domingo, 4 de diciembre de 2016

cap 21 y uniforme de gala

El domingo de gala finalmente había llegado. Un domingo en el que todas fueron despertadas a las 5 am, como toda la semana. Al menos el sábado pudieron descansar todo el dia. No hubo ningún tipo de actividades ya que todo el internado se preparaba para el gran evento.
-          Deja que yo me encargue. – Insistia Ortiz.
-          Se que eres mejor que yo para algunas cosas. Pero ya viste lo que sucedió ayer. – Contesto Stella.
-          Si, lo vi… y lo sentí. Y entendí mejor tu preocupación. Pero solo las alteras mas. Dejame hablar a mi. –
A primera hora, Ortiz se encargo de despertarlas. Y con todas- hasta annie – Despaviladas, comenzó su sermón.
-          Hoy es el tan esperado Domingo de Gala. Nuestros turnos para peluquería y vestuario son tempranos y anexos. Asi que por favor, a las 7 las llevaremos las quiero en fila aquí preparadas- Desyunen, no se bañen y me esperan todas en camisón.
A esa hora, todas se presentaron y Ortiz continuo.
-          Tomen su ropa interior del domingo, y síganme. –
La ropa interior, se la hicieron lavar, planchar y perfumar el dia anterior.
Mientras caminaban, notaron que Ortiz ya estaba ahí … y que iban a las regaderas.
-          Por que vamos a las regaderas?
-          Este no será un baño común.
-          Nos van a bañar?
-          No, para nada. Pero usaran productos especiales. Ahora por favor, procedan a desnudarse y meterse en las regaderas.
Una vez adentro, les dieron varios jabones y shampoos especiales mientras se bañaban. Sumado a una crema, salieron del baño con un suave y característico olor a rosas.
-          Ponganse su ropa interior, y vamos. – Ordeno Stella. Ortiz se enojo, ella intentaba sonar dulce.
Ya en ropa interior, las chicas notaron que guardaban sus camisones en una bolsa.
-          Pregunta, pregunta….- Protesto Alice levantando su mano.  – Se supone que tenemos que caminar semi desnudas? Y adonde?
-          Van a hacerle el corte de cabello reglamentario. – Intento explicar Ortiz con amabilidad.
-          Pero por que desnudas?
-          No están desnudas. – Interrumpio Ortiz. – Tienen su ropa interior. Acaban de limpiarse con esos productos, y no queremos que su higiene se vea afectada por ropa que no tiene la misma limpieza. Ahora caminen, o empiezo a repartir castigos. –
Intimidadas, todas taparon sus partes y caminaron por el pasillo. Se sintieron mas aliviadas al ver que no eran las únicas que pasaban por esa vergüenza. Apenas había chicas en los pasillos. Y las que estaban, o estaban en camisón o en ropa interior.
Finalmente llegaron a peluquería en donde había 3 peluqueras. De a 3, fueron sentadas para sus cortes de cabello. Las peluqueras, tuvieron que realizar un pequeño corte de pelo además de los peinados. Y aunque los peinados no fueran tan elaborados, tenian ordenes , precisas y casi matematicas de cómo debía verse cada alumna. Hasta tenian aclaraciones de la altura que debía tener cada liston con respecto a los hombros u olanes del vestido. Antes las peinaban con los vestidos puestos solo para calcular la distancia con los olanes, pero estos quedaban llenos de pelo. Luego de muchos años de experiencia ya cortaban el pelo asi, automáticamente. Aunque todas trabajaran en sus propios empleos, eran citadas solo para estos cortes de cabello y se les pagaba muy bien. Empezaban por hacer dos coletas altas, un flequillo y dos trenzas en esas coletas. Al final y al principio de cada trenza, les ponían dos gigantes y anchos moños rosas que debían estar en asimetría perfecta. Luego de esto, los almidonaban con la cantidad suficiente para que se vean siempre parados, pero se muevan levemente con el movimiento. El proceso era tan tedioso, que las gemelas, jessica y Mariela se ganaron varios tirones de oreja por impacientes. Finalmente, las 6 salieron de peluquería, sintiendo gigantescos moños rosas al costado de sus ojos y en sus hombros.
Dado que a las 10 era la misa, inmediatamente las llevaron a cambiarse. Esta vez, en los vestidores, además de las modistas, había ayudantes.
-          Escuchenme. Las van a vestir ellas. Sean obedientes y hagan caso. No tenemos mucho tiempo. –
Nerviosas, obedecieron todas, incluso las de carácter mas fuerte.
 Lo primero que hicieron, fueron ponerles sus guillerminas de charol, super brillantes y especialmente lustradas. Luego las calcetas. Los olanes ahora estaban almidonados de antemano, asi que se veian gigantes y llamativos. Chocaban entre ellos con facilidad y se escuchaban crugidos de la tela. Luego de eso, a todas se les puso una crinolina en la cintura, corta como el vestido.
-          Vamos a usar Crinolina???- Protesto Alice. Las modistas continuaron vistiéndolas sin preocuparse por lo que las chicas decían o protestaban.  Eran muy pocas las que estaban contentas con su trabajo, pero no les pagaban una fortuna para que las alumnas estuvieran contentas, solo para que se vean como la Directora quería.

Ya con la crinolina puesta y con muchísimo cuidado de no ensuciarlo, les ponían sus vestidos. Apenas lo tenian puestos, las chicas sentían como los gigantescos olanes se alzaban en sus hombros, hasta la altura de su mentón, haciendo que mirar hacia los costados se vea complicado. Sumado a eso, los enormes listones de sus trenzas.
Luego de abotonar los botones de sus espaldas, escucharon la orden de “Respira hondo”. Al hacerlo, les ajustaron fuertemente el enorme liston rosa en sus cinturas formando un gran moño. Y luego de eso, lo almidonaron para que se vea parado al igual que sus otros listones. Por ultimo, les pusieron unos guantecitos blancos de seda con pequeños olanes rosas. A Mariela le retiraron sus muñequeras, ya que los guantes tapaban sus cicatrices.
Si bien a las chicas no se les permitia usar maquillaje, por esta unicacion se les ponía un poco de rubor en las mejillas para acentuar su inocencia.
Mientras volvían a la habitación, todas se mostraban muy molestas. Pero Ortiz las veía enternecidas.
“Annie y Amy parecen haditas…” Pensaba, mientras veía como los olanes de sus hombros bajaban y su subían en cada uno de sus pasos como si fueran alas.
“Y alice es tan hermosa, que cualquier cosa le queda bien. A Mariela dan ganas de abrazarla!! Hasta Rhonda Y jessica se ven tiernas.”
Una vez en la habitación, las ordenes comenzaron:
-          No se pueden quitar sus guantes. Si la directora las descubre con una sola mancha las va a castigar. Si yo las descubro, les quitare un liston. Deben ser siempre obedientes, no quiero ningún signo de rebeldía. No tengo problemas en hacer que pasen toda la semana en el purgatorio. Hoy deben dar lo mejor de su comportamiento. Descansen y prepárense hasta las 9:30, hora en la que será la misa. Repito, quien no se presente, desobedesca, o intente llamar la atención se les retira un liston. Ahora no hay tiempo para castigarlas, pero en la semana habrá de sobra. ¿quedo todo claro?
-          Si Madre Stella. – Repitieron todas al unisono. Luego de eso, las monjas se fueron.
Hasta la misa, las 6 se mantuvieron en silencio. Si no fuera por las numerosas veces que las modistas las hicieron probarse el vestido, luego de ligeras modificaciones, posiblemente las 6 habrian terminado en el purgatorio. Sin mencionar lo insoportable que anda Stella, ninguna quería provocarla. 
“Que desperdicio de tela…” Pensaba Mariela, mientras veía su vestido.
“Me hace acordar a uno que use en un concurso de belleza a los….8 creo… ¿Asi me va a ver carl?” Continuo quejándose. Luego de eso, observo a las gemelas. Aunque en silencio, se hacían caras y se burlaban una de la otra. “ Para ellas… TODO es un juego” Pensaba.
En cuanto a Jessica, hubo varias revisiones en la semana. La directora estaba obsecionada con que las alumnas se vean como angelitas. Para mantenerlas alejadas de la tentación del pecado, quienes las vean deberían verlas como angelitas. Esto incluia ocultar cualquier índice de su femineidad. Sin embargo, ocultar la femineidad de Jessica era bastante difícil. Al principio, sus senos se marcaban en el vestidito dando una imagen casi pornográfica. Hubo distintas modificaciones, unas hacían que con su voluptuoso trasero paresca que tenga un pañal. Otras la hacían verse muy gorda. Directamente, el vestido caia en línea recta hasta su cintura, creando una bolsa. Intentaron por ende, crear pinzas, y darle un espacio a sus senos. Esto funciono un poco, pero no entro dentro de los conservadores criterios de la Directora. Finalmente optaron por un punto medio, el cual distraía un poco su atención de esas zonas prohibidas.
“Me veo como una estúpida!!!” Protestaba Jessica frustrada. Fue castigada innumerables veces por ese comentario . Pero aun asi, la mortificaba la idea de que sus hermanas la vean vestida de esa forma.
“Con tantos moños paresco un regalo!!!” Protestaba Mariela, quien no dejaba de tener la cara roja desde que se lo pusieron. Nunca fue una niña de vestidos pomposos. Estaba usando una crinolina por primera vez y se sentía como un hula hula. El almidon de sus moños la hacia sentir muy incomoda y llamativa. Sumado a esos gigantescos olanes en sus tobillos que veía cada vez que bajaba la cabeza. Y obvio, las alitas que crujían con cada movimiento.
Mientras tanto, la silenciosa Rhonda, se sentía muy confundida. Obvio, se sentía ridícula, y… rara. Pero el principal pensamiento que sentía era:
“Nunca use algo asi en toda mi vida… me siento tan… rara”

Ella solo había crecido entre harapos. Incluso su padre al reconocerla, solo le dio un poco de mantención, pero no se molesto en comprarle nueva ropa. Por eso fue que no hubo ninguna escena por parte de ella en la semana. Era el tipo de ropa que siempre veía en niñas de su edad usar cuando era pequeña, pero que nunca podía hacerlo. En cierta medida, a pesar de crecer acostumbrada a colores grizes y oscuros, sentía envidia de las otras. Ya de grande naturalmente nunca se quizo poner un vestido infantil. Ahora que usaba uno y que la trataban con dulzura en vez de cómo a una criminal peligrosa, se sentía rara. Solo se preguntaba si se veria bien usándolo.



pd muy importante:

Como sabran la ropa es muy importante para mi. Y por eso me costo un montooooon hacer el uniforme de gala. Lo de los olanes que parecen alitas es sacado de una historia real ( cof cof, alguien secreto) pero cuya identidad deduciran debido a que fue a quien use como modelo :D 


Como podran ver, no esta tan bien hecho el dibujo........ Y mira que me mate x.X Por eso no lo puse directamente en la historia. 
Imaginen que de espalda, se ve como el rosa, y de perfil, se alcanzar a ver las manguitas como en el celeste.


Y los olanes se ven tan grandes como en el rosa de la izquierda, al igual que la falda. Claro, al final cada uno lo imagina como se le antoja. Pero en fin, necesitaba dar el apartado aparte. Hope you enjoy the story. 

sábado, 3 de diciembre de 2016

cap 20

-          Las chicas están insoportables…- Protesto Ortiz en el gimnasio. Si, un gimnasio dentro de un internado catolico. Si los lectores lo consideran innecesario, solo recuerden a Rhonda y a Jessica. Despues de todo es un reformatorio, y la mayoría son chicas duras de la calle que no aprenden por las buenas. Todas las monjas deben tener la condición física necesaria para poder someter a una alumna y nalguearla igual que una niña en caso de ser necesario. Incluso, cada Dorm Mom tienen una serie de ejercicios que deben cumplir obligatoriamente todos los días. Y estos incluyen mucho brazo, por supuesto.
-          No dejan de hacer berrinches por todo. No entiendo como no se cansan de estar castigadas. Hasta yo me estoy cansando de vivir azotándolas. Hasta tuve que castigar a Alice y Rhonda que nunca dan problemas….- Explico. Volteo y vio a Ortiz entrenando a todo pulmon. Parecia que se preparaba para una pelea.
-          Es un momento muy estresante para ellas. Ortiz, no estas anotando bien el informe de cada castigo y cual eligieron. Y veo que no les exijis que hagan su reverencia al saludar o dar las gracias. –
-          Ya las regaño por demasiadas cosas como para hacerlo también por eso. –
-          Esta bien, explícaselo a la directora cuando no la saluden. Tambien explicale que no queres anotar sus castigos, y preferís castigarla como se te antoja. -
“A decir verdad ella también esta histérica…” protesto Ortiz enfadada intentando no meterse en una pelea.
Al fin ya era jueves, y fue una semana muy difícil, llena de ansiedad, nervios, estudio, mas estudio, y castigos. Muchos castigos. Las monjas consideraban que las chicas estaban insoportables. Pues lo mismo pensaban las alumnas de ellas. La mas minima mancha en sus uniformes, la mas minima arruga, el mas minimo detalle y enseguida eran castigadas. Recibian unos 10 castigos por dia las mas desprolijas y parecía que la única forma de salvarse de ser castigadas era sencillamente estar lejos de ellas. En especial de Stella.
Sumado a las colas y rodillas adoloridas, la ansiedad del domingo de gala, que las vean sus familiares y amigos (Si es que los invitan) vestidas asi. Que hallan chicos lindos (Bueno… no necesariamente, pero ellas imaginan que si o si habrá chicos lindos) y ellas se vean asi, que las notas del examen sean entregadas frente a la directora…..  ¡Que luego de eso halla una charla entre sus familiares, las dorm mom y ellas!! El internado tenia un aura muy tensa por eso, tanto monjas como alumnas estaban totalmente nerviosas. Las monjas, por su parte, debían dar el informe mensual de cómo sus chicas avanzaron. Naturalmente se les exige un alto rendimiento de todas. Detallar minuciosamente su comportamiento durante el mes, los avanzes, problemas y características de cada una. Y… naturalmente sufrir las consecuencias si  ninguna había avanzado. Despues de todo, tenian todas las herramientas necesarias para ello.
-          Dado que es nuestro primer informe… seguro no habrá problemas. – Comentaba Stella. Y por eso Ortiz no se preocupaba. Ella creía en sus chicas. Stella no creía en la directora.
Mariela tubo una semana difícil igual que todas. Pero no tanto por el estudio, los exámenes y las locuras de las monjas. Eso lo pudo manejar gracias al grupo de estudios de Alice. O “ST” como ella lo llama. (Study Team ). Desde “lo que paso el lunes”  que Mariela se sentía muy rara. Sentia un…. “no se que” hacia Alice. Ella quien “la entendía” y la “apoyaba”. Y aunque aun se deleitaba viendo los castigos de sus compañeras, ya no las dibujaba siendo castigada. Al contrario, las dibujaba…. ¿peleando contra robots? Bueno, a Alice le gustaban, por alguna bizarra razón esos dibujos. Alguna, muy bizarra razón. Y a Alice no podía desobedecerla. Siempre se las ingeniaba para hacerla sentir en deuda o culpable, por no revelar su “horrible” secreto. Por eso que vio el lunes.  Por eso se veía obligada a acompañarla siempre, supuestamente era por que era su mejor amiga. Pero por mas que Mariela detectara algo sospechoso, y su sentido común hiciera sonar una alarma…. Había una amenaza en el aire. La amenaza de que el resto de las compañeras se entere de que hay en su carpeta de dibujos. Mariela se culpo mil veces por haber dibujado eso, y hasta sentía ganas de quemar esa carpeta. Pero obviamente nunca podría hacerlo. Por eso, vivía en el grupito de Alice, aunque no se llevara tan bien con Jessica, y su forma de molestar y quejarse de las gemelas. Ambas le caian muy bien. En especial Amy que parecía detectar cuando ella estaba triste y enseguida la alegraba. Muchas veces se iba a estudiar con ellas, aunque en verdad nunca estudiaba, solo las veía pelearse, jugar y hacer sus tonterías.  Sentia envidia de Rhonda que podía ir siempre que quisiera con ellas. O que parecía no preocuparle el domingo de gala.
-          Yo creo que nos va a ir bien…- Dijo Amy caminando con sus manos en la cabeza, mientras Annie se sobaba los muslos con ambas manos.
Venian de clases de gimnasia, y hasta en clases de gimnasia había examen. Y a Annie… no le fue tan bien. La profesora de gimnasia no era severa, ni estricta, pero era lo suficiente como para dejar a Annie con sus muslitos rojos y adoloridos. Luego de soportar a las monjas toda la semana, era suficiente como para que Annie estuviera al limite de sus nervios.
-          En serio?..
-          En serio, ya deja de preocuparte y tener tanto miedo. Me alteras a mi. –
-          Voy a tratar… pero…-
-          Que tal si jugamos un poco? – Sonrio Amy.
-          Jugar?...
Amy se acerco al oído de su hermana y dijo: Aun no espiamos la oficina de las Madres.
Annie se tapo la boca asustada.
-          No…. Nos van a matar. No…-
-          Dale miedosa!! ¿¿No te aburre estar diciendo a todo “Si Madre” y que nos castiguen igual?? Si vuelvo a rezar un Ave maria voy a gritaaaaar…. Y ahora encima salen con lo de la reverencia. Porfa!! Estoy cansada!!
-          Esta bien, esta bien… Pero no nos tienen que descubrir. -
En unos instantes, el duo dinamico estaba haciendo su trabajo en las oficinas. Las monjas no estaban ahí. Mientras Amy espiaba rápidamente, Annie alertaba de cualquier cosa. En unos segundos, Amy espio todo dejándolo intacto. La verdad, la idea sonaba divertida pero una vez adentro no había nada que hacer. Hasta que pensó en espiar los historiales, capaz aprendía algo de sus compañeras que no sabia.
-          Hola Annie, como estas? – Dijo Ortiz. Las gemelas despertaban ternura en ella.
-          Buenas Tardes Madre Ortiz. – Dijo Annie, y levanto su vestido imaginario haciendo una reverencia.
-          Jajaja. Ya vas a cambiarte a tu uniforme si? Sabes que hay ropa para cada lugar.
-          Si Madre Ortiz, por supuesto. – Sonrio Annie. Ortiz sintió tal ternura que le revolvió el pelo. Pero rápidamente sintió algo sospechoso. ¿Y su hermana? ¿Qué hacen exactamente al lado de la oficina? Puso gesto de sospecha, y la tierna sonrisa de Annie mostro signos de preocupación.
-          Y tu hermana?
-          Ella?Se adelanto, me dejo atrás… es muy rápida!! Si quiere la llamo.
Amy por su parte, sintió la preocupación de su hermana. Pero antes de que Ortiz intentara entrar a su oficina, Annie corrió hasta el pasillo y grito: AMYYYY VEEEN!! TE LLAMA MADRE ORTIZ!!
Se alejo, y luego volvió una Amy toda hiperactiva
-          Si madre Ortiz?Digo… Buenas tardes!!- dijo como recordándolo y haciendo una reverencia.
-          Hola Amy…- Contesto. Y luego pensó “Es imposible que estén espiando que tonta fui. Si Amy esta aca…. Un momento.” Pensó. La tomo fuertemente de la oreja, y luego vio a Amy intentando salir disimuladamente. En un segundo tenia a ambas gemelas protestando de la oreja y paradas de punta pies.
-          Lo sentimos, lo sentimos!!!
-          Como se te ocurre mentirme!!Y hacerte pasar por tu hermana con un cartel gigante con tu nombre en la playera?Y tu, espiando ahí adentro!!!
-          Lo sentimoooooooooos, ayyyyyyyy dueleeeee!!!- Se quejaron ambas. Ortiz las solto y dijo:
-          Por mi las castigaría en persona…. Pero dada mi situación y por como se portaron ambas se merecen esto.
De un tiron les saco a ambas su liston. Sus ojos se dilataron y ambas suplicaron: Noooooooooo
-          Si! Y están a un paso del purgatorio. ¡AHORA SE VAN A CAMBIAR!!
-          Si madre Ortiz… - Suspiraron ambas.
Mientras se alejaban, llenas de miedo y preocupación, Annie comenzó a lagrimear como siempre.
-          Te dije que era peligroso, te dije… sniff…-
-          Pero valio la pena…- Comento Amy en voz alta, luego de ver los historiales.
-          Como pudo valer la pena…-
-          Ahora se cosas sobre nuestras compañeritas que no sabíamos. Y también aprendimos que nuestros nombres bordados hacen que tu truco no funcione. ¡!Por algo sentía algo raro en Rhonda y Alice!! Y por eso a Mariela le permiten usar esas muñequeras…
-          ¿Por?
-          Annie, no te juntes mas con Rhonda.
Justo vieron pasar a una chica en mameluco blanco e hicieron un silencio incomodo. EL mismo que hacían cuando veian a alguna que no fuera en la sala de ocio.
-          Nos quitaron un liston y te preocupa que me junte con Rhonda? – Se quejo Annie quien continuaba aterrada. Observo un poco como la chica volvia a su habitación humillada y adolorida, tapando su cara cubierta en lagrimas, con su trasero rojo brillante tapado por el vergonzoso letrero que sentenciaba “Arrepentimiento en proceso”. El saber que estaba a un liston de terminar en su misma posición la hacia morirse de miedo.
-          Ay, Deja que te explique, y luego ves si no valio la pena.-
Aprovechando que nadie mas estaba en la habitación, las gemelas se murmuraban mientras se cambiaban de ropa. Annie no dejaba de poner cara de sorpresa, mientras Amy le contaba las historias. Posiblemente, el único momento en todo el mes en el que amy leyó rápidamente en todo el mes fue mientras espiaba los historiales.
-          Por eso tiene esas muñequeras… pobrecita. Tenemos que ayudarla.
-          No seas entrometida…- Dijo Amy. Aunque Mariela le caia bien y si quería ayudarla.
-          Lo importante aca es que entiendas que Rhonda y Alice son peligrosas. –
-          Pero… según ese historial nosotras somos dos ladronas…
-          Nosotras solo jugábamos Annie, es distinto!!! –
Annie le puso cara de traste a su hermana al verla justificarse.
-          A mi no se me hace tan malo… Rhonda tuvo una vida difícil. Capaz no tuvo opción.
-          Tu siempre tan rosa. Ahora vas a decir que Alice pensaba que vendia caramelos? O que Jessica hacia bullying por que quería ir a clases de boxeo.
-          Shhh!!- Protesto su hermana. – Nos van a escuchar.
-          Capaz podríamos contárselo a Marie…- Dijo Amy.
-          Luego yo soy la inocente. Esto debe ser nuestro secreto. Si las monjas supieran que revisamos los historiales y expedientes.

-          Oka oka… Nuestro secreto…

viernes, 2 de diciembre de 2016

cap 19


“Jajajajajaja” – escuchaban cual eco Amy y Jessica. Amy, aun sentía la vergüenza de haber sido cargada como una bebe. Estaba tan molesta que no podia concentrarse en sus estudios y encima sentía su pobre trasero herbir como una tetera. Constantemente se lo sobaba, mientras escuchaba a su tonta hermana comentar tonterías. (Por que… que otras cosas podría comentar su tonta hermana? ) En un momento se enojo tanto que se alejo y prefirio caminar sola.
Jessica también recordaba molesta y preocupada las risas. El vestido no estaba pensado para una chica con el cuerpo voluptuoso de una mujer. Apretaba sus senos, caia en bolsa hasta su cintura haciéndola ver gorda, su gran trasero en vez de verse sexy la hacia verse como si llevara pañal. Todas se rieron al verla, mientras que las modistas revisaban una y otra vez las modificaciones, y alzaban los olanes como si fueran alitas mencionando que debían almidonarlos. En un principio, la ilusionaba el domingo de Gala. Mas que nada, por que al fin iba a ver algún chico, ¡y seguro pasaba algo! Algun hermano, alguna alumna de alguien iba a haber. Pero vestida asi quien querria prestarle atención… Y lo peor, iba a ser el hazme reir de sus hermanas. Y cuando den su horrible promedio frente a la directora… ¿Qué iba a pasar? Iba a volver castigada, ¿¿mientras las monjas le daban su nota a sus padres???
Alice, caminaba por el campus nuevamente y sobándose disimuladamente. Sus ideas no le gustaron nada a las modistas, y por ende a las monjas. “Viejas anticuadas… que me importa que sea el vestido ceremonial que usan desde milochocientosnosecuanto”. Y finalmente vio a Rhonda, pegándole a una chica en el estomago. Luego de eso, le robo una botella, y la bebio disimuladamente. Salio corriendo y se escondio frente a la maleza.
“Asi que ahí anda… Esa botella será alcohol?? Hace un mes que no tomo una gota, ya lo extraño… Pero no seria de extrañar que las alumnas de una u otra manera metan alcohol… o drogas. “.
Y finalmente vio a Mariela, sumergida en sus pensamientos, dibujando bajo a un árbol, un poco escondida. Alice sabia perfectamente que dibujaba. Fue corriendo a su habitacion, tomo algo de su bolso, y corrió nuevamente hacia ella. “Fase uno en marcha!” Penso y fingio sorprenderla a Mariela.
- Hola Mariela!!
Mariela, que estaba dibujando una Amy en ropa interior, recibiendo varazos, salto sobresaltada, cerro su carpeta y vio nerviosa a su compañera.
- H-Hola…
- Marie… tengo un regalo para ti. Por ser mi primera y única amiga…. Aquí. Y por que quiero que no importa lo que pase estemos siempre juntas. – Dijo.
Mariela quedo impactada por las palabras. Palabras de amistad que nunca había escuchado. Alice se acercole puso una cofia de tela en su cabeza.



- La hice yo misma… Era un regalo que quería hacerte, para que notes lo mucho que valoro y aprecio nuestra amistad. Me gustaría que la lleves siempre puesta. – Menciono. Saco de su bolsillo un espejito y la hizo verse. No era del gusto de Mariela.
- Parece de mucama…- Dijo, pero Alice fingio ofenderse.
- De mucama? Mariela… Es mi regalo… No te gusto?
- No!!- Exclamo preocupada. – Es que…
- Es gothica… crei que te gustaba lo gothico. Como siempre vistes de negro. ¿Conoces la moda Gothica?
Mariela negó con su cabeza.
- Pues te ves preciosa con ella. Yo creo que resalta tu personalidad y te hace ver como una chica muy bella e interesante. Mariela…- Dijo, tomándole las manos. – Yo quiero ser tu amiga… no importa lo que hagas.
Esas ultimas palabras chocaron como un ferrocarril en tus oídos.
- L-Lo que haga?.
- Si Marie… se que eres una pecadora. Pero para eso estamos aquí. ¿Para que nos purifiquen del pecado no es asi?
Mariela recordó que Alice frecuentemente leia la biblia. Y asocio obviamente que era muy religiosa.
- Vi tus dibujos… y cuando vi el que hacias recién. De esa chica… desnuda, siendo azotada. Al principio me preguntaba por que…
Los ojos de Mariela inmediatamente se llenaron de lagrimas. Esta era su peor pesadilla. Al instante se hizo mil preguntas y se culpo por mil cosas, hasta que alice la abrazo.
- No Marie, no llores. Se que no es tu culpa. El demonio esta tentándote. No se lo contare a nadie, no te preocupes. Las amigas, nos hacemos favores entre nosotras…. Y yo te quiero por como eres.
- G-Gracias…- Contesto llorando Mariela y la abrazo.
- Vamos a estudiar a la biblioteca. Si? – Dijo limpiándole las lagrimas.
- S-Si!! Gracias!!
Mientras iban por sus bolsos a la biblioteca, se encontraron a las gemelas, y a una muy enojada Jessica, las 3 estudiando juntas.
- Jajaja… Marie, que haces con eso puesto? – Pregunto Amy burlándose.
- No la molestes… le queda lindo. – Dijo Annie.
- Me… lo regalo mi amiga. – Contesto Mariela sintiendo que tenia alguien que la entendia.
- Jessica. Vendrias con nosotras?
- Para que?
- Necesito… que hablemos…. – Dijo, dando entender que quería algo. Jessica se puso de pie y pregunto.  – Si? –
- Recuerdas que la primer semana te preste los puntos?
- Si, me los vas a cobrar?
- No, no te los voy a cobrar. Que grosera. Solo quería que estudiaramos juntas asi no te la pasas castigada, pero …- explico Alice, fingiendo estar molesta.
- No, no, lo siento. – La interrumpio Jessica. – Estoy de mal humor.. solo es eso… Si, quiero que estudiemos juntas. Hay…. No me sale entender algunas cosas…- Explico.
- Vayamos a la biblioteca no? Ahí hay menos ruido.
- Si, jajaja. – Se rio Jessica. Vio la diadema de Mariela, y decidio ignorarla. Luego continuaron por su parte.
Mientras caminaban, se acerco Ortiz y al ver la diadema de Mariela la freno.
- Mariela… Te ves linda con ese accesorio, pero tu uniforme es de esta manera por algo. –
Antes de que de la orden de castigo, Alice interrumpio.
- Es un regalo mio… Que se lo hice como agradecimiento por todo el tiempo que pasamos juntas. No puede al menos elegirlo como su objeto personal?
- Emm… si, eso… podría ser.
- Si alquilamos prendas, podes dejar de usar el uniforme al pie de la letra. Por que no puede solo llevar un accesorio que es importante para ella y elegirlo como objeto personal.
- Tienes razón, esta bien.
- Pero mi objeto personal es mi carpeta de dibujos.
- ¿Tu no ibas a clases de Arte? Puedes continuar dibujando allí no? Cualquier cosa, alquilas tu carpeta con puntos. – Explico. – Y asi, te dedicas mas al estudio con nosotras, y te mantienes alejada del pecado.
Alice lo dijo como algo general, pero Mariela entendio claramente el mensaje. “No puedo vivir pensando asi en ellas… si tengo muchas ganas de dibujar… lo alquilo y listo…. Pero es verdad, es mejor concentrarme en estudiar…”
- Si, quiero elegirla como objeto personal.
- Muy bien Mariela. Entregame tu carpeta de dibujos, la guardare en tu bolso hasta que la alquiles de vuelta. –
Mariela entrego su carpeta, la cual tenia un bolsillo especial con todas sus plumas y colores. Y conservo la cofia en su cabeza, la cual combinaba con sus anteojos negros y trenzas.

“Fase 1 completada”

jueves, 1 de diciembre de 2016

cap 18


- No Mariela, no serán castigadas frente a todos. –
Todas suspiraron aliviadas.
- Salvo que la directora lo decida. En caso de que yo  o Ortiz veamos un mal comportamiento, directamente le quitaremos un liston. Llevaran 4 listones.
- S-Si nos quitan todos nos vamos al purgatorio?
- No, es un dia en mameluco de castigo por cada liston menos. Tu turno Alice. –
Todas obviamente quedaron sorprendidas luego de escuchar esa respuesta. Incluso Alice quien titubeo al hacer la siguiente pregunta.
- C-Como va a ser… el uniforme de gala?
- Ya esta confeccionado, e incluso hoy tenemos cita después de clases para que se los prueben. –
- Pero como es? –
- Es un vestido que representa la pureza de nuestras alumnas. Considera que es una ceremonia religiosa. – Contesto Stella seriamente. – Si no hay mas preguntas necesito que todas se pongan de pie.
Todas obedecieron y Stella dio las siguientes instrucciones:
- Ahora tomen la punta de sus faldas y las levantan ligeramente haciendo esta pose.
Todas la imitaron. Salvo Jessica y Rhonda. – Ustedes también chicas. – insistió Ortiz y ellas lo hicieron.
- Asi deben saludar a la directora. Recuerden, llámenla señora Directora. Ella las castigara de inmediato si ve que alguna no la saluda asi. Asi deben dar las gracias. – Explico Stella haciendo otra pose. – Repitanla, y practiquen las poses. Esta semana la practicaran conmigo y serán castigadas si no lo hacen.
- Nos va a castigar por no hacer una pose? – Protesto Alice.
- Alice, llamas o arrepentimiento. – Ordeno Stella.
- Por que?! – Se quejo, pero viendo como el numero aumentaba, eligio los azotes. Los gemidos de alice se escucharon a partir del decimo azote, y volvió a su lugar bastante adolorida.
- La directora suele usar alumnas de ejemplo. Preferiran que las castiguemos nosotras a que las castigue ellas. Esta semana se deberán acostumbrar a saludar y dar las gracias haciendo reverencia. Cuando este ella lo harán sin darse cuenta. – Explico.
Luego de la clase, todas las chicas estudiaban nerviosas para el próximo examen. Y ninguna terminaba de asimilar lo que explicaron, por ende les costaba concentrarse. Esta semana seria decisiva y sumamente difícil. Y lo peor de todo, seria una semana llena de exámenes. Annie y Amy por eso, se la pasaron estudiando en la habitacion. La razón para estudiar en la habitacion, y no en la biblioteca era muy simple. Siempre que iban a la biblioteca pasaban mas tiempo en el rincón que estudiando. Ultimamente andaban eligiendo mas seguido el arrpentimiento que las llamas, las colas de ambas no soportaban mas de 20 azotes por dia. Sino, se ponían rojas como tomates y apenas podían sentarse. Y en esos incomodos asientos eran un horror.  Eso si, no era que el rincón fuera un cuento de hadas. Pero al menos, Amy aprendio a controlar un poco su hiperactividad y Annie a no quedarse dormida. Las ultimas veces hasta lograban rezar el misterio de corrido sin que se lo hagan repetir.
Por su parte, Alice llamaba por teléfono a sus padres. Habia solo 5 telefonos en todo el internado y solia tener bastante atención. Bastante… pero no demasiada, no era una época de teléfonos. Luego de muchos intentos logro conversar con su padre. Y luego de toda la charla introductoria, finalmente comenzaron.
- Papi… ustedes vienen el domingo?
- Si mi amor, nos citaron. Es domingo de gala no?
- Si papi, estoy tan entusiasmada. Ojala Carl venga también… lo extraño mucho…
- Carl…?
- Sabes que es mi amigo hace mucho. Le dirias que venga porfis?
- Esta bien mi amor… Le dire que venga.
- Muchas gracias papi… - contesto la chica. “Hora de mover algunos hilos” Penso Alice.
 Esa misma tarde, inmediatamente después de la primer clase, las 6 fueron llevadas a donde estaban las costureras. Terminaron en un amplio vestidor con muchos maniquíes.
- Quedense las 6 en ropa interior. – Dijo la modista y salio por la puerta.
Mariela se puso roja de vergüenza, pero al resto no le importo y comenzó a desnudarse. Despues de todo, compartían habitacion, y las monjas las vieron semi desnudas mil veces. Hasta se han visto desnudas mientras se bañaban. Al final, hasta Mariela se animo, y ya habían 6 chicas, en calzon y camiseta. Para Mariela esto era muy vergonzoso, se tapaba la cola y los senos. Era mas vergonzoso aun, estar usando solo esos ridículos calzones con dia y nombre.
Finalmente llegaron 3 modistas con los uniformes de gala.
- Estos son los uniformes de gala?!!!- Protesto Alice molesta.
- No seas irrespetuosa Alicia!!- Ordeno Ortiz dándole una nalgada. Alice salto tomándose su nalga pero protesto. – Pero mas que uniformes parecen vestiditos de primera comunión.
- Pues es una ceremonia religiosa, no estas saliendo a bailar. ¿Qué esperabas? Ahora cooperen y ayuden a ponérselos. – Se quejo Stella. Pero todas se mostraron titubeantes. Realmente parecía un vestido de niña, corto como el de novata, con una tela blanca sedosa y brillante, y detalles rosas en la misma calidad. Llevaba un bies rosa en el cuello, sin ningún otro detalle en particular, mangas aglobadas, con pequeños olancitos rosas los cuales también estaban al final del vestido. Era muy acampanado, y tenia un enorme liston rosa en la cintura, arriba de la cola. Se abotonaba por detrás y llevaba, debajo del cuello, el nombre bordado en cursiva rosa de la alumna junto a dos pequeñas cruces y debajo de el, el logo de saint francis. Si bien, solo con eso se veía como un vestido blanco normal pero sin cuello redondo, el detalle mas llamativo era sin lugar a dudas los dos enormes olanes que tenían. Estos iban desde la cintura, pasaban por los hombros y llegaban de vuelta a la cintura como si fueran dos tirantes. Y Aunque partian aproximadamente desde sus costillas, eran tan, tan grandes que hasta tapaban completa la manga aglobada, y eran dos capas de olanes. Sumado a eso, dos soquetes blancos con olancitos rosas se unian a la combinación junto a unas brillosas guillerminas de charol negras. Por ultimo, unos pequeños guantecitos de seda blancos, semi transparentes con olancitos rosas.
- Ni loca me pongo eso!!! – Protesto Jessica.
- Guacala… cuanto rosa…- Dijo Mariela.
- Llamas o arrepentimiento. Ambas!! – Protesto Stella. – Estos vestidos están especialmente confeccionados para ustedes. Fueron muy caros para la institución, y hechos con las mejores telas del mercado. NO SEAN IRRESPETUOSAS. –
Mariela inmediatamente paso a taparse su vagina, cuando vio a Jessica, semi desnuda, siendo azotada. Temerosa de que la descubran, se fue al rincón, aunque no dejaba de pensar en la vergüenza de estar asi en exhibición.
- Madre Ortiz…. Me ayuda? – Dijo Annie. Cuando volteo, ella era la única que lo tenia puesto y le pedia ayuda con los botones de su espalda.
- Claro que si. – Contesto Ortiz, muriéndose de ternura. Le hizo además, el gigantesco moño en su cintura. – Te ves taaaaaaan linda Annie. – Dijo abrazándola. Annie se sonrojo como un tomate. Una vez que la solto, vio que el enorme olan de los hombros caia hasta la mitad de la distancia entre el hombro y el codo. A su vez, el olan de los soquetes en sus guillerminas era mucho mas grande que el del uniforme de novata, en el cual era apenas un detalle. Este también caia tapando todas las guillerminas. El moño también caia detrás suyo sin gracia. Las modistas se acercaron a ella y le dieron la orden de quedarse quieta. El vestido infantil se veía muy tierno y adorable en ella, y cualquiera al verla le darían ganas de apretarle los cachetes. Pero eso debido a lo pequeña que es en complexión. Se veía de 10 años, con su tamaño y vestida asi.
- Pareces una angelita. – Continuo Ortiz, sin suponer que al resto de las chicas solo las hacia molestar.
- Y ustedes que hacen! Ponganselo ya! – Ordeno Ortiz, al ver como el resto aun titubeaba.
- Madre Ortiz. Entiendo que en chicas como las gemelas se vea tierno y adorable, ¡¡pero nosotras ya tenemos 15 años!!
Amy, molesta pensó “¡¡Por que nos tratan como si fueramos la misma persona!!” y comento:
- Y ella se lo puso por que seguro le encanta!! –
Annie se puso roja como un tomate. Era el tipo de chica que amba ser vestida de princesa en su infancia.
Jessica, que volvia de su nalgueada, estaba obviamente de mal humor. Y había algo que detestaba de las gemelas. ¿Nunca han tenido alguien que los detesta y no saben por que? Es el caso de Jessica. Capaz sea su apariencia tierna, su comportamiento infantil o su voz aguda y chillona. Bueno, era eso. Normalmente se lo demostraba con comentarios, o jalándoles las trenzas cuando no la veian. Ambas lo sentían, pero no se animaban a decirle nada.
- Como no les va a gustar si son dos bebitas.
- NO SOMOS BEBITAS!!! – protestaron ambas al unisono.
- Claro que si lo son!!! – Insistio Jessica.
Esto, tan cliché, era en verdad irritante para ambas. Aunque lo usaran normalmente como broma era muy molesto cuando otra persona se los decia. Ambas eran terriblemente flacas, no importa lo que coman. Sumado a su altura, parecía que la pubertad nunca había llegado para ella, y tenían solamente 80 de busto y cadera. Y aunque todo el mundo (Y especialmente sus padres) continuara viéndolas como niñas pequeñas, ellas en realidad ya no lo eran. Y ya habían llegado a la pubertad, hormonalmente hablando. Pero difícilmente algún chico no veía como dos hermanitas menores bulliciosas. Y sumado a eso, el estereotipo de gemelas tiernas en vestidos iguales, hacia que sus padres siempre hallan explotado su ternura. Por lo que era frecuente que en eventos formales ambas usen vestidos como este:



Obviamente, si se comportaran como señoritas de su edad, ayudaría mucho a que sean tratadas como tal. Pero las veces que lo hacían difícilmente alguien lo notaba y por eso era como ser niñas eternamente… intentando demostrarle al mundo que no lo son.
Jessica, experta en molestar, reconocia eso, y por eso se los decia siempre. Y esta vez que estaba especialmente molesta, decidio avergonzar a su compañera. Se acerco a ella, y la alzo en brazos, meciéndola como un bebe. Amy intento con todas sus fuerzas evitarlo, pero pesa solo 45 kilos, y finalmente termino humillada mientras jessica le cantaba el arroro. Pataleo, protesto e insulto : Soltame gorda de mierda!! – Hasta que Stella finalmente las interrumpio.
- Chicas!!! Jessica, bajala ya mismo.
Todas se habían reido de la situación. Hasta Mariela que continuaba rezando pero se las imaginaba. Todas menos Amy que estaba furiosa.
- Llamas o Arrepentimiento. Ambas!!! –
“Valio la pena” Penso Jessica y rápidamente adopto la posición.
- Ambas?!! A mi esta pendejaa me alza y finge que soy una bebe y yo también soy castigada?? -SE quejo. Pero Madre Stella continuo contando. Amy continuaba muy furiosa y protesto: Entonces se supone que cada vez que esta pelotuda venga a molestarme yo tengo que quedarme callada y dejarme hacer lo que quiera hasta que venga alguna monja a salvarme???
Cuando Annie vio, mientras la modistas revisaban su vestido que el conteo llegaba peligrosamente al numero 10, suplico a su hermana.  – Amy…Has caso…-
- Pffffff…- Protesto dando un pisotón y enseguida se puso en la posición de castigo.
Mariela se imagino a Amy, su gemela favorita, recibiendo azotes solamente en ropa interior. Sintio una fuerte excitación en su sexo, y se apuro a rezar para no perderse la escena. El ruino de los azotes de Stella comenzó a llenar la habitacion, azotes bien fuertes ya que Stella estaba molesta. Junto a la Nalgueada de recién la cola de Jessica comenzaba a hincharse.
- Amy, yo me encargare de ti. Se que estas furiosa, pero no puedes insultar asi. Te ayudare a resistir los 40 en tu posición esta bien?
- Es injusto…- Protesto Amy, lagrimeando. “40 azotes y en ropa interior… va a ser horrible…”
Finalmente Mariela termino de rezar y se paro inmediatamente. Al ver a su amiga, inclinada, con un rostro lleno de preocupación, miedo, tristeza, vergüenza y resignación sintió sentimientos encontrados. Por un lado, culpa, pero por el otro, una fuerte excitación que la hizo humedecerse.
“Se van a dar cuenta!!!” Penso. Y viendo el infantil vestidito, opto por cambiarse rápidamente, buscando disimuladamente la posición perfecta para poder apreciar perfectamente el castigo de Amy, grabarlo en su retina y dibujarlo luego. La culpa fue remplazada por la excitación, y Mariela observaba deleitada mientras escondia su vagina mojada bajo un blanco vestido infantil.
Ortiz intento ser compasiva. Si dos chicas peleaban, ambas debían ser castigadas, mas si una la insultaba asi. Pero Amy continuaba furiosa e indignada y era lógico que lo este. Intentando demostrar que no era inhumana como su compañera, trato de darle el castigo lo mas debe. Comenzo con rapidos pero débiles azotes. Sin embargo Amy gimio desde el primero. Luego, tratando de dar a lados de su cola que no estuvieran rojos, y noto que el gemido de Amy se intensificaba. Luego del azote 10, la pobre de Amy para su desgracia, comenzó a llorar como una bebe. Capaz por lo intenso de la situación mas que por las nalgadas. Ortiz termino concluyendo que no podia dar un castigo leve. Intento hacerlo rápido, dándole tiempo de vez en cuando, para que no abandone su posición y el numero de azotes no aumente. Sin embargo termino siendo una buena nalgueada, que hizo que Amy patalee y salte tomando su rojo trasero al finalizar.
- Tranquila Amy… Yo te ayudare a cambiarte, ven…- Dijo tomándola de la mano.
“Necesita que la ayuden por que es una bebe…” Penso Jessica sobándose. Su gran trasero estaba aun mas grande por la hinchazón, y Stella hasta logro hacerla gritar. Pero estaba demasiado sastisfecha con haber humillado tanto a esa estúpida niña. De un tiron de oreja, Stella le ordeno: Te pones el vestido o te nalgueo de vuelta y te lo pongo yo.
Jessica se encogio de brazos y comenzó a ponérselo.
- Alice, eres la única que sigue en ropa interior, que falta?
Alice vio a Rhonda, que en algún momento ya se lo puso. Se veía demasiado cursi en una chica tan alta. Y a Mariela… No sabia que podia verse aun mas nerd. Solo se veía bien en las gemelas, una de ellas continuaba llorando y sobándose con el puesto. “Bien” es decir, extremadamente tiernas, imagen que no quería para ella misma. Pero al ver como todas fueron castigadas, Alice contesto resignada.

- Esta bien, Esta bien, ahora me lo pruebo. Pero déjenme intercambiar unas ideas con las modistas. Se me ocurren muchas ideas que pueden ser mucho mejor que…. Esto…-

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Cap 17

- Este domingo es domingo de gala….- Suspiro Stella preocupada. Una emoción que rara vez expresaba.
- Si, lei en el folleto. Me pregunto como le ira a las chicas en los exámenes de hoy. El de matemáticas será a primera hora. –
- Necesitamos dedicar la primera hora para prepararlas para el dia de gala.- Suspiro Stella de vuelta. – Bueno, si sobrevivimos esto, sobrevivimos cualquier cosa. – Sonrio mostrando sus blancos dientes.
- ¿ Por que estas tan preocupada? Ya lei y no me parece la gran cosa. Solo es una misa, las verán sus padres, la directora dara varios discursos. Habra comida, refrescos y jugos. Se me hace muy divertido.
- Se nota que sos nueva…- Contesto Stella Ironicamente.
- Tu también eres nueva! Es nuestra primer clase.
- Yo estuve internada aquí. Y ODIABA el domingo de gala. Encima es todos los meses. –
Ortiz aprendio a confiar un poco mas en su compañera. Despues de todo, los extensos informes que hacia sobre cada alumna ayudaban mucho en su educación.
- Mira, lo mas importante, es …- Dijo y suspiro.
- Bueno, cuéntame como eran tus “Domingos de Gala” y asi veo por que estas tan preocupada y por que los odiabas tanto…- Contesto Ortiz despreocupada.
- Por su parte, las chicas estaban nerviosísimas frente al parcial. Sentadas frente a su pupitre, en los incomodos asientos, y algunas hasta recién nalgueadas, experaban la primer clase. Finalmente entraron ambas Madres y de pie, comentaron a sus alumnas.
- Esta primer clase hablaremos acerca del Domingo de Gala. – Menciono Ortiz.
La primer semana paso en cámara lenta frente a los ojos de las chicas. Pero lentamente, Saint Francis se convirtió en su mundo. Y aunque la disciplina aumento enormente, gracias a las exigentes tareas, los uniformes de remplazo y la obsecion de Stella con la higiene, las chicas no tuvieron opción mas que acostumbrarse.
“Acostumbrarse”  entre comillas. Una nunca se acostumbra a un castigo, y menos chicas como ellas. Y aunque era lógico, ceder, cada una continuo cometiendo sus errores caracteristicos. LA desobediencia de Amy, la flojera de Annie, lo despistada que es Mariela, lo temperamental que es Jessica, Lo indiferente que es Rhonda y lo orgullosa que es Alice. Alice y Mariela, continuaron estudiando juntas, y por eso ambas lucían el Lunes su uniforme de Ocio. Vale aclarar, el alquiler de uniforme es solo por esa semana, el lunes debe alquilarse de vuelta aunque lo hayas alquilado el viernes. La que peor la paso fue definitivamente Jessica. A duras penas conseguia los puntos y a veces directamente no los conseguia. La segunda semana tubo que pasar el fin de semana, en uniforme de novata asistiendo a clases de “Reforzamiento”.
Sumado a eso el sábado a la noche se la paso encerrada encerrada en su cuarto y en camison, mientras escuchaba la música y el ruido de las chicas.
Haber crecido con una mucama no ayudaba con el resto de sus tareas, y era regularmente castigada. El método disciplinario de Saint Francis empezó a dar frutos, el miedo al purgatorio hacia que obedesca los castigos, y los castigos constantes hacían que Jessica, a pesar de la resistencia que tenia, ya no los resista. Sus pobres nalgas habían sido azotadas tantas veces de a 20 en 20 que cada azote ya dolia como 10. Debia hacer un esfuerzo sobrehumano (Para ella) en acatar cada una de las ridículas reglas, las cuales eran tantas que ni siquiera se acordaba. Y para colmo, Stella siempre alguna falta nueva descubria. Sumada a su malísimo desempeño escolar, rara vez se la veía a Jessica sin su cola roja, y rara vez se la veía en uniforme de ocio.
Las gemelas, tenían su propio grupo de estudios. Y el miedo era motivador suficiente como para querer esforzarse. Pero “Esforzarse” supone un gran esfuerzo para una chica floja y otra hiperactiva de curiosidad infinita.
Sumado a eso… varias personas notaron que las cosas comenzaron a desaparecer. ¿Las gemelas robando cosas? Pues…. No necesariamente eso.
Seguramente esto contraste con el estereotipo tierno que el lector se habrá hecho de ellas, pero debe recordar que terminaron en un internado/reformatorio por alguna razón. Y es que la curiosidad infinita, de meterse donde no debe de Amy, hace que siempre busque algún trofeo aunque luego no sepa que hacer con el. De ahí el lector deducirá que Amy es la gemela malvada. Pues tampoco, una gemela hace lo que la otra hace. El miedo de Annie funciona como alarma de lo que pueden o no hacer. Mientras Annie, espera a la salidad y avisa (casi telepáticamente) de cualquier problema, Amy concentra toda su hiperactividad transformándola en velocidad y usando como motor su curiosidad. En un instante revisa todo de arriba abajo y sale. Por su parte Annie y su ternura innata espantan a cualquier monja. ¿Quién podría sospechar de que una chica tan tierna haga algo malo? Pero… ¿y si alguien sospecha?
Pues eso ya paso varias veces. Y por lo general preguntan por su hermana. Y créanlo o no, Annie sencillamente dice:
- Mi hermana? Se adelanto. La llamo si la necesitas. –
Luego de eso, Annie fingia buscarla y volvia.
- Hola… Me dijo mi hermanita que me llamabas. ¿Necesita algo señora? –
Luego de crecer juntas, Annie tenia la capacidad de imitar a la perfeccion a su hermana. Hasta en los mas minimos gestos. En ese momento, Amy y su intuición de saber que a su hermana le pasaba algo, escapaba del lugar mientras Annie distraía a la monja. Esto funcionaba… casi siempre. Rara vez alguna distinguia cual era cual, o se aprendia sus confusos nombres de memoria. Obvio, las veces que si se dieron cuenta fueron suficiente como para que ambas terminen donde terminaron.
Pero volviendo al tema en cuestión. Si, ellas se “Esforzaron” para su examen. Y Annie obligo a Rhonda a esforzarse con ellas, las veces que la veía.
- Hoy no era el examen? – Pregunto Alice, como típica nerd.
Ambas se vieron entre ellas y Stella dijo:
- Hemos decidido postergarlo para la próxima clase. Esta primer clase es parar prepararlas. Ahora por favor todas presten especial atención. –
Pedirle a un grupo de chicas que preste atención es como pedirle que no lo hagan. Y eso a pesar de los castigos constantes.
- Chica que vea no prestando atención se le retira un liston, esto es serio.
Y ahí se dieron cuenta que si era serio.
- El domingo es un dia MUY importante para el 5-D. Por suerte este año solo son 6, y podremos enfatizar en cada una. Les explico el itinerario del domingo de gala. Itinerario el cual se repetirá cada mes. – Explico Stella, con la ridigez de siempre.
- Nos despertaremos a primera hora. Se bañaran y se presentaran IMPECABLES. Su ropa interior y su higiene debe ser perfecta. Y esto no lo vuelvo a repetir. Muchas han dado varios problemas con la higiene y espero que hayan aprendido de sus castigos para este domingo. Esto incluye la limpieza y el orden de su habitacion, que queda en responsabilidad de todas ustedes. El sábado habrá un chequeo de habitacion y quiero ver el lugar brillar. Y con brillar, me refiero a BRILLAR, poseen todas las herramientas necesarias. Luego de eso, serán llevadas a Peluqueria donde se les hara un peinado especial para el domingo de Gala. Se turnaran entre todas las alumnas del internado, asi que debemos ir apenas sean citadas. A posteriori, serán vestidas con sus uniformes de gala. Estos requieren muchos preparativos y arreglos, nos demoraremos en vestirlas una hora aproximadamente. –
- Una hora en ponerse un vestido??- Interrumpio Jessica.
- llamas o arrepentimiento. – Ordeno Stella. Luego de los 20 azotes, el monologo continuo.
- Cuando ya estén arregladas y listas, recibirán una misa junto a sus padres a primera hora. Luego de eso, un discurso de la directora. El campus será especialmente preparado con mesas y sillas el sábado y se le pedirá cooperación a algunas habitaciones, determinadas al azar. Seguramente la nuestra no, ya que no alcanzamos el numero suficiente de alumnas. Ahí se servirán distintos alimentos y comidas, y se realizara una pequeña kermes. Sumado a eso, habrá otro discurso de la Directora, y luego, por turnos la directora nos citara. Supervisara su habitacion, y se les dara la nota de los exámenes en ese momento. Sumado a eso, se le entregara un informe del comportamiento de cada una. La directora castigara a quien considere necesario y luego de eso volveremos al campus para dar un informe personal a cada padre junto a la alumna en cuestion. Finalmente se les tomara una foto familiar la cual se guardara como recuerdo de cada mes. Esto es para hacer un almanaque de cada año. –

Stella pudo observar las pupilas dilatadas de todas las alumnas dilatados al finalizar el discurso.
- ¿Preguntas?-
No habrá terminado de decir la frase que ya todas levantaron las manos al mismo tiempo.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Cap 16

- Odio, Odio, ODIO el rincón!!! – Protesto Amy mientras ambas hacían tarea en su habitacion.
- Preferias que nos nalguee la loca de Stella?? -Pregunto Annie nerviosa.
Las chicas que no hicieron tarea, recibirían doble castigo si no presentaban la de ayer mas la de hoy al otro dia. Viendose en esa situación, naturalmente ambas se pusieron a estudiar.
- Este lugar… me da mucho miedo…- Suspiro Annie.
- No tengas miedo… Vamos a estar bien…- Dijo amy abrazando a su hermana. – Dale floja vamos a hacer tarea!!- Bromeo haciéndole cosquillas.
- Jajajaja jajajja, nooo!!- Se quejo.
En ese momento, ingresaba Mariela con el uniforme de ocio en sus manos, dispuesta a cambiarse. Seguia impactada por lo severa que se había puesto Stella. Y llego un punto en donde su morbo se transformo en preocupación. Ingreso y vio a ambas gemelas…. ¿estudiando? Luego recordó su dibujo de ambas en el rincón y pensó en retomarlo. Pero las chicas podrían llegar a verlo…
- Marie!!! Nos vas a ayudar? – Pregunto Amy.
- Eh? Yo?
- Quien mas se llama Mariela…- Bromeo Annie. Y ambas se rieron.
- Vi que alice y vos son muy inteligentes. Esta tarea es dificilísima pero ambas la entregaron! Nos ayudas por fa… No queremos otro rincón de una horaaa..- Suplico Amy. “Es tan tierna…” Penso Mariela y dijo: Esta bien, me cambio y las ayudo.
Con su uniforme de Ocio puesto, ella se sento al lado de las gemelas y comenzó a ayudarlas.
- Wow… ya usas el de ocio como alice… Ojala pudiera usarlo yo… odio este…-
- A mi se me hace mas lindo. – Contesto Annie a su hermana.
- En serio??? Ay… estas loca… -
Pronto entro Rhonda y todas hicieron un silencio incomodo. El jumper no alcanzaba a tapar su rojo y sumamente irritado trasero en cada mal movimiento. Y a ella parecía no importarle. Pero se la notaba afectada. Tomo sus útiles y parecía que iba a hacer tarea, pero solo se puso a escribir su diario.
- Annie, no!- Dijo Amy, y annie ya estaba al lado suyo.
- Rhonda!! Estas bien?
- Tonta!!! Ella quiere estar sola. – Dijo Amy.
- Si… estoy bien. – Sonrio la chica, y puso su mano en la cabeza de ella.
- Me peinas entonces? Asi practicas. Hoy Madre Stella te castigo de vuelta.
Amy se dio una palmada en la cara. Pero sin embargo Rhonda sonrio y dijo: Si, despéinate y trae tu cepillo asi te peino.
- Yay!!!- Festejo Annie y luego de despeinarse fue por el cepillo.
- No no no… Es hora de hacer tarea, no de peinarse. Te vas a quedar dormida!!Y ahora es la próxima clase!!- Protesto Amy celosa, y preocupada por su hermana.
- Que aburrida!!! Rhonda… nos ayudas a hacer tarea? –
- …… Esta bien. – Contesto.
Y finalmente asi comenzaron los días para las chicas. En un internado, todo es rutina. Fuera de eso no hay mas. Para el viernes incluso las gemelas llevaban puestos sus uniformes de ocio. Fue una primer semana llena de reglas a las cuales adaptarse y colas rojas por no lograrlo. Pero luego de la impresión que dio Stella, ninguna se animo a probar limites. Gracias al trabajo en equipo, Rhonda, Annie, y Amy podían presentar diariamente su tarea. O como mucho se atrasaban con una. Mariela sin embargo, recibia la enorme ayuda de alice. Su nueva “amiga”. Y ella aprovechaba eso, para ayudar a las gemelas, que tanto disfrutaba ver siendo azotadas.
 Jessica por su parte, regularmente era castigada… y castigada… y castigada… Se había convertido en la “burra” de la clase, y para el viernes, era la única sin su uniforme de ocio. Esto la tenia deprimida y frustrada. Si no conseguias tu uniforme de ocio para el viernes, pasaría todo el fin de semana en uniforme de novata.
Pero a ultimo momento un angel le sonrio, o fingio sonreírle.
- Te di un intercambio de puntos.
- ¿Por que?
- Por que me caes muy bien. Ahora podras alquilar tu uniforme. –





“Viernes” Penso Ortiz viendo el trasero de Annie en sus piernas a punto de darle una nalgada. El resto de las chicas se veian muy risueñas mientras el ritual se repetia otra vez el sábado, mientras Annie aun dormia. “Deberian usar calzones con fecha también, asi las uso de calendario” se reia. Despues de todo, era lo primero que hacia en el dia. Despertarla de unas nalgadas. Era tierno, y a todas se les hacia muy gracioso. A todas menos a Annie.
- Ay ayaayayyaa-
- Jajajajajaja- Se rieron todas. Muerta de vergüenza Annie protesto.
- Por que siempre me despiertan asi!!! –
- Por que no te levantas!! Encima que a Madre Ortiz le dio Lastima y te dejo dormir media hora mas!! Ya va a terminar el desayuno y te lo vas a perder.
Annie desperezándose y bajándose el camison, vio como todas ya estaban en uniforme.
- Entonces desayunaste sin mi?
- Claro que si.
Annie suspiro y Amy le apretó los cachetes.
- Dale, vamos a desayunar, cámbiate!!
Finalmente el fin de semana había comenzado para todas. Y además de liberarse de las clases y poder salir, podían asignarse actividades curriculares gratuitamente, o sencillamente descansar todo el dia. ¡Hasta les permitieron levantarse a las 9!
Habia sido una semana llena de novedades para las chicas. El viernes todas estrenaron sus uniformes de natación, y descubrieron que la clase de natación parece un recreo de dos horas. Luego de muchos ejercicios les dan tiempo libre para hacer lo que quieran. Annie y Amy jugaron hasta el hartazgo. Y por eso Annie durmió tanto. Lo único malo de las clases de natación es que ser nalgueada con la cola mojada duele, y que la profesora es incluso mas alta que Rhonda. Rhonda le llega al hombro incluso… Por eso es que obviamente, era la clase mas popular los fines de semana. Las chicas se sentían como si estuvieran en vacaciones, en especial las gemelas, que cuando no estaban corriendo por el campo, estaban jugando en la enorme piscina.
En cuanto al resto de las chicas, Jessica se metio en todos los deportes que había, mientras que Mariela en clases de Arte y Musica. Rhonda, desde que tiene su uniforme de ociocasi no se la ve adentro del internado. Ni afuera. Ni el autor de esta historia sabe donde esta escondida, y las veces que es vista es, o en clase, o estudiando junto a Annie. Y amy.
Alice pensaba en volver a sus clases de costura como antes. Toda su ropa era hecha a mano, y era su hobbie favorito. Pero desde que comenzó la semana y le permitieron salir afuera, no hizo otra cosa mas que caminar tranquilamente por todo el internado y campus. O “patrullar” como ella lo llama. Asi se gano muchos puntos ayudando a otras, o citando frases de la biblia. Lo típico. Entre sus vueltas por el campo durante la semana, anoto 2 importantes puntos. A ) Que las gemelas no dejan de correr. Seguro ya se lo saben de memoria, las vio recorrerlo 30 veces, alimentadas por la infinita curiosidad de Amy. Tambien las vio metiéndose en lugares donde no debían. Esto le podría servir de ayuda.
B ) Si bien hay algunas monjas, casi no hay supervisión a las alumnas ahí, ya que el campus es muy grande. Luego de las 6, es nula la posibilidad de ser castigadas en el campus.
De repente vio a las gemelas, esta vez correteando en malla escolar por el campus. “Dios… ¿no les da vergüenza? Estoy segura de que las van a castigar de vuelta…. Ojala que si, asi se les quita lo taradas… Deberian pegarle en la cabeza en vez de en el culo. Pero paciencia. Me estoy dando cuenta de que son potenciales espias. “ Penso. En seguida se tapo la boca riéndose, viendo como efectivamente ambas terminaron bailando y cantando al ritmo de la vara correctiva.
Las gemelas sin embargo, estaban de tan buen humor que ni siquiera Annie lloro con los azotes. Luego de una larga, pesada y horrible semana, finalmente podían relajarse. Aunque ambos respondieron supuestamente muy arrepentidas “Si señora, nos iremos a cambiar” dieron unas vueltas y siguieron jugando. Daba mucha flojera tener que entrar de vuelta, con un dia tan hermoso. Y querían volver a meterse a la pileta, antes de que se hagan las 6.
Fuera del internado, era un dia hermoso, soleado, y muy favorecido por el clima. Fuera de la ciudad capital, las chicas ahora vivian en una ciudad conocida por tener “la eterna primavera”. Ambas venían de la siempre gris y lluviosa ciudad, por eso con el hermoso dia se sentían llenas de energías. Finalmente Annie alcanzo a ver a Rhonda, sentada bajo la sombra de un árbol escribiendo su diario intimo.
- Vamos con ella. – Dijo annie, y su hermana la freno.
- No, no vayas a molestarla.
- Pero yo quiero ir. Se me hace simpática. Y es tan cool.
- Es… peligrosa.
- Bueno, yo voy a ir, si no queres.
- No eras tan miedosa? Te va a meter en problemas y vas a ir al purgatorio. No viste que ya le falta un liston?
- No me da miedo…- Dijo Annie sacándole la lengua a su hermana. Amy, enojada y celosa, y por sobre todo celosa, dio un pisotón y dijo: Como quieras, yo me voy.
Aunque raro, a veces sucedia que ambas se peleaban y se iban por su parte. Por tonterías. Una vez a la semana pasaba. Y ni que decir en su premenstrual.
“Seguro la tarada va a pedir que la peinen” Penso Amy. Y de hecho… no fue asi. Annie solo se sento en silencio, al lado de Rhonda. Cuando ella se dio cuenta de la rubiecita que tenia al lado, no dijo nada. Annie emanaba mucha paz.
Caminando a la deriva, Annie la vio dibujando a Mariela, sentada en uno de los blancos, viendo una flor. Claro, esto era una tarea de sus clases de arte…
- Wow!!! No sabia que dibujabas tan bien.
- Gra…Gracias Amy..- Dijo Mariela sonrojándose levemente. – Que haces en malla?
- Jajaja, vengo de natación.
- No se enojan si te ven sin el uniforme aca?
- Si se enojan. – Bromeo Amy sacando la lengua y señalando su trasero. Se alcanzaba a ver un poco rojo a través de la malla. Si esto fuera un anime, Mariela saldría despegando hasta la luna a través de un chorro de sangre. Pero intento ser realista, y solo imaginenla perdida nuevamente en sus fantasias. Obvio, esto no impedia que la hiperactiva de Amy deje de hablar. Parecia no percatarse del efecto que causo, y crecio tan acostumbrada a ser nalgueada junto con su hermana que le daba mucho menos vergüenza de lo común. Sumada a que ambas casi siempre eran castigadas al mismo tiempo por la misma causa.
- Pero hoy es un dia hermoso y no quiero perdérmelo en vestirme y desvestirme. Y quiero volver a meterme a la pileta. Las clases de natación son como un recreo!
- Si… -
- Dejame ver tu dibujo. Esta geniaaaaal, hiciste mas dibujos???
- N-No!!!- Contesto Mariela con la cara roja como un tomate.
- No seas mentirosa!!!!- Protesto saltando alrededor de ella.
- S-Solo tengo este. Lo hice por que me lo dieron en clase de arte.
- Ahhhhhhhhhhhhhhhhh….. Pero sos muy buena dibujando.
- Si, dibujo desde chiquita. Tambien me meti en música para aprender a tocar un instrumento. Estoy aprendiendo a usar la flauta.
- Wow… genial!!! Me podrias dibujar a mi???
“Ironia…” Penso Mariela.
- Emmm… tengo que ver si me sale.
- Dale, después me dibujas!!!No queres ir a la pileta?Dale, te acompaño a cambiarte a tu malla, vamos°!!!- Dijo Amy jalándola de la mano. La alegría e hiperactividad, convencieron a la chica depresiva, y pronto estaban las dos en malla jugando en la pileta.

Para coronar el dia, todas descubrieron que luego de las 10 y hasta las 12, todo el salón de ocio era gratis. Y hasta la rockolla sonaba mucho mas fuerte de lo permitido por lo cual muchas chicas se encontraban bailando. Entre ellas las reconcilliadas Annie y Amy Hastur.