vas a perder.
Annie desperezándose y bajándose el camison, vio como todas ya estaban en uniforme.
- Entonces desayunaste sin mi?
- Claro que si.
Annie suspiro y Amy le apretó los cachetes.
- Dale, vamos a desayunar, cámbiate!!
Finalmente el fin de semana había comenzado para todas. Y además de liberarse de las clases y poder salir, podían asignarse actividades curriculares gratuitamente, o sencillamente descansar todo el dia. ¡Hasta les permitieron levantarse a las 9!
Habia sido una semana llena de novedades para las chicas. El viernes todas estrenaron sus uniformes de natación, y descubrieron que la clase de natación parece un recreo de dos horas. Luego de muchos ejercicios les dan tiempo libre para hacer lo que quieran. Annie y Amy jugaron hasta el hartazgo. Y por eso Annie durmió tanto. Lo único malo de las clases de natación es que ser nalgueada con la cola mojada duele, y que la profesora es incluso mas alta que Rhonda. Rhonda le llega al hombro incluso… Por eso es que obviamente, era la clase mas popular los fines de semana. Las chicas se sentían como si estuvieran en vacaciones, en especial las gemelas, que cuando no estaban corriendo por el campo, estaban jugando en la enorme piscina.
En cuanto al resto de las chicas, Jessica se metio en todos los deportes que había, mientras que Mariela en clases de Arte y Musica. Rhonda, desde que tiene su uniforme de ociocasi no se la ve adentro del internado. Ni afuera. Ni el autor de esta historia sabe donde esta escondida, y las veces que es vista es, o en clase, o estudiando junto a Annie. Y amy.
Alice pensaba en volver a sus clases de costura como antes. Toda su ropa era hecha a mano, y era su hobbie favorito. Pero desde que comenzó la semana y le permitieron salir afuera, no hizo otra cosa mas que caminar tranquilamente por todo el internado y campus. O “patrullar” como ella lo llama. Asi se gano muchos puntos ayudando a otras, o citando frases de la biblia. Lo típico. Entre sus vueltas por el campo durante la semana, anoto 2 importantes puntos. A ) Que las gemelas no dejan de correr. Seguro ya se lo saben de memoria, las vio recorrerlo 30 veces, alimentadas por la infinita curiosidad de Amy. Tambien las vio metiéndose en lugares donde no debían. Esto le podría servir de ayuda.
B ) Si bien hay algunas monjas, casi no hay supervisión a las alumnas ahí, ya que el campus es muy grande. Luego de las 6, es nula la posibilidad de ser castigadas en el campus.
De repente vio a las gemelas, esta vez correteando en malla escolar por el campus. “Dios… ¿no les da vergüenza? Estoy segura de que las van a castigar de vuelta…. Ojala que si, asi se les quita lo taradas… Deberian pegarle en la cabeza en vez de en el culo. Pero paciencia. Me estoy dando cuenta de que son potenciales espias. “ Penso. En seguida se tapo la boca riéndose, viendo como efectivamente ambas terminaron bailando y cantando al ritmo de la vara correctiva.
Las gemelas sin embargo, estaban de tan buen humor que ni siquiera Annie lloro con los azotes. Luego de una larga, pesada y horrible semana, finalmente podían relajarse. Aunque ambos respondieron supuestamente muy arrepentidas “Si señora, nos iremos a cambiar” dieron unas vueltas y siguieron jugando. Daba mucha flojera tener que entrar de vuelta, con un dia tan hermoso. Y querían volver a meterse a la pileta, antes de que se hagan las 6.
Fuera del internado, era un dia hermoso, soleado, y muy favorecido por el clima. Fuera de la ciudad capital, las chicas ahora vivian en una ciudad conocida por tener “la eterna primavera”. Ambas venían de la siempre gris y lluviosa ciudad, por eso con el hermoso dia se sentían llenas de energías. Finalmente Annie alcanzo a ver a Rhonda, sentada bajo la sombra de un árbol escribiendo su diario intimo.
- Vamos con ella. – Dijo annie, y su hermana la freno.
- No, no vayas a molestarla.
- Pero yo quiero ir. Se me hace simpática. Y es tan cool.
- Es… peligrosa.
- Bueno, yo voy a ir, si no queres.
- No eras tan miedosa? Te va a meter en problemas y vas a ir al purgatorio. No viste que ya le falta un liston?
- No me da miedo…- Dijo Annie sacándole la lengua a su hermana. Amy, enojada y celosa, y por sobre todo celosa, dio un pisotón y dijo: Como quieras, yo me voy.
Aunque raro, a veces sucedia que ambas se peleaban y se iban por su parte. Por tonterías. Una vez a la semana pasaba. Y ni que decir en su premenstrual.
“Seguro la tarada va a pedir que la peinen” Penso Amy. Y de hecho… no fue asi. Annie solo se sento en silencio, al lado de Rhonda. Cuando ella se dio cuenta de la rubiecita que tenia al lado, no dijo nada. Annie emanaba mucha paz.
Caminando a la deriva, Annie la vio dibujando a Mariela, sentada en uno de los blancos, viendo una flor. Claro, esto era una tarea de sus clases de arte…
- Wow!!! No sabia que dibujabas tan bien.
- Gra…Gracias Amy..- Dijo Mariela sonrojándose levemente. – Que haces en malla?
- Jajaja, vengo de natación.
- No se enojan si te ven sin el uniforme aca?
- Si se enojan. – Bromeo Amy sacando la lengua y señalando su trasero. Se alcanzaba a ver un poco rojo a través de la malla. Si esto fuera un anime, Mariela saldría despegando hasta la luna a través de un chorro de sangre. Pero intento ser realista, y solo imaginenla perdida nuevamente en sus fantasias. Obvio, esto no impedia que la hiperactiva de Amy deje de hablar. Parecia no percatarse del efecto que causo, y crecio tan acostumbrada a ser nalgueada junto con su hermana que le daba mucho menos vergüenza de lo común. Sumada a que ambas casi siempre eran castigadas al mismo tiempo por la misma causa.
- Pero hoy es un dia hermoso y no quiero perdérmelo en vestirme y desvestirme. Y quiero volver a meterme a la pileta. Las clases de natación son como un recreo!
- Si… -
- Dejame ver tu dibujo. Esta geniaaaaal, hiciste mas dibujos???
- N-No!!!- Contesto Mariela con la cara roja como un tomate.
- No seas mentirosa!!!!- Protesto saltando alrededor de ella.
- S-Solo tengo este. Lo hice por que me lo dieron en clase de arte.
- Ahhhhhhhhhhhhhhhhh….. Pero sos muy buena dibujando.
- Si, dibujo desde chiquita. Tambien me meti en música para aprender a tocar un instrumento. Estoy aprendiendo a usar la flauta.
- Wow… genial!!! Me podrias dibujar a mi???
“Ironia…” Penso Mariela.
- Emmm… tengo que ver si me sale.
- Dale, después me dibujas!!!No queres ir a la pileta?Dale, te acompaño a cambiarte a tu malla, vamos°!!!- Dijo Amy jalándola de la mano. La alegría e hiperactividad, convencieron a la chica depresiva, y pronto estaban las dos en malla jugando en la pileta.

Para coronar el dia, todas descubrieron que luego de las 10 y hasta las 12, todo el salón de ocio era gratis. Y hasta la rockolla sonaba mucho mas fuerte de lo permitido por lo cual muchas chicas se encontraban bailando. Entre ellas las reconcilliadas Annie y Amy Hastur. 

miércoles, 23 de noviembre de 2016

cap 15

El dia comenzó con Ortiz usando la cola de annie de Alarma, su hermana riéndose y Annie muerta de vergüenza. Ortiz disfrutaba este ritual, al punto que pensó hacer que Annie se acostumbre a ser despertada asi. Era el único momento en el que podia colocarla en sus piernas. Y le daba ternura ver la vergüenza que le daba a Annie que le pase eso.
Ya era su tercer dia y las chicas comenzaban a sumergirse en la rutina. Y por eso es que pronto el lector vera como cada dia deja de ser detallado. A medida que uno entra en la rutina, los días tienden a parecerse y solo los eventos los vuelven distintos. Pero esto aun no sucede, para ellas es recién su tercer dia.
Luego de un desayuno balanceado, Ortiz y Stella tenían a su grupito de alumnas sentaditas esperando que empiezen sus clases. Rapidamente noto algo. Mariela y Alice estaban sentadas juntas. O mejor dicho, Alice insistió en poder sentarse junto a Mariela, ambas detrás de las gemelas. Y Jessica estaba de buen humor. ¿Ya se había resignado a pasar sus siguientes años como alumna del Saint Francis? Según Stella, ninguna fue castigada a la mañana. Eso daba muchas pistas de su comportamiento. Ortiz reconocio que era muy útiles los constantes chequeos de Stella. Y que ella tenga la paciencia para hacerlo. Todo parecía ir bien hasta que dijo la frase mágica.
- Bueno chicas, hicieron sus tareas?
Segundos después, Stella tenia a Rhonda y a Jessica, con su falda arriba y recibiendo fuertes y dolorosos azotes. Las únicas que habían completado toda su tarea eran Alice y Mariela. Amy y Annie no hicieron NADA. Rhonda tampoco. Y Jessica alcanzo a hacer 2. Muy molestas, y dado que les correspondían castigos por cada tarea no hecha (mas una por no hacer todo) se les dio a elegir como quería que fueran sus siguientes castigos.
Annie miro suplicante a su hermana, la cual suspiro resignada.
- Arrepentimiento…- Dijeron ambas al unisono.
- Todos los castigos arrepentimiento?-
- Todos…-
- Muy bien, rezan todo un rosario en el rincón.
- Owww…- Suspiraron ambas cabisbajas.
- Hubieran hecho su tarea.
Luego de eso, fue el turno de Rhonda, quien decidio que todos sus castigos serian nalgadas. Eran 5, equivalente a 100 azotes. Pero a Rhonda parecía no importarle. Harta de no ser respetada, Stella decidio usarla como ejemplo. La obligo a pasar al frente de su clase, recostar todo su torso y cara contra el escritorio, alzo su falda y comenzó a dar fuertes y dolorosos azotes por toda su cola.
 Luego del azote 20, Rhonda ya no se veía tan resistente. Gemia adolorida, y abandonaba su posición tomando su cola.
- Desde el principio. YA! A tu posición. Cada vez que la abandones, empezaremos de vuelta. – Ordeno.
- S-Si…- Contesto Rhonda volviendo. Ya había sido castigada anteriormente. En todos sus orfanatos, sus tutores eran muy violentos. Por eso se volvió insensible. Sentimentalmente. No es que no sintiera dolor, no lo expresaba. Nunca se preocupaba por la razón de los castigos. Solo sabia que si la cuidaban, tarde o temprano le pegaban. Ella era alguien a quien comúnmente golpeaban. Pero Stella estaba empeñada en darle una buena lección.
- Es una falta de respeto que no hagas ni UNA tarea!!- Se quejaba Stella y lo repetia constantemente mientras la nalgueaba. Utilizo todas las técnicas que le enseñaron (Tanto teóricas, como las que aprendio en carne propia que las monjas usaban con ella) para asegurarse de que Rhonda no vuelva a subestimarla.
- ¡¡Yo me voy a encargar de cuidarte 6 años!! ¡¡ Y Debes respetarme!! ¡¡Todo esto es por tu bien!! ¡¡ Como crees que sobrevivirás en el mundo real si ni siquiera puedes afrontar tus responsabilidades!!
- AYYYYYYY!!!- Exclamo Rhonda, encogiéndose y tomando su cola.
- Otra vez, desde el principio.
- Ya noooo…-
- Esto también es una responsabilidad que debes afrontar.!! De pie, o te vas derechito al purgatorio!!
Las 5 otras chicas observaban la situación sorprendidas y asustadas. Hasta las gemelas dejaron de rezar para escuchar la situación y Ortiz volteo para ver como su compañera parecía perder el control. Stella podia hacer gemir y suplicar como una niña, a una chica tan ruda como Rhonda.
“Si hace eso con ella…. Cuando me toque a mi…” Penso Jessica sintiéndose muy asustada.
 Y Alice observo en Mariela como la sorpresa incluia otras emociones. Sabia reconocer una persona excitada.
Stella rápidamente afirmo que si las nalgueaba despacio no era por que no pudiera nalguearlas fuerte.
Mientras tanto, ambas gemelas estaban en el rincón. Por que claro, si una tenia flojera de hacer su tarea, la otra tampoco lo hacia. Y si a una, aun le dolia la cola y preferia ir al rincón la otra también lo preferia. Ambas vigiladas por Ortiz y enseñando sus calzones. Cosa… que en verdad no preocupaba mucho a ambas. Ambas tenían sus propias preocupaciones, y es la razón por la que Ortiz necesitaba vigilarlas.
- Annie, no te duermas!!- Dijo Ortiz dándole una sonora nalgada.
- AY!! Si… Ave maria… llena eres de..- Continuaba rezando Annie. Luego de la agotadora clase de gimnasia, todos sus musculos dolían. Y sumado a eso, tubo que despertarse a las 5 am. Podria dormirse arrodillada en el rincón con mucha facilidad. En el otro extremo…
- Ayyy!!! –
- Estas rezando!!! No cantando. Reza a una velocidad normal. Y quédate quieta!!Estas castigada, no jugando!! – La regaño a Amy, luego de darle otra sonora nalgada.
- S-Si Madre Ortiz. – Respondio Amy. Amy tiene el problema de que sencillamente no sabe quedarse quieta. Siempre tiene que hacer algo. Si no esta haciendo nada, al menos debe jugar con sus trenzas, su falda, su ropa, mover algo entre los dedos. ¡ALGO! Tener que rezar arrodillada y quieta era peor tortura que las nalgadas para ella. De hecho, si bien su cola es muy sensible y pequeña, preferiría las nalgadas… pero su hermana es una llorona.
Ambas empiezan desde 0.
- OTRA VEEEEEEEEZ???!!!- Protestaron al unisono.
- Sin dormirse, y sin jugar. Si una se porta mal, castigo a las dos.
- A las dos??- Se quejaron al unisono.
- Si, a las dos. Y vuelven a empezar. –
- PEroooo…- Continuaron quejándose.
- Sin peros. – Dijo. Se acerco a Annie y le dio 5 nalgadas, frente a las cuales pataleo y se tapo su cola.
- Derechita. – Dijo tomándola de los hombros y obligándola a enderezarse. Luego le puso sus brazos en su lugar. Con amy tuvo que repetir lo mismo.
- Ahora a portarse bien. No es un juego ni una siesta.
- S-Si Madre Ortiz…- respondieron al unisono.
“Capaz esto las ayude a cumplir su castigo…” Penso Ortiz, viendo como efectivamente, ambas ahora se sincronizaron y rezaban en voz baja como si hicieran un coro.
Alice noto, como enseguida Mariela comenzó a bocetear todo eso en una de sus hojas con el lapiz. Solo le faltaba un hilo de baba colgando.
“Acaso no se da cuenta que la veo? Tan tonta es?? Pero mejor para mi. Tarde o temprano la van a descubrir y ahí empieza mi jugada. “
Pero para Mariela esta era la oportunidad perfecta. Las Madres estaban distraídas, y ella podia dedicar su tiempo a dibujarlas en vivo. Solo debía bocetearlas en lápiz, luego pasaría el dibujo a un mejor papel, y con mejor tinta. Aparte asi, podia observar detalles perfectos, que sino no podría. La tendencia a mover inquietamente los pies de Amy, o de apoyar su frente contra el rincón de Annie. Como mueven sus rodillas adoloridas y aprietan levemente sus manos para reactivar la circulación.
A todo esto, el castigo continuaba mientras Jessica, de pie, esperaba su turno nerviosa y con su corazón a punto de reventar su pecho. Otro dibujo potencial si no fuera por que Mariela ya comenzó el de las gemelas.
Para los últimos azotes, Rhonda respiraba agitada y no dejaba de gemir y quejarse con cada azote, soltando un sollozo entre cada uno.
Mariela observo por primera vez, un trasero rojo carmesí, el mas rojo que vio desde el que alcanzo a espiar en la chica del mameluco de castigo. Al menos,  Rhonda resistia en su posición. Cuando termino Stella se acerca y con un dedo le limpio una lagrima.
- Espero hayas aprendido tu lección.  Si crees que esto fue malo no sabes lo que te espera en el purgatorio. Volve a tu lugar. –
Mariela, Jessica y alice observaron asombradas una Rhonda que se ponía de pie, y con una mano en su trasero caminaba incómodamente a su asiento, mientras se limpiaba lagrimas silenciosas.
- Tu turno Jessica. –
-S-Si…- Dijo tragando saliva. “Me va a matar…”
- Llamas o Arrepentimiento.
- Llamas…
- Las dos veces?
- S-Si…- respondio “Gemelas de mierda… me robaron el rincón. Aunque hay 2 mas… podría ir… pero que vergüenza… prefiero llorar… espero que no sea tan fuerte…”
No fue solo la determinación de Stella, fue además el estado emocional en el que se encontraba Jessica lo que hizo que al decimo azote Jessica se agache tomando su cola.
- Ahhh duele mucho… duele mucho…
Y esto sucedió dos veces. Para la tercer tanda de azotes, Jessica era solo gemidos, y gritos mientras intentaba con todas sus fuerzas mantener su posición. Una jessica llorosa que se sobaba adolorida fue devuelta a su asiento al final de su castigo.
“Pe…Pensar que Rhonda recibió mas de 100…” Suspiro.
- Chicas, cuando las gemelas salgan del rincón, comenzaremos con la clase. Mientras tanto, les dare ejercicios a las que acaban de ser castigadas. Y ESPERO que los completen a tiempo.- Ordeno Stella.

Jessica respiraba agitada y acongojada, mientras Rhonda ya se había recuperado. Mariela y Alice observaban asustadas como con mucha vergüenza Jessica continuaba lagrimeando. Sin embargo ambas hicieron sus ejercicios.

martes, 22 de noviembre de 2016

cap 14

Alice se sobaba la cola a escondidas en su uniforme de gimnasia. La clase junto con el dia al fin había terminado. “Vieja sadica de mierda…” Protestaba, e intentaba no llorar. No sabia que las nalgueadas dolieran tanto. Bueno, si lo sabia. La profesora de gimnasia contaba con una larga vara correctiva. ¿Alumna floja? Azote. ¿Pocas ganas de hacer esfuerzo? Azote. ¿ No alcanza a hacer el numero de flexiones que le indicaron? Azote. El bloomer ofrecia bastante protección, pero las hacia parecer como si se hubieran olvidado sus pantalones.
“Por que duele tanto… me habran lastimado?” se pregunto.
“ Y por que SIEMPRE tenemos que tener un logo y nuestro nombre en el trasero? “ Se quejaba mientras revisaba los daños en su cola. La profesora de educación física, era la única maestra con el permiso de azotar a sus alumnas sin necesidad de darles a elegir. La de natación también… pero ella no tiene vara. Habia sido un largo primer dia de puntos, estudios, libros y colas castigadas.  Alice era en extremo inteligente y fue un dia de muchos puntos para ella. Sobandose, fue al centro de intercambio de puntos y retiro su uniforme de ocio.  Contenta por un nuevo logro se llevo el uniforme a su habitacion dispuesta a estrenarlo.
Apenas entro, vio a Mariela embobada dibujando. Ni siquiera se había quitado el uniforme de gimnasia y se veian sus muslos rojos en su blanca piel. Mariela se rio para sus adentros y procedio a cambiarse. Se puso la larga falda cuadrille, y las calcetas largas, pero decidio conservar las guillerminas ya que le daban mas elegancia. Sabiendo que Stella regularía el uniforme, Se puso su nueva chomba, de mangas aglobadas con elástico y cuello camisero redondo, adentro de su falda. Luego de eso abotono cada botón de esto. Se vio en el espejo, y sonrio al ver como tenia una apariencia muy juvenil. Hasta parecía que al fin volvia a tener senos. El anterior uniforme ocultaba totalmente las curvas. “Creo que con cambiar solo la blusa ya me veria muy Naif” pensó Alice. Y decidio acercarse a Mariela.  Inmediatamente noto el dibujo. Eran dos chicas en uniforme de gimnasia, ambas corrian, una daba un salto mientras la regla impactaba en su cola mientras que la otra corria sobándose. Alice se sonrojo pensando que podia ser ella. Recordo con bronca las “super divertidas clases” pero intentando ignorar la emoción saludo a Mariela. Alto y fuerte para despertarla de su tranze.
- HOLA MARIELA!
- EH! AH!!- Exclamo Mariela. Al verla, se sobresalto y cerro su carpeta de dibujos.
- No sabia que dibujabas, dibujas muy bien!!-
Por dentro, Alice se moria de la risa. El blanco rostro de Mariela se puso rojo como un tomate. Para que el lector no se aburra de leer siempre lo mismo, asuma que esto es muy común en Mariela debido a su color de piel. Imaginen la chica de tez mas blanca que conozcan e imaginen que esa es Mariela. Pero cualquier persona que haya sido descubierta entreteniéndose con sus cosas spankas puede imaginarse fácilmente lo mucho que Mariela se sonrojo en esa situación. Mas en un lugar donde todas son frecuentemente disciplinadas.
- V-Viste algo?
- Soy una tumba. Me harias un dibujo por favor?? –
- Si… claro, como quieras…- respondio Mariela. La miro de arriba abajo y comento: Ese es el de ocio? Te ves… muy linda…
- Gracias. Seguramente tu también te verias muy linda en el. Tenes una piel y unos ojos preciosos.
- E-En serio?- Dijo Mariela, sintiendo su cara quemar.
- En serio preguntas? Deberias saberlo. Somos de las mas lindas en este colegio .Me harias mi dibujo por favor?
- Sii… - Respondio Mariela contenta por el elogio. - ¿ Como quieres que sea?
- Dibujame peleando contra un robot con una soga.
- Peleando contra un robot….- La miro extrañada.
- Jajaja… acaso estas monjas no parecen robots?
- Jajajaja… ya entiendo. Como te dibujo, ¿que ropa vas a usar?
Alice se puso una mano en el mentón pensando. Y luego recordó a las gemelas.
- Con mi uniforme, como si fuera una superheroina!
- Superheroina? Esta bien, dale!!- Respondio y animadamente comenzó el boceto. “Alice superheroina? Pense que era del tipo de chicas que solo pensaban en chicos y salir… “
Pasaron una o dos horas hasta que Alice exclamo. – Se nos va a hacer tarde y tenemos que hacer nuestra tarea!!  Vamos a la biblioteca y la hacemos juntas? Luego podemos ir a comer…
- S-Si…- Respondio Mariela intimidada. No estaba acostumbrada a que le presten atención. Salvo Amy, pero amy mas bien habla con todas. Hasta con Rhonda.
- No queres cambiarte a tu uniforme primero? -
- Nah… Este es mas comodo. – Contesto.
Por su parte, las gemelas caminaban…. Y corrian… y caminaban…y corrian… por los pasillos. Como es de suponer, Annie sobaba su cola con una mano, y se limpiaba sus lagrimas con la otra. Amy en cambio solo se sobaba de vez en cuando con una mano. Tampoco se habían cambiado y continuaban en uniforme de gimnasia. Este hacia evidente sus muslitos rojos, pero las gemelas no tenían vergüenza. Por alguna fan servicera razón.
- ODIO GIMNASIA LA ODIOOOO!!!- Protestaba.
- Ya… deja de llorar tanto. Me cansas. – Se quejo su hermana.
Con lo hiperactiva que es Amy, ni siquiera estaba cansada de las 2 horas de dar saltos, correr, y hacer flexiones. Annie en cambio recibió la peor parte. Ella es muy floja y odia tener que esforzarse. La vara sono casi toda la clase en su trasero, y ni los gruesos bloomers la salvaron. Alice y Mariela empataron en el segundo puesto de las mas castigadas. Las otras 3 sin embargo, tuvieron una tarde de actividad física bastante productiva.
- Yaaaaaaaa deja de lloraaaaaaaaar.- Protesto Amy y le hizo cosquillas a su hermana.
- Jajajaja ya basta, ya no lloro, yaaaa- se rio Annie, y limpio sus ultimas dos lagrimas.
- Todo por que la profesora te castigo antes de irnos por no poner nada de esfuerzo.
- Y todas las veces que me azoto por no hacer la misma cantidad que todas… Es re mala…- protesto con un puchero.
- Sos una llorona… Si ni siquiera dolieron tanto. Ven, vamos a jugar.- Dijo y la tomo de la mano.
Amy se sentía contenta por haber podido hacer ejercicio. Las actividades la animaban. Y finalmente ambas comenzaron a hacer travesuras.  Ese es el problema de ambas. Lo que hace una, lo hace la otra. Y amy es muy curiosa e hiperactiva. ¿Una puerta entre abierta? Ella tenia que entrar y ver que había. No pensaba en el peligro y lo único que la frenaba era el miedo de su hermana que siempre era arrastrada a los problemas. Arrastrada de la mano de su hermana la cual nunca soltaba. Asi, ambas terminaban compartiendo sus virtudes y defectos, por esta mania de terminar haciendo todo juntas. Annie era tan floja, que Amy termina siéndolo y hasta fue azotada varias veces por imitar a su hermana en educación física. Amy es tan curiosa, que annie termina siéndolo. Y ahora ambas estaban al mismo nivel de energía.
Finalmente, termino el dia, y las 6 se cambiaban a sus camisones.
Annie apenas se lo puso, se metio en la cama, abrazo a su conejo y empezó a dormir. Amy estaba cansada como para bailar pero esperaba el chequeo de uniformes de Stella. Luego vio que Annie se desvistió y se metio a la cama tan rápido que dejo su lugar un desastre, con su jumper tirado en el piso. Suspiro, y ordeno todo su lugar, intentando salvarla de un castigo. “Sino va a llorar toda la noche y quien la tiene que soportar soy yo”
Alice noto que Jessica por primera vez no estaba de mal humor. Incluso, estaba contenta. “Habra sido por hacer ejercicio? Claro, ella era la extrellita del equipo de futboll…. Se me ocurrio una idea!!”

Luego del chequeo de uniformes, y lugares, todas ganaron puntos y el largo segundo dia termino.




Pd Una imagen vale mas que mil palabras.




lunes, 21 de noviembre de 2016

Cap 13


- Rhonda lynd. Diganos.
- Vamos a estar encerradas aquí todo el tiempo?
- A que te refieres encerradas aquí? Con tu uniforme de ocio puedes salir del internado. Y si tienes los suficientes puntos puedes salir los fines de semana, con una tutora o sola. Te llevan al centro y en 8 horas te pasan a buscar. – Explico Stella. Luego señalo a Amy.
- Los fines de semana también van a ser asi….?
- Asi como? Explicate mejor.
- Despertarse temprano…. Estudiar todo el dia…- Pregunto triste.
- Si llevan uniforme de novata si. Si llevan el de ocio podrán despertarse a las 9 y estar en camison a las 12. Las chicas con uniforme de ocio pueden elegir si no hacer nada en todo el dia o anotarse en las numerosas actividades que hay para hacer. Excepto los domingos de gala. Tu Annie, pregúntame. – continuo.
- Van a venir a visitarnos nuestros papas…? – Pregunto preocupada. – O ya no vamos a poder contactarlos?? –
- Puedes mandarles una carta cuando quieras. Yo te ayudo a hacerla. – Contesto Ortiz con dulzura. – Y todos los padres son invitados al domingo de gala una vez al mes. Estoy segura que tus papis van a querer verte.
- Mariela? – Pregunto Stella.
- Vamos a estar usando estos uniformes todo el tiempo?- Protesto Mariela jalándolo con ambas manos. – Me siento como niña de 8 años…- murmuro. Las gemelas y jessica se rieron levemente.
Ortiz fruncio el seño pero por suerte para el trasero de Mariela, Stella lo malinterpreto.
- No. Les confeccionaran uno nuevo apenas sus medidas cambien con el crecimiento. Ademas del uniforme de gala que utilizaran especialmente los domingos de gala. ¿ Alice?–
Alice saco su libreta y poniéndose sus anteojos dijo: Tengo muchas preguntas para hacer.
- Solo podes hacer una. – Dijo Ortiz. – Deberas esperar a que tus compañeras también pregunten. –
Alice suspiro. Y pregunto: Entre los puntos esta la opción de alquilar una prenda personal. Un vestido por ende es una prenda personal. ¿Cuántos puntos me saldría?
- … Primero deberías alquilar tu uniforme de ocio. Un vestido equivaldría a la prenda de arriba y la de abajo. Jessica, tu turno.
- Solo vamos a estudiar aca? A mi me gusta el futbolll y vi que hay campos.
- No Jessica. Si viste tus uniformes verias que hay uno de educación física y otro de natación. Incluso, este mismo martes tendrán su primer clase de educación física. El jueves tendrán otra y el viernes natación. La actividad física es muy importante para una vida saludable. Si quieres y tienes los puntos puedes inscribirte en el club de futboll que ya hay e incluso los fines de semana son gratis con tu uniforme de ocio. Mariela de vuelta.
- Hay otras actividades? NO figuraban en el folleto…
- Si Marie. – Dijo Ortiz. – Puedes inscribirte en Cocina, Arte, Costura, Volley, básquet, futboll y hace poco comenzaron un club de esgrima. Aunque aun no tienen equipo suficiente. –
- Annie hastur? – Pregunto Ortiz.
- Que son los “domingos de gala”.
Stella suspiro. Ella estuvo internada en el Saint francis y odiaba los domingos de gala. Obvio no iba a decírselo a las chicas.
- Los domingos de gala se levantan temprano. Tenemos una misa junto a sus padres en la iglesia mientras lucen sus uniformes de gala, los cuales son cofeccionados totalmente a medida y hechas con las mejores telas del mercado. Sumado a eso, el resto del dia nuestra directora dara discursos, y todos disfrutaremos de jugos exprimidos y refrigerios mientras pasan el tiempo con sus familiares y amigos. – Explico. Annie puso gesto de entusiasmo.
- Si alice? – Pregunto Ortiz.
- Varias de mis dudas ya fueron contestadas pero… Se pueden intercambiar puntos?
- Emm…- Titubeo Ortiz y Stella dijo.
- Si, se pueden .
- Genial, gracias!!

- Bueno, si no hay mas dudas la clase comienza. –

viernes, 18 de noviembre de 2016

cap 12

Alice ya en la biblioteca, había comprado una libreta con sus puntos. Mientras, fingia leer su biblia y hacia anotaciones personales. “Pronto comenzaran las clases… pero ya descubri varias cosas de mis compañeras. Las gemelas son inútiles, no se de que me podrían llegar a servir. En cambio Mariela, es obvio que es depresiva. Y esas muñequeras que le permiten usar… me dan una idea de por que termino aca. Siempre que la castigan se deprime, debe tener baja autoestima. Y encima ya conozco su bochornoso secreto. Hoy la vi de vuelta dibujando. Y por su entusiasmo debe ser lo mismo. Ya voy a poner en marcha un plan para conseguirme una nueva esclava…. En cuando a Rhonda y Jessica…” Penso y apretó ligeramente los dientes. “Es sorprendente lo mucho que aguantan las dos. Eso me podría servir. En especial Jessica que es absolutamente impulsiva y temperamental. Pueden servirme de escudo ante los constantes castigos que reciben aca” Continuo pensando. Cuando pensaba en castigos sentía bastante miedo. Pero sabia que querían controlarla con ese miedo y veía la forma de manejarlo. Sin embargo se venia salvando de las nalgadas llendo al rincón en cambio.
“Pero no me gusta para nada ir al rincón… Y tener que rezar estas tontas oraciones que ni creo en ellas… Encima no me dejan rezarlas rápido… y estar en “exhibición” tanto tiempo. Lo malo es que… no creo poder aguantar 10 azotes sin llorar como las gemelas taradas… Eso seria horrible… Debo poder verme fuerte como ellas. Arruinaria la imagen que tienen de mi si lloro y suplico igual que la niñita de Annie por cada castigo. Y es imposible no ser castigada aquí, se fijan en todo. ¿Pero como podría hacer para aumentar mi resistencia sin ser castigada todo el tiempo? Eso tampoco seria algo bueno… “ suspiro. Su reloj mental dio la alarma, y se dio cuenta que era hora de clases.
Finalmente las 6 estaban sentadas en el aula. Ortiz y Stella frente a ellas. Ortiz vio a sus jovencitas y se sintió en un velorio. Jessica estaba enojada – como siempre- y mostraba leves dificultades para sentarse. Rhonda, indiferente. Mariela aun sonrojada por el castigo y deprimida.  Annie se estaba quedando dormida, y Amy no sabia como mantenerse quieta. Por ultimo, Alice había pasado de ser la modelito a ser el ejemplo perfecto de alumna angelical. Hasta podrían salir fotos de ella en los folletos. Con sus lentes de lectura, y su libreta en mano, parecía que no mataba ni una mosca.
Ortiz intento dar un discurso motivador. Capaz esto ilusionaría mas a sus alumnas.
- Chicas. En un instante les daremos las notas y lo que hemos decidido. Se que están tristes… extrañan a su familia y amigos… Y les gustaría estar en su casa. Pero vean esto como una gran oportunidad. El instituto junto al internado Saint Francis es el orgulloso formador de las mas importantes profesionales de nuestro país. Tendran una educación personalizada, y a través de esfuerzo y disciplina pronto gozaran de todos los beneficios y convenios que nuestra institución ofrece. Se que les molesta que deberían estar en vacaciones de verano y que no dejaran este convento hasta sus 21 años. Pero les espera un brillante futuro lleno de oportunidades. En primer lugar, aquí las prepararemos y guiaremos para que cuando empiezen en el instituto su comienzo sea bueno. El instituto Saint Francis, funciona totalmente diferente al internado. Hasta tienen su propio uniforme y sistema disciplinario. Pero sin embargo, ¡ambos trabajan en conjunto para volverlas las profesionales del mañana que hacen de nuestro país el mejor país! Es… realmente muy exigente…- Dijo Ortiz. Y recordó uno de sus castigos. Bromeo, intentando empatizar con las chicas: Como una vez que me pusieron a escribir líneas en el pizarrón con el bonete de burra puesto por no presentar el cuaderno de gala. Jajajajajaa-
- Bonete de burra??- Protesto Mariela imaginándolo con su cara como un tomate.
- Lineas…?- Dijeron las gemelas al unisono.
- Cuaderno de gala? – Pregunto Jessica.
El ambiente se veía mas lúgubre que antes. “Genial…” Penso dándose cuenta que la cago.
- Pero gracias a lo exigente que es, posee el mejor promedio de la nación! – Intento justificar Ortiz. Aunque para ella también se le hacían exagerados los castigos del internado e instituto saint francis.
- No solo eso. Seguramente les preocupe saber que harán desde sus 18 hasta sus 21. Pues las alumnas del Internado Saint Francis tienen un puesto GARANTIZADO – enfatizo, intentando emocionarlas – en la Universidad Catolica, la universidad mas prestigiosa del país a quienes solo entran las alumnas con mejor promedio. Ustedes podrán acceder sin mas vueltas, sus padres han pagado por adelantado los 6 años de su estadia aquí, por eso ese es un destino seguro. Las mas importantes profesionales de nuestro país se han graduado ahí. Y gracias a nuestra motivación, tengan por asegurado que serán de los mejores promedios allí también. Es común ver en la universidad a nuestras alumnas portando orgullosas el uniforme de saint francis que las ha llevado a ese lugar. –
- Tenemos que usar estos uniformes en la universidad mientras todos están en ropa normal????- Exclamo alice jalando su jumper.
- Alice, sin interrumpir!! Y no es necesario, pueden comprar el de ocio con puntos.- Aclaro Stella.
- OWWWWWWWWWWWWW- Protestaron todas al unisono. Si, hasta rhonda. Enseguida comenzaron a discutir y quejarse.
- Silencio!!- Ordeno stella, azotando la vara correctiva contra su mano. Todas permanecieron en silencio. Ortiz observo como su discurso en vez de mejorar sus animos, solo los empeoro. Mariela estaba aun mas deprimida.  Jessica, molesta, apoyaba su cara en una mejilla. Alice no dejaba de suspirar. Rhonda parecía aun mas inmersa en su indiferencia. Annie ya se había despertado, pero no dejaba de mirarse con su hermana y ambas se veian muy nerviosas. Por sus caras parecía que podían discutir sin hablarse. Ortiz se encogio de hombros y dejo a Stella proseguir con la clase.
- Voy a dar notas de las clases. Su puntuación serán los puntos que se les darán como motivación. Tengan en cuenta que quienes saquen menos de 7 en la próxima evaluación serán castigadas y el premio por un buen resultado solo será otorgado esta vez. – Continuo Stella intentando recuperar a las chicas del fracasado intento de motivarlas.
- Jessica Cintio, 30 puntos. – dijo.
- Tsk…- Protesto Jessica sabiendo que eso era un 3.
- Mariela Gomez. 60 puntos.
“Eso seria un 6… “ Penso mariela y suspiro.
- Amy Hastur. 50 puntos.  Annie Hastur 50 puntos. – continuo rápidamente, como si ambas fueran la misma persona. Ambas suspiraron al unisono.
- Voy a hacer dos menciones especiales. Una que se acaba de ganar 100 puntos. Alice Kant.
Alice sonrio orgullosa, Amy y Annie aplaudieron sorprendidas. El resto se mostro indiferente.
- Y otra que ya será la primer castigada de la clase. Rhonda Lynd. 0 puntos. Ni con un nivel de primaria podrias sacarte 0 puntos. –
Rhonda se paro y pregunto: Para elegir llamas debo adoptar la posición aquí?
- No, en frente de toda la clase.
Ella lo hizo y resistio los 20 azotes, con su falda levantada sin demostrar dolor ni vergüenza. Stella se veía frustrada. Ortiz se enojo, ya la había castigado por eso quitándole un liston, y de paso la nalgueo. Cuando Rhonda volvió a su lugar Ortiz intento volver a ganarse la confianza de las chicas:
- Bueno, ahora comenzaremos con las clases. Hemos decidido que al ser un grupo tan pequeño, todas tendras las mismas clases. Asi aumentaremos la confianza entre nosotras y seremos un grupo mas unido. Sera mucho mas fácil para todas pasar estos 6 años si lo hacen juntos y forjaremos relaciones hermosas.
“Cada vez que dice eso quiero matarla…” Penso Jessica.
- Hemos preparadas sus mochilas, especialmente confeccionadas para cada una de ustedes. – Dijo Ortiz y Stella les entrego las pequeñas mochilas rojas a cada una. Cada uno con el nombre bordado.
- Veran que tienen todos los libros y carpetas que necesitaran y que trataremos. Esta será nuestra aula de estudio. Veran que es la 5-D la cual es también su numero de habitacion y esta bordada en toda su ropa. Nosotras les daremos clases de 7 a 9, tengran un recreo de 9 a 10. Luego de 10 a 12 otra clase. Comeran de 12 a 13. Otra clase de 13 a 15, otra hora mas de recreo y su ultima clase de 16  a 18. Trataremos distintos temas en cada clase.-
Normalmente, existen varias maestras en el internado, y las Dorm mom solo dan la primer clase en donde se encargan de ver el comportamiento en las otras. Pero Ortiz insistió en querer encargarse de las chicas personalmente estos 3 meses que no iran al instituto.
- Si alguna quiere hacer una pregunta antes de empezar, puede levantar la mano.-

Todas levantaron la mano al mismo tiempo.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Cap 11

- Paf… PAf… paf PAF PAF!!! –
Mientras Mariela rezaba en el rincón, escuchaba a su compañera ser sonoramente nalgueada. En silencio, volteo para ver si alcanzaba a ver la nalgueada, sintiendo mariposas en su estomago. No solo disfrutaba ver a las gemelas ser castigadas, también era fascinante verla a Jessica y a Rhonda. Lo único detestable era cuando le tocaba a ella. ¿Soy insistente al decir que Mariela nunca había ido al rincón? Solo lo había visto en caricaturas y en sobrinitas.
“Hace cuanto tiempo estare aca…. Ya me duelen los brazos… y las rodillas me duelen horrible… Y solo llevo 1 padre nuestro y 3 ave marias…” Penso espiando de reojo. Desde su posición, apenas alcanzaba a ver la cama, y el rostro de Rhonda mientras recibia los azotes. Naturalmente se tardaba bastante ya que apenas se concentraba en rezar. Sus orejas estaban hipersensibles ya que lo único que podia ver era el rincón.
Rhonda crecio de orfanato a orfanato, acostumbrada a institutrices injustas, compartir habitaciones y uniformes viejos. Sabia perfectamente que es mejor no contradecir viejas locas, que es mejor usar el uniforme como te dicen, que es mejor tener tus cosas ordenadas… no por las reglas sino por vos misma. No hay muchas posesiones personales y tienen a desaparecer con demasiada facilidad. Lo que no sabia era hacerse trenzas.
Stella se encontraba frente a un dilema. Nalguear a Rhonda era como pegarle a una almohada o a una bolsa de papas. Su cuerpo ligeramente se movia hacia adelante con cada azote y ella no daba muestras de dolor. Stella daba azotes rapidos y sobre la falda no para castigar a las alumnas, sino como una advertencia. Pero a partir del azote numero 10, intento hacer que Rhonda sienta las nalgadas. Concentro los azotes en un solo lugar pero nada. Los últimos 3 se los dio bien fuertes, y finalmente consigo que Rhonda flexione ambas rodillas y suelte un pequeño gemido. Ya de pie, le dio la orden de hacerse sus trenzas.
“No puedo creer que haya soportado tanto sin gemir” Penso Mariela aun volteando. Suponiendo que Stella no la miraba, quito sus brazos de su posición y apretó varias veces sus manos. “Cansa tanto estar asi…”
Para su sorpresa, Stella si la había visto. Miro rápidamente al rincón, y continuo rezando con los brazos  en su espalda.
PAF PAF PAF!!
-          OWW AYYY!!!- Sollozo Mariela.
-          No creas que no te escuche. Empezas desde el principio. La nariz entre las dos paredes. Y arrodillada derechita. No estas descansando, estas arrepentida por tu indisciplina.
-          SI Madre STELLA!- Exclamo asustada. Se arrodillo derecha y con la nariz entre las dos paredes. Antes tenia su peso descansando en sus pies, ahora debía mantenerse erguida. Recordo que era la pose que Alice tenia en el rincón.
-          Reza todo el misterio desde el principio. Hasta que no vea que cumplas tu castigo como corresponde no salis.
-          S-Si Madre Stella.- Suspiro. – Padre nuestro…- Comenzo.
Mientras rezaba, pensaba por dentro. “Creo que hasta prefiero las nalgadas… Estoy muy cansada… No hay forma de salir de esto mas que cumplir el castigo…. Y encima sigo en exhibición. Quiero voltear pero ya no me animo… Me va a quitar mis listones… Mi espalda duele…” Protesto. Recordo a la chica en mameluco de castigo y el morbo que le dio. “Pobrecita… pensar que ella esta pasando por lo mismo…” Luego de eso pensó en el morbo que le daría imaginar a las gemelas en esta posición. Y mientras lo hizo, titubeo un poco, dejando de rezar. Al instante sintió la nalgada.
-          Owww!!
-          Esa oración la inicias de vuelta.
“Esta atrás mio….? Mejor dejo de penjsar en tonterías y termino de rezar rápidamente… Mis rodillas duelen…” Protesto.

Una vez que termino el castigo de Rhonda, todas continuaron con sus cosas.  Para la sorpresa de Stella, Rhonda no daba signos de querer sobarse, al contrario de Jessica que no lo hacia por orgullo pero se notaba que su cola aun sentía el hervor.
Rhonda, frente al espejo, intento hacerse trenzas sin excito. Al instante una rubiecita se teletransporto al lado suyo.
-          No sabes hacerte trenzas? Yo te ayudo, dejame.
-          No es…- contesto pero enseguida Annie comenzó a jalarla de su brazo como una niña.
-          Vamos vamos, siéntate aquí!! Yo te enseño!!- Exclamo. La “obligo” a sentarse (annie realmente no podría obligar a nadie a hacer nada) y desarmo su pelo. Le saco sus listones y cepillo y comenzó a cepillarle el cabello con la dulzura característica de Annie. Dulzura que Rhonda había sentido muy pocas veces en su vida.
-          Woooooooooow, no puedo creer que hallas resistido tanto sin quejarte. Como hiciste?
-          Sencillamente lo hice…- Respondio Rhonda.
Las chicas justo estaban teniendo esa charla detrás de la castigada Mariela quien quería escuchar todo. Pero no podía, Stella iba a nalguearla de vuelta y capaz obligarla a empezar desde el principio. Intento no dejar de rezar de vuelta y asignar una parte de su cerebro a rezar automáticamente. Mientras lo hacia, volteo levemente y justo vio una reacción adorable de las gemelitas.
Pero retrocedamos en el tiempo, ya que Mariela es dibujante y para ella todo se basa en escenas. Ella miraba triste y castigada el rincón. Un rincón que pocas cosas emocionantes tiene. Avergonzada por lo que paso y mostrando cual ejemplo un ridículo calzon semanal…. Con el dia equivocado, escuche la dulce voz de las gemelas, una peinando a rhonda, la otra celebrando lo mucho que aguanta. En ese preciso momento, Mariela voltea y ve a Rhonda sentada, Annie de pie atrás (es muy bajita y rhonda muy alta ) peinándola y Amy sonriente delante, con sus manitos en la cintura. En ese momento en el que Amy festeja lo mucho que Rhonda aguanta, Amy se rie soba su cabeza con una mano y su cola con la otra. Annie se soba la cola con una mano, mientras que con la otra toma el pelo de Rhonda deprimida y se pone cabisbaja. Y al unisono dicen: Yo lloro apenas recibo 5 nalgadas…
PAF!!
-          Mariela, que haces volteando de vuelta!! Y por que ya no rezas?
-          Ayyy!!
Stella la nalgueo varias veces hasta que la chica tomo su nalgas con ambas manos.
-          Desde el principio…
-          Ya llevo como 3 horas aca.
-          Y sin chistar!!- La regaño.
“Esto es horrible… la próxima elijo nalgadas a esta… mierda… Pero esa imagen… tengo que dibujarlas.” Penso.
-          No te escucho Mariela. Y ponete en la posición que te dije.-
Mariela suspiro. “Voy a tener que cumplir este estúpido castigo o me va a tener aquí 3 horas…” – S-Si Madre Stella.- Contesto. Cerre los ojos, mantuvo su posición y comenzó de vuelta a resar el rosario.
La conversación de las chicas continuo, y aunque Mariela continuaba escuchándolas estaba decidida a dejar el rincón.
-          Ahí estas. Te quedan re bien!!- Festejo Annie.
-          Gracias…
-          Ahora te toca hacérmelas a mi.
-          A ti?... Pero no se.
-          Ufff ya te convenció para que la peines.- Dijo Amy.
-          Aun no me convenció. – Protesto Rhonda. Pero en dos segundos Annie ya estaba sentada delante de ella, con su pelo desarmado y sus listones en las manos.
-          Jajaja te lo dije.
-          Pero…
-          Por favooor…
-          Ay…Annie ama que la peinen. Ahora te lo va a pedir todo el tiempo. ¿queres tu conejito bebita? Siempre lo abraza mientras la peinan.
-          NO. No lo quiero. Dale, péiname… Necesitas aprender. O vas a tener todos los días el mismo problema.- Protesto Annie cruzada de brazos. Convencida Rhonda comenzó. Amy estaba celosa. Ellas siempre se peinaban entre ellas. Bromeando, le dio su conejo y efectivamente ella lo abrazo. Rhonda no sabia peinar, lo hacia torpemente y tironeándole el pelo.
-          N-no importa…- Decia Annie ocultando el dolor.
-          Si, es mejor darle unos tirones o se duerme. – Se burlo Amy. Pero era verdad.
Rhonda intento numerosas veces peinarla. Amy y annie la ayudaban.
-          No quedaron tensas.
-          Y los listones… de vuelta!!- Insistio Annie. Rhonda ya estaba cansada, pero Annie era tan dulce que la envolvía en un aura de calidez.
Mariela, luego de muchos intentos se levanto del rincón. Se sintió deprimida, agotada, con su cuerpo, sus brazos, y por sobre todo sus rodillas adoloridas.
-          Ahora a bañarte. ¡!Rapido!!
-          Si Madre Stella. – Suspiro Deprimida. Tomo su toalla, el calzon correspondiente y rápidamente fue a bañarse.
-          Madre stella.
-          Si Kant?- Pregunto la mujer. La niña era la imagen viva de un angel.
-          Quiero ir a la biblioteca… para poder concentrarme. Puedo?
-          Por supuesto que si. Y que aplicada que eres. 10 puntos por eso.
-          Muchas gracias Madre Stella.- Dijo con una pose de agradecimiento, sus manos entrelazadas adelante y bajando levemente su cabeza.
-          Hey… entonces yo también puedo irme? – Protesto Jessica.
-          Si, solo vendre para ver que Mariela si use su uniforme como corresponde.

Deprimida, Mariela se baño y viendo el ridículo calzon, se lo puso. “No puedo creer que fui castigada por algo asi…” pensó. Intento hacerse sus trenzas cuidadosamente recordando el castigo que recibió Rhonda. “Creo que ya están bien…” suspiro, viendo uno de sus listones y recordando a la chica en mameluco blanco. “Mejor me apuro” Suspiro nuevamente.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Cap 10


Stella suspiro. Y comenzó: Veo que aprendiste tu lección de anoche. Se ve bastante ordenado. – Comento. Efectivamente fue cierto. Era de las primeras veces que Mariela ordenaba sus cosas y armaba su cama por su cuenta.
- sin embargo…- Dijo y la hizo pasar al medio del pasillo. – Sos el perfecto ejemplo de como NO usar el uniforme!!! Mira esas trenzas desprolijas!!Esos listones!!La blusa del cuello va abotonada señorita!!!Como puedes hacer para que hasta unos soquetes estén mal puestos!!Los olanes están adentro de las guillerminas y ni siquiera estas están bien abrochadas!!-  La regaño.
El rostro de Mariela se puso rojo como un tomate mientras la usaban de ejemplo. No sabia que decir, nunca la habían regañado tanto por un uniforme… en su anterior escuela no usaban. Y desde los 10 que no usa ropa tan pomposa y femenina.
- Y estoy segura de que si te volteo encuentro mas cosas.- Dijo Stella. Rapidamente la tomo de los hombros obligándola a girar y mostrar su espalda al resto de las chicas. – Las trenzas deben dejar una raya perfecta. En cambio están sueltas y hechas asi nomas. Mira, ¡¡el jumper solo tiene un botón puesto!! – protesto. Luego de eso, alzo su jumper. Avergonzada, Mariela tapo su cola y ella le quito las manos. Al instante escucho las risas de sus compañeras.
- Y por esto es que deben usar calzones semanales. Acaso hoy no te bañaste?Esto es una absoluta falta de higiene! –
Mariela entendio rápidamente todas las burlas de las gemelas. Estaba tan dormida y tan obsecionada con Annie que cuando se puso el uniforme se olvido de cambiarse de calzon. Su cara, orejas y hasta cuello se pusieron rojos.
- Llamas o Arrepentimiento! – Ordeno.
Su cola había recibido 100 azotes ayer y aun dolia. Recordo el folleto y muerta de vergüenza se fue al rincón. Nunca había ido al rincón antes. Si, la habían castigado… unos cintazos, como todas. Pero “rincón?” . Titubeante, llego a el, y miro hacia atrás. Stella se acerco y levanto su falda, trabandola en el cinto del jumper.
- No!!- Protesto Mariela avergonzada.
- Si, asi todas ven lo indisciplinada que sos. Y ya llevo contando 5 segundos asi que ahora tendras que rezar dos misterios. Cuando termines, te bañaras y espero verte con tu uniforme impecable o te espera otro castigo. Apurate si no quieres que te quite el liston!!-
Asustada y humillada, Mariela finalmente se paro en el rincón, se quito el rosario y se arrodillo ahí. Volteo a mirar hacia atrás. Nunca había hecho esto antes. Sentia que todas la miraban. Y encima… su calzon…
“Que vergüenza… Dios… nunca sentí tanta vergüenza en mi vida…” Protesto. Las chicas continuaban riéndose y esto volvia todo aun mas humillante para Mariela. Intento poner sus brazos como decia el folleto, cerro sus ojos y se concentro en rezar en voz baja. – Padre nuestro que….-
- Jajajaja… en verdad no crei que no se fuera a dar cuenta. – Se rio Amy.
- Y con todas las pistas que le dimos…- dijo Annie.
- Dejen de burlarse de mi!!- Protesto Mariela abriendo sus ojos. Al hacerlo, vio el rincón y la pared frente a ella.
– Por que no me dijeron!! Podria haberme salvado de…. OWW!!- Exclamo y se movio en sus rodillas.
- Las niñas castigadas NO pueden hablar. – La regaño Stella dándole una sonora nalgada. Las chicas se rieron nuevamente y Stella regaño a las gemelas. – Y ustedes. Dejen de molestarla. No hablen a quienes están en arrepentimiento.
- SI madre Stella. -Respondieron ambas al unisono, con tono angelical.