domingo, 14 de enero de 2018

Homenaje a RSI INSTITUTE...... parte 1 :3

En el 2001 muchos estados comenzaron a buscar formas de reducir la sobrepoblación en las prisiones.  Ademas de este problema, este parecían no ayudar en lo absoluto a la reincorporación al sistema. Un proyecto experimental se le presento al estado de abrir un colegio con el propósito de rehabilitar y educar apropiadamente jovencitas de 18 a 21 años. Muchas jovencitas, sentenciadas por crímenes pequeños, recibieron la oportunidad de internarse voluntariamente a este instituto privado durante un año.

El Instituto RSI de enseñanza, fue fundado con los principios de la educación y la disciplina estricta. Las Jovenes que entran a través de la puerta del instituto quedan impactadas por el código de conducta al cual deben adherirse y los resultados ante cualquier desviación de este código. El castigo corporal es la principal medio de disciplina y es administrado seguido y severamente. La educación es el objetivo principal del Instituto, y las jovencitas terminan encontrándose en 8 horas de estudio por dia.

Desde el momento que llega, las mujeres realizan que están en un ambiente muy distinto al que están acostumbradas. Se les dice inmediatamente que se quiten todas sus prendas y presenten sus cuerpos desnudos a su dorm mom. LA dorm mom supervisa todos los aspectos de la disciplina, educación y el dia a dia de las jovencitas. Ella es una disciplinaria muy estricta y lógica, que inmediatamente pone a cualquier mocosa en su lugar. Todas sus posesiones personales son confiscadas y sus cuerpos son revisados de cualquier tipo de joyería. Todo lo que no sea de su cuerpo es removido. Este método de introducción ayuda a esas jovencitas a darse cuenta que deberán renuciar a muchas cosas al ingresar al Instituto, incluyendo su modestia. Cualquier chica que protesta, intenta taparse, o crea cualquier tipo de problemas, es sonoramente azotada.


Todas las chicas son cambiadas al uniforme del instituto. Muy rápidamente, estas chicas endurecidas por las calles, se sienten casi como niñas pequeñas. Con excepción de los pijamas que se les entregaron, el uniforme será todo lo que tendrán permitido usar durante todo el año en el instituto. La dorm mom luego dedica unos minutos a hablar de las reglas básicas del Instituto. Se les informa que, a diferencia de la prisión que lograron evitar, ellas deberán comportarse como Señoritas durante su estadia. Los malos habitos desarrollados en ambientes como la prisión como fumar, insultar y las relaciones sexuales no serán tolerados en lo absoluto en el instituto. Su rehabilitación en el instituto, será similar a ser una niña otra vez. Se les enseñara a comportarse apropiadamente como señoritas a toda hora. Si fallan en seguir las instrucciones, reglas, o código de conducta, sus traseros serán desnudados y dolorosamente azotados.

El siguiente paso en la inscripción es su introducción al Dean.
El dean supervisa todos los aspectos del instituto y maneja la disciplina de las jovencitas que no pueden seguir el programa. El dean entra en detalles acerca de lo que se espera de cada chica durante su estadia en el instituto. Luego entrega a cada chica su Handbook personal que detalla las reglas del instituto y el código de conducta el cual la chica debe seguir. Las paredes del Instituto ayudan a ilustar este punto.


Despues de ser instroducidas al Dean, cada chica es llevada a su habitacion. Mientras que es muchísimo mejor que una celda en la prisión, los cuartos son muy básicos, y las chicas solo poseen una cama y un closet. Ya que su concentración deberá enfocarse en sus estudios todo un año , no existen las radios o televisiones en el instituto. Todo el tiempo fuera de clase debe dedicarse a estudiar, comer o dormir. Una vez que se han instalado en sus habitaciones son llevadas a clase.
Como en el resto del instituto, la disciplina en el aula es mantenida a través de constantes castigos corporales. A cada chica se le exige su absoluta concentración en los estudios. Cualquier desviación de las reglas del aula, malas notas, o sencillamente no prestar atención resultara en un trasero muy hinchado y adolorido. La vara, la paleta, el tawse, y la regla son usados libremente para asegurarse de que todas y cada una de las chicas reciba la educación para la cual fueron enviadas.


La disciplina y el orden son mantenidas en el instituto de varias maneras. La situación mas común de castigos suelen ser al acto. En cualquier momento en el que una chica se comporte        de una forma opuesta a lo especificado en el código de conducta, ella es castigada inmediatamente. Esto casi siempre ocurre a las manos de su dorm mom o una maestra. Es muy raro que una jovencita sea nalgueada por du dorm mom sin tener el trasero desnudo. Ademas de los castigos en el momento, la dorm mom hace reportes semanales e informes de progresos. Si la Dorm mom encuentra cualquier aspecto del comportamiento de la jovencita, de su actitud o del orden de la habitacion que le disguste, ella rápidamente se encontrara con un trasero muy adolorido.


La dorm mom descubrió que desnudar completamente a una chica , antes de sus castigos, añade gran humillación y es una herramienta poderosa. Ademas, ella no tiene problemas en castigar a una señorita completamente desnuda en presencia de otras, para marcar un ejemplo. Chicas que se meten en problemas juntas son castigadas juntas. No es tan raro que ella saque 5 chicas del aula, las haga marchar a la sala, las desnuda y castigue sus traseros hasta que queden azul y negro. Las chicas aprenden rápidamente que cualquier cosa que no sea su mejor comportamiento, las hara sentarse incómodamente por varios días.




Para aquellas jovencitas a las cuales la disciplina administrada diariamente por la dorm mom y las maestras no es suficiente, se les ordena una visita a la oficina del Dean. Castigos dados por el Dean son los mas severos que una pupila puede recibir. Mientras que el si puede usar su mano, la vara, o el cinto, las grandes y pesadas paletas son su preferencia. Nada deja una impresión tan duradera como una paleta de madera. Cualquier chica desafortunada que visite al Dean, rápidamente comprende el error en sus decisiones.




Ok, esa es la introduccion y la historia de esta pagina: http://www.realspankingsinstitute.com/history.php 
¿Que es? Una pagina de spank. Esta pagina es del 2002 y practicamente fue quien me educo en spank. Y... hace poco consegui los archivos. LO SIENTO. Bueno, si tubiera 30 dolares al mes lo haria... Pero al menos le estoy haciendo propaganda en latinoamerica. Es genial, demasiado, demasiado genial. Y encima tiene a ella:


Ella es de las mejores actrices de RSI, junto a Jessica y Brandi. Ademas de seguir muy bien el guion de las escenas, ha logrado llegar a un realismo tal al punto de ponerse a llorar antes del castigo, cosa que muy pocas modelos logran. Ya de por si, es raro que una spankee en general llore durante una nalgueada. Sumado a eso, los azotes en la pagina no son actuados, son fuertes y completamente reales. En fin, ella me obligo a hacerle una historia. Como senti que hacia plagio, le estoy haciendo propaganda gratuita a RSI y hasta traduje la historia de su pagina oficial (la cual es Excelente) para que el publico latinoamericano pueda verla. Intente.......................... conservar el estilo de RSI lo mas que pude. Osea, nada de calzones semanales de ositos. Va a tener la misma ferocidad mi historia que el sitio... y voy a hacer lo posible para que quede bien en ese estilo completamente distinto al mimo. Dude mucho en escribirla por que YA tengo una historia en un internado hiperestricto... y otra vez....
Entonces para marcar la diferencia, el estilo disciplinario sera igual que lo que veo en la pagina. Saint francis contempla que sus alumnas seguiran portandose mal, todo su sistema esta pensado para que la alumna admita sus consecuencias y se ofresca a ser castigada. Para condicionarlas tanto fisica como moralmente. Por eso tienen en cuenta ser lo suficientemente progresivo como para que la alumna pueda aguantar el ritmo.
RSI sencillamente querra asegurarse que una alumna que comete una falta NO vuelva a cometerla. Claro, esto no tiene nada que ver con agredir a la pagina o a sus participantes, es sencillamente una historia. La dorm mom, y el dean, en toda su severidad son personajes impecables. Y otros spankers tambien hacen su apariencia muy profesional. La originalidad para los castigos puede ser inmensa y me ha deslumbrado. Pero muchas veces pueden sobreactuar castigos que en realidad son simples, y eso tambien depende de la comunicacion spanker/spankee. Muchas spankees llegan nerviosas, dicen su guion y son azotadas, y todo el acting del spanker queda como sobreactuado. Las spankees estrellas sin embargo, logran hacer una combinacion perfecta con su spanker. Ademas de ellas, chicas como carrey dan la sensacion de un internado estricto. Las spankees estrellas suelen usar mini faldas, pero ella siempre tiene la version mas "larga" del uniforme dandole la impresion de alumna nerd de internado catolico siendo castigada. Pero volviendo al tema en cuestion hice un par de modificaciones a la historia, que quiero mencionar aca.... sencillamente por que no tengo a quien contarselo (?)
Una de ellas son los uniformes, la mayoria usa el que usa bailey en la anterior foto el cual les queda muy sexy. Sin embargo, algunas usan este, el cual se volvera el unico que podran usar:


Y la razon es claramente.... Fetichismo. Misma razon por la cual usaran este pijama:

Que en los videos no usan siempre.... pero que en un momento, todas lo usan para un set de spank y eso me justifica para decir que es canon. Todo para ademas afirmar el esfuerzo que ponen en resultar lo menos atractivas posibles al sexo opuesto y lo mas aniñada. ¿por que? Bueno... añadi una vuelta de tuerca a diferencia de todas mis historias... pero continuemos hablando de fetiche.
Freud plantea que el fetiche se origina en la infancia.... pero yo no puedo estar de acuerdo. Tengo 100 mil fetiches estupidos que en un principio me parecian cosas insulsas, o sencillamente feas: jumpers, maids, calzones infantiles, etcetera. Y hoy en dia bue... si ven me conocen. No se ni realmente como termine teniendo la necesidad de meter calzones semanales en cada historia, con lo feos que son. Que se yo. Y entre ellos estan los school knickers. Es curioso por que en la antiguedad, las alumnas tenian que usarlos, osea era parte del uniforme y hasta hacian controles. Y las alumnas de vez en cuando se revelaban usando otro tipo de ropa interior. Pero ahora esta de moda que las chicas usen minifaldas con culote, que de hecho, es identico a un school knicker. Ypor alguna razon, en vez de tener el fetiche tipico de todo spanko, de la nalgueada a cola desnuda, yo si o si debe ser sobre el calzon, no se... me calienta imaginar que tienen la cola hirbiendo debajo de esos calzones. Todo "Hidden under regulation knickers" se basa en ese tonto concepto. Malena tenia el traste hirbiendo, pero con los calzones puestos las otras lo subestimaban y le daban fuerte igual.


Y eso hace que obvio, tambien cambie este pequeño detalle, los calzones en RSI son asi:


Ven? Se pueden achicar, y son muy spankosos, onda, se transparenta un poco la irritacion.Pero debido a cierta vuelta de tuerca que voy a meter seran mas bien asi, como el verde: 


Quedan asi estirados, y no se pueden achicar. 
Y bueno, sin mas pre-ambulos, ojala les guste: 

Baileys Arribal



Bailley era una chica preciosa , de ojos azules, cabello largo,, tez blanca y pequeñas pecas, de contextura pequeña y de 18 años.  Aun no terminaba el secundario por andar metida en cuestiones ilegales, y finalmente fue atrapada por la policía. Ella viajaba en el asiento trasero de su auto, nerviosa y asustada. Entrecruzada de brazos , protestaba:
- Mama!!¿Vos no viste el noticiero? ¡¡Denuncian abusos de castigos corporales en esa institución!!
Bailley crecio con un cepillo apoyado en su cola hasta sus 14 años. Capaz, hasta la edad que mas lo iba a necesitar. Era una chica hermosa, con dinero y en plena pubertad. Bailley conocio a mas de a uno, y termino conociendo a los equivocados. Perdida en las drogas, termino siendo victima de una emboscada de la policía. Sus compañeros estaban directamente en prisión. Pero a ella…
 - RSI es tu única opción Bailey. ¿ acaso piensas ir a prisión?
- No ire a prisión tampoco.
- Eres complice. Todos tus compañeros fueron a prisión. Tu tienes la suerte de poder ir allí. Pagaremos una cara fianza para eso. ¿Acaso quieres arruinar la reputación de la familia? Tu hermana te adora, te tiene de idola.  
- Diremos que fuiste a estudiar al extranjero.
- Mama!!- Exclamo Bailley asustada. – ¿Vos no viste el noticiero? ¡¡Denuncian abusos de castigos corporales en esa institución!!
- Pues es lo minimo que mereces . Te meteremos ahí antes de que la noticia se esparsa. Vendras ya mismo con nosotros. – Insistio el padre.
Avanzo el auto por una zona buena de la ciudad. Muchisimo mejor que la de la prisión sin duda. Llegaron al lugar, era como una pequeña mansión, en medio de un jardín, en una esquina.
- Que hermoso lugar. – Pensaron los 3, incluso Bailey. Entraron por un porton, mientras Bailey pensaba que fácilmente podría trepar esas rejas. Sobre ellas, siempre habia un árbol pequeño que impedia ver hacia el otro lado. Mientras caminaban entre los distintos arboles, veian chicas sentadas en los bancos leyendo.
- Ves querida, este lugar es muchísimo mas apropiado para ti.- Dijo su madre.
- Que raro que esten todas despiertas a las 5: 30 am. – Penso el padre. Le habían dicho que se presente antes de las 6 horas.
 Bailey en cambio se mortificaba al ver los uniformes. Ella era de una familia bien, nunca habia usado uniforme en su vida. Estos encima eran realmente de pupila. Faldas largas debajo de la rodilla. Blusa blanca aglobada arriba y abajo. Cuello redondo y grande. Algunas llevaban un chaleco rojo, otras, un jumper en V abierto a los costados. A pesar de lo bella que era, a Bailey le acomplejaba su rostro infantil. Seguramente, le preocupaba mas que a quienes la observaban.
Entraron a la recepción. Una sala sencilla y amplia con una gran puerta de madera.
- Nuestra hija desea entrar al programa RSI.  – Le comentaron a la recepcionista.
Bailley volteo la cabeza al escuchar eso.
- Perfecto. Necesito que me presente su nombre, apellido, documento, fotocopia del documento, de las distintas actas policiales, un certificado de alumno regular o que acredite haber cursado en… –
- Esta todo aquí. Dijo la madre entregándole una carpeta.
- A ver, a ver…. Muy bien. Ahora necesito que pague la siguiente fianza. – Dijo la mujer. El padre la vio, se tomo la cabeza, pensó y le entrego su tarjeta.
- Perfecto. Bailley.  Llena estos formularios, y firma en cada uno.
Bailey titubeo, vio a sus padres y termino haciéndolo. Intento varias veces ver que firmaba, pero era apurada….y tampoco le interesaba demasiado.
- Mama, ¿Cuándo me operaron de apendicitis?
- Tenias 10 años.
Finalmente, firmo todo lo requerido y hasta puso sus huellas dactilares.
- A partir de aquí, ella deberá hacerlo sola.
Los ojos de Bailey se llenaron de lagrimas al instante. Bailey se los limpio. “O-Odio esto… es un defecto que no me voy a sacar mas…” pensó.
- Pequeña. Esto es lo mejor para ti. Te vamos a extrañar. – Dijo la madre abrazándola.
- Hija, te amo. Creenos, lo entenderas cuando crescas. – le dijo su padre, abrazándola también.
- Nos mantendremos al contacto y te haremos visitas.
- No señorita- Dijo la recepcionista. – Ella debe estar totalmente aislada para que el sistema funcione. De hecho vaya entregándole su celular a sus padres Bailey. –
Bailey titubeo pero lo hizo. Ambos besaron su frente, y la despidieron.
Apenas se fueron, Bailey sintió el aire cambiar repentinamente.
- Su Dorm mom llegara en unos minutos Pupila. – le dijo la recepcionista.
Bailley nerviosamente se sento y espero hasta llego una alta mujer, de unos 40 años, un poco rellenita y de tez blanca.  Era obviamente norteamericana, y llevaba una marcada cola de caballo. Llevaba una blusa negra y un pantalón de jean. Pero lo mas intimidante, definitivamente, era su palmeta de cuero, que colgaba del cinturón de su pantalón.
La mujer, vio seriamente a su nueva pupila. Ya le habia llegado su expediente, una tonta niña mimada de papa, que con su tarjeta de crédito se paso de lista, se junto con las malas personas, y termino en una situación que no esperaba. Sabia también que habia numerosos reportes de prostitución. A tal punto que se presento aquí con maquillaje, mini falda y escote. Ella estaba nerviosa y con miedo como todas el primer dia, pero conservaba su look rudo de la calle.. Sus hormonas estaban enloquecidas, podia casi olerlas y hasta la metían en problemas. Olia a cigarrillo y a marihuana, no sabia si lo consumio ayer u hoy. Al menos no olia a alcohol, esas eran las peores.
- Señorita, comenzare por aclararle lo siguiente. Este lugar NO es una colonia de vacaciones. – Exclamo. Bailey dilato sus pupilas al escuchar su NO enfatizado.
- Aquí viene como su única alternativa a la prisión gracias al esfuerzo de sus padres. A diferencia de ellos que cuando salgan, cargaran la estigma de haber estado en prisión, usted saldra de aqui LISTA para comenzar una carrera en la universidad y conseguir un trabajo. El estudio durante este año será su UNICA prioridad y me asegurare de eso. A diferencia de la prisión y de la calle, aquí espero de usted el comportamiento de una SEÑORITA. ¿entendio bien pupila?
- Si señora…- Dijo bailley intimidada.
- Si madam para usted señorita. Yo soy su dorm mom. Esta bajo mi responsabilidad su educación, disciplina y salud. Es mejor ya ir comenzando. Entregue todas sus pertenencias personales a la recepcionista.
La mujer saco una caja. Bailey entrego todo el contenido de sus bolsillos, sus aros y su piercing en el labio.
- TODAS sus pertenencias personales. – Ordeno la intimidante mujer. Bailey rápidamente comprendio. Mientras se desnudaba, se preguntaba por que sentia vergüenza al hacerlo ahora si lo habia hecho tantas veces.
 La mujer la vio y digo:
- Definitivamente sos talla small. – . Camino llevándola a través de la puerta al pasillo. Alli habían 2 grandes puertas , una era enfermería y la otra era donde almacenaban la ropa. Entraron, y le entrego una pila de ropa.
- Aquí esta todo lo que necesitas. Dijo dándole una pilla de ropa. Vamos al próximo cuarto. -
El siguiente cuarto parecía de hospital, era frio y blanco, con una camilla. pequeña ducha cerca y una mujer en bata.
- Ella es la nueva.
- Que jovencita te ves, cuantos años tenes.
- 18..- dijo la joven.
- Lo suponía. Deja esas cosas aca. Ve a la ducha y tomate un baño con esto. – dijo dándole un jabon blanco. – Alli adentro hay un jabon especial. –
La jovencita – extrañada – obedecio. Al salir se le entrego una toalla con la que se seco.
- Ahora acuéstese boca arriba en esa camilla. –
La chica obedecio sumisamente, pero su dorm mom se acerco, y de unos cintos que estaban ubicados allí , ato sus muñecas a la cama.
- Que hacen???- Se asusto Bailey exclamando.
- Lo sentimos. – Dijo la mujer en bata. – Siempre las chicas exageran en este paso. Descubrimos que asi es mejor. –
La dorm mom, rápidamente tomo sus tobillos y los atrapo en otra correa ubicada arriba. En esa posición, con sus brazos y piernas totalmente separadas, sus nalgas estaban totalmente expandidas. Se podían ver perfectamente sus genitales, en todo detalle y color. Una vagina rosa como sus pezones y ano.


En esa incomoda posición, la enfermera le hizo varios exámenes. La dorm mom se puso unos guantes blancos, y para los gritos y lagrimas de Bailey, le hizo un incomodo examen de orificios.
- Limpia. –
Luego, le depilo la vagina y el ano. Aunque ya estaban depilados. A posteriori, tomo una sustancia blanca y coloco un extraño ungüento en su vagina y su asterisco. Bailey no pudo evitar protestar y quejarse, sacudiéndose mientras esto le hacían.
La mujer le puso un par de inyecciones, frente a las cuales bayley aterrada sollozo.  Y finalmente , el peor momento llego. La enfermera, acerco a ella un objeto metalico con puas.
- Tranquila. Es solo un cinturón de castidad. – Dijo la enfermera.
- Un cinturón de castidad??? ¿Para que tiene puas??? Que me van a hacer?? – Protesto Bailey, sacudiéndose con todas sus fuerzas.
- Tu única preocupación durante este año será estudiar, y nos aseguraremos de eso. No te preocupes. No te dolerá en absoluto. Solo le dolerá a quienes atenten contra tu castidad. – aclaro la dorm mom. – Recuerda que que, a diferencia de la prisión que lograste evitar, deberás comportarse como Señoritas durante su estadia. Los malos habitos desarrollados en ambientes como la prisión como fumar, insultar y las relaciones sexuales no serán tolerados en lo absoluto en el instituto y esto queremos enfatizar aquí.. Tu rehabilitación en el instituto, será similar a ser una niña otra vez. Se te enseñara a comportarse apropiadamente como una señorita a toda hora. Si fallas en seguir las instrucciones, reglas, o código de conducta, tu trasero serán desnudado y dolorosamente azotado.
Un poco mas cerca era mas fácil observar el extraño artefacto. Era como una tanga de metal, con dos orificios con puas, la parte de arriba tenia una ligera banda angosta. Era sin embargo muy fina. La mujer acomodo primero los orificios de esta con los suyos. Bailey se sacudió pero cuando le hicieron eso descubrió que efectivamente no dolia, y hasta se sentia como tela normal. Pero su apariencia definitivamente era metalica. Una vez coordinados orificio con orificio, el cinturón fue ajustado en los huesos de su cadera. Luego de quedar muy firme, Bailey escucho el click.
- Bailey, este cinturón se le será retirado cuando usted termine de cursar aquí. Debe dársele mantenimiento una vez a la semana… y casualmente, yo hago reportes semanales una vez a la semana.
Se saco la palmeta de cuero y lo apoyo en su coola.
- Esta posición es muy comoda para realizar reportes. – Advirtio.
Bailey trago saliva, aun lagrimeando.
- Le debo aclarar, cuenta con gps. Apenas intente retirarse del establecimiento hara sonar una alarma. Luego le explicaremos eso. – Explico. Libero sus tobillos y Bailey permaneció quieta. Le habían puesto un cinturón de castidad. Definitivamente no era el lugar paradisiaco que sus padres decían.
- Vamos a cambiarla a su uniforme Bailey. – Dijo la mujer, poniéndole las calzetas. Luego, le mostro sus calzones. Eran pequeños, de un color blanco. Parecia tener elásticos muy fuertes, y una tela medianamente gruesa. Su dorm mom los deslizo a través de sus piernas, y Bailey aprendio lo rápido que se estiraban. Finalmente, el elástico se ajusto en su cintura y sus muslos con firmeza, haciendo que toda la bombacha quede apretada. Bailey noto asombrada, que el cinturón de castidad no se notaba para nada.
Le colocaron calcetas, liberaron sus muñecas y le pusieron su camiseta. Con las guillerminas puestas, Bailey se puso de pie y viendo su bombacha pensó: “Parece un pañal…”  Luego de eso le pusieron su blusa. El cuello redondo grande, junto a sus margaritas aniñaba aun mas un rostro aniñado. Le abotono hasta el ultimo botón y le coloco su moño. Bailey vio sus mangas, la blusa le quedaba grande…
Luego de eso, le pusieron el jumper. Este era cuadrado en V y llegaba debajo de las rodillas. Se lo puso, coloco los tirantes de este sobre sus hombros y luego abrocho la pollera en su cintura.
Bailley se metio en el, metio los brazos debajo de los tirantes y se apretó el botón de la pollera. Esta le llegaba hasta debajo de las rodillas. Sumado a eso, y por su pequeña compostura, todo el uniforme le quedaba grande. Excepto sus calzones. Esto escondia cualquier curva que ella pueda tener.
- Mira. Ese look desagradable que traías de la calle al fin desaparecio. Ahora finalmente te ves acorde a tu edad.  Y al fin te quitaste ese horrible maquillaje. No quiero volverte a ver asi. Dejame peinarte. – Dijo y comenzó a cepillarle el pelo. Con su nuevo uniforme puesto, Bailey se veía como la niña que realmente era. Este seria un año de castidad y educación para ella. Seria como ser una nña otra vez y su dorm mom quería enfatizar eso. Las hebillas, tenían pegadas dos listones del color del uniforme. Su dorm mom ajusto su cabello en dos colitas, junto a varios tirones de pelo. Finalmente, Bailey ya estaba lista. Sus ojos azules, el aniñado uniforme que le quedaba un poco grande, su tez blanca que hacia que sus mejillas tengan un leve coloración, y unas pequeñas pecas en su nariz, y su pequeña contextura sumada a la gracia de su edad, hacían que la imagen de la chica callejera halla desaparecido completamente. En su lugar, habia niñita deseosa de aprender y ser educada.
Bailey, estaba demasiado nerviosa y asustada para poder oponer resistencia. Se sentia extraña sin lugar a dudas, como si estuviera en un sueño o en otra dimensión.
- Ya estas lista. Ahora iremos a ver al Dean. Pero antes déjame recordarte. En RSI creemos firmemente en el castigo corporal. Cualquier desvio del código de conducta, cualquier regla quebrantada se resolverá con una buena nalgueada. Es hora de que aprenda las poses qu deberá ejecutar inmediatamente apenas se las ordenen.
- Si Madam. – Respondio Brailey parpadeando e impactada. Con su nuevo uniforme recién estrenado, Bailley se sentia dinminuta en frente de la autoritaria mujer.
- Cuando se te diga UP! Estiraras tu mano con la palma hacia adelante.
Bailey obedecio dudosa.
- Cuando se te diga Bend Over, tomaras tus rodillas. Hazlo. –
Bailey obedecio y la mujer saco su palmeta y la apoyo en su trasero.
- Este consejo recuérdalo bien, Si vas a ser castigada no hagas un escandalo. Eso hara la diferencia entre no sentarte en 3 dias a no sentarte en una semana.
- S-Si madam…- Respondio Bailey aterrada, sintiendo su corazón a punto de explotar.
- Finalmente, Time out!
- Si madam. – contesto nerviosa.
- Arrodillate y pon tus brazos entrelazados en tu espalda.
Bailley obedecio resignada,  dejando los uniformes en un estante. Al hacerlo sintio sus rodillas tocar el suelo enfriado por el aire acondicionado. Puso sus brazos en la posición ordenada y rápidamente sintió incomodidad.
- En cinturón hay una pequeña alarma que se activara apenas detecte que te intentas ir del instituto. En caso de que esto suceda, adoptaras esta posición al instante. De pie, y marchemos.
La jovencita se puso de pie, y sacudió sus rodillas.
Salieron de enfermería y del pasillo salieron a una gran sala de estar. Varias chicas se encontraban leyendo tranquilamente. Esta sala tenia una escalera y además daba a 4 habitaciones. La sala del Dean, Detencion, una sala de estudio y una aula en común. La aula y la sala de estudio tenían una ventana que daba afuera. La del dean no tenia ventanas, la de detención en cambio tenia ventanas del lado de la sala y vista hacia afuera. Mientras lo hacían, Bailley se sentia muy tonta en su nuevo uniforme. Siempre habia sido una chica sexy y de colegio caro. Y nunca habia usado uniforme. La única razon por la cual no pudo aprobar el año fue por vivir de fiesta en fiesta, rodeada de chicos debido a su belleza. Ella disfrutaba eso y activamente buscaba provocar hombres. No tuvo problemas en cambiar sexo por dinero. El dinero era una propina, ella quería el sexo. Su único problema fue meterse con los hombres equivocados. O al menos eso ella pensaba eso. ¿Qué tiene de malo un poco de sexo?
Era un dia nublado y fresco, raro en esta época de calor. Bailey podia ver el dia nublado a travez de los grandes ventanales en la sala de edtudio. Al llegar al dean, la puerta estaba abierta, y habia varios bancos, con una jovencita rubia esperando nerviosa a la salida. Aterrada, Bailey vio a una peliroja, una morochita, y una un poco rellenita de cabello oscuro.
Las 3, completamente desnudas, arrodilladas, y con las manos en su cabeza, mirando a la pared. Bailey apretó los dientes al ver sus traseros, exhibiendo colores rojo azul y blanco. Entraron al Dean, y Bailey quedo paralizada.
El lugar estaba lleno de instrumentos de castigos colgados notoriamente a la vista. Varas, Canes, Fustas, Cinturones, Palmetas y paletas. Bailey se sento, y su Dorm mom se sento al lado de ella. El dean lo vio, e intento mantener su seriedad. Pero la ternura de la jovencita le arranco una sonrisa por dentro.
- Ella es la nueva señor.
- Bailey. Yo soy el Dean. Aquí se corrige cualquier falta grave a nuestras reglas. Se te entregara tu Hand book. – Dijo el señor y le dio un pequeño librito.
- Aquí están detalladas sus reglas y el código de conducta. Por su bien, lealo y memorizelo. La mas minima falta será inmediatamente corregida. Tambien haremos informes anuales aquí.
Mientras la jovencita esperaba firmemente, el hombre continuaba detallando acerca de su comportamiento esperado. Le menciono además, que será despertada a las 4 y deberá irse a dormir a las 20 pm. Finalmente, fue despedida. Caminaron un poco mas mientras la dorm mom explicaba.
- Aquel cuarto es la sala de estudio. Ahí se le da un trato mas personal a quienes tienen problemas con el estudio. Aquel es el aula de clase. No son muchas pupilas aquí, son 20, ahí iran a tener clases generales. Hasta no saber tu nivel, iras a la sala de estudio, luego te uniras a las clases junto a las demás. Y ese cuarto. – dijo refiriéndose a uno con grandes ventanas – es detención. Miss Burns se asegurara de que no quieras volver a ir en caso de que te toque hacerlo. – explico.
Mientras iban a subir, Bailey diviso 3 puertas mas que daban al comedor, al estacionamiento y al patio de gimnasia.
- Afuera hay lavaderos donde deberas lavar tu ropa. Se espera una higiene impecable. –
Subieron las escaleras, este lugar estaba lleno de habitaciones. Tenia un par de salas de estar. Bailey pudo ver a muchas compañeras. Era un lugar muy tranquilo, demasiado tranquilo. Todas se las veía con un libro en la mano y en silencio. Si hablaban, lo hacían mientras compartían algún libro o tarea. Pero Bailey, podia reconocer con facilidad que además, muchas estaban muy adoloridas.
Como ya mencione anteriormente, Bailey en su infancia era muy traviesa. Y ante cada travesura, el padre le dejaba el trasero rojo a cepillazos. Esto se repetia una y otra vez, ya que Bailey no dejaba de curiosear y meterse en problemas. Bailey recuerda perfectamente lo mucho que duele una buena nalgueada, y lo que se sentia viajar en el autobús escolar, justo después de una buena cepillada y que sus compañeros se burlen de ella. Por eso, no dudaba en burlarse de quienes eran castigados también. Gracias a eso Bailey podia reconocer los mismos gestos que ella misma hacia cuando habia sido castigada.  Bailey sin embargo debía reconocer que el lugar era muchísimo mejor de lo que podría llegar a ser una prisión. Llegaron a la habitacion y Bailey puso la larga pila sobre la cama.  La dorm mom entonces le dijo: Aquí será tu habitacion. Acomodate. Pronto conoceras a mi asistente Kailey, ella es una alumna modelo y se ofrecio a supervisar el orden de todas las habitaciones. Con 20 pupilas traviesas siempre es muy difícil conservar la paz en este lugar. A las 7 te debes presentar en la sala de estudio. Le sugiero leer su handbook y presentarse en ese lugar a tiempo. La dorm mom luego de eso cerro la puerta.
“Al fin sola…” pensó Bailey. Realmente el lugar era muchísimo mas comodo que una prisión. Tenia su propia habitacion y todo. Igual este contaba de cosas muy básicas. Closet, una mesita de luz, una cama, un banco al lado de la cama y una puerta que daba al baño. Pero lo mas impactante sin lugar a duras era la paleta que colgaba a la espera de ser usada en su trasero. Bailey la vio atemorizada. Solo recordaba nalgueadas de pequeña, casi siempre con la mano o con el temido cepillo de papa. Ella lo tenia como un recuerdo infantil… mas que nada, por que apenas llego a la pubertad su padre se sintió incomodo al seguir castigándola asi. Recordaba definitivamente lo MUCHO que dolia. De solo recordar, ya sentia la sensación en su cola del dolor horrible y punzante. Tomo la paleta y la sintió ligeramente pesada. ¿Cómo la usaran? Recordo a las chicas desnudas. “Este lugar esl infierno…” pensó. Decidio distraerse y guardar su ropa en el Ropero, devolviéndola a su lugar. Varios pares de medias, calzones, el uniforme de gimnasia y…. un horrible mameluco amarillo con rombitos rosas. Bailey lo levanto espantada. Parece que querían anular toda su sexualidad. ¿Acaso lo único que iba a tener era ropa gigante y holgada? No usaba uno de esos desde los 10 años.  Y ahí recordó su cinturón de castidad. Titubeante levanto su larga falda, y tomando el elástico por la cintura los bajo con cierta dificultad. La tela era un poco gruesa, y el elástico la tenia bastante apretada por lo cual lo hacia con cierta dificultad. Al terminar, vio su cinturón de castidad. Estiro un poco las piernas para hacerlo. Intento atrapar su larga falda en su jumper, para poder revisarse con mas comodidad. Intento moverlo y se dio cuenta de lo pegado a su piel que estaba. Estaba realmente firme y no podia hacer que se mueva en lo absoluto. Al haber sido puedo en una posición tan estirada, la piel se movia alrededor de su movimiento y no al reves. Llevo los dedos a su vagina y,… - AY! – exclamo Bailey tomando su dedo. Lo chupo, y luego se los froto rápidamente. Era liviano y pequeño, y era fácil olvidarse de que lo tenia puesto. En todo este tiempo lo habia usado con la mas amplia comodidad. Y sin embargo debia recordar que lo estaba usando. Se subio la bombacha con un poco de incomodidad, y luego intento tocarse nuevamente. “Es muy puntiagudo..” pensó. Intento hacer lo mismo con su ano, pero no llego gracias a su bombacha y no quería pincharse de nuevo. “¿Cómo voy a hacer para ir al baño?” pensó preocupada. “Definivamente voy a estar encerrada aquí sin sexo?? “ pensó aterrada. Intentando pensar en otra cosa, continuo guardando su ropa, hasta que vio que tenia una versión marga corta de su camisa. “Ya me preocupaba pasar todo enero en esta ropa… Ya estoy empezando a sentir un poco de calor y son las 7.” Pensó Bayley. Vio un chaleco rojo también, y una versión corta de su largo jumper. “Es casi como una mini falda” pensó Bailey. “Que suerte, iba a ser imposible aguantar el calor asi cuando hayan 35 grados…” Y en ese momento, llego KAiley.
- Hola señorita, ud es la nueva no? Kailey.
Bailey vio a una chica de 21 años alta y atractiva. Tenia el pelo corto y su uniforme era claramente diferente. Llevaba una falda cuadrille, una camisa blanca mangas cortas y un liston en su cuello. Su camisa era de cuello recto, y esta se veía por debajo de su chaleco rojo. Tenia una apariencia mas sexy que la otras, justificada por el horrible calor que hacia. Sin embargo Bailey podia ver que era colega suya en la profesión mas vieja del mundo.
Lo que Bailey no sabia era que kailey era además, la asistente de la dorm mom que habían puesto como supervisora de las pupilas. Kailey era una alumna que ya llevaba mas de un año. Pero de alguna u otra forma estiraba su condena. La razon de esto era simple, disfrutaba estar ahí. Quiza, los otros lo sabían. Kailey era claramente sadica, confinada al celibato, expresaba su sexualidad dándole severas palizas a sus compañeras, o delatándolas y verlas siendo castigadas. Debia permanecer un año mas al menos y alguna diversión además de leer debia tener. Ella tenia 20 años y Bailey no habia fallado en sus prejuicios.
Kailey al ver a Bailey no lo podia creer.  La dorm mom disfrutaba aniñar a las pupilas el primer dia, como recordatorio de que ahora su vida anterior estaba atrás y ellas eran pupilas cuyo único objetivo debia ser estudiar. Sin embargo, ella se habia enterado del expediente de ella. No podia creer que una ex prosituta se vea ahora tan tierna e indefensa.
- Hola linda. Ay, no puedo creer que seas tan tierna. ¿te sonrojaste?
- Mi cara es asi. -Respondio Bailey molesta.
- ¿tu cara es asi? Soy la asistente de la dorm mom. Apenas te conozco y me faltas el respeto? – Dijo la chica.
- L-Lo siento mucho. – dijo pero la jovencita decidida la tomo de su muñeca. Se sento en el pequeño banco y levanto su pollera. Bajo rápidamente su calzon de un tiron y luego comenzó a nalguearla fuertemente. Bailey, humillada, intento quedarse quieta. Los recuerdos de su infancia, de ella pataleando y llorando hasta quedarse sin aire. De tardar media hora en dejar de llorar y luego terminar con hipo. Todo eso lo recordaba mientras calentaban su cola.
- L-Lo siento… Yo no lo sabia. – suplico Bailey e intento quedarse quieta. Lo logro, pero no pudo evitar gemir una y otra vez durante todo el castigo.
- De pie. – Dijo la mujer. Bailey obedecio, y la chica comprobó que Bailey tenia razon. Su cara ahora estaba bien roja, y se veía muy agitada. Realmente ella siempre lleva un color natural en sus mejillas. Sin importarle, y sastisfecha por haberse presentado Kailey comento:  Arreglate el uniforme, ni se te ocurra ir a clase asi. Y subete esos ridiculos calzones. – Ordeno. –
“A-Acaso ella no los usa?” protesto quejosa para sus adentros obedeciendo. El calzon, se deslizo por la piel generando un fuerte escozor.
- Lee tu handbook asi evitaras cometer errores como este. Y déjame darte una pista, asi no haras enojar a la dorm mom también. Dejate el uniforme y el pelo asi, tal como esta. Despues de todo va con tu personalidad. – Contesto la mujer sobrevia y se fue.

“Grrr… que bronca!!” protesto Bailey sobándose. Vio de reojo la inmensa paleta y pensó: “Que suerte que no la uso… Mejor me pongo a leer ese handbook….”










Les gusto? Espero que les haya gustado la vuelta de tuerca que mande. Es para que no quede tan parecido a SF. Bueno, me despido por un tiempo. Tengo que dejar de escribir tanto sobre colegialas estudiando en enero, y ponerme a estudiar para mis finales de febrero. Encima son RE dificiles. Asi que no subire en un tiempito. Disfruten y comenten :D Bye!

martes, 9 de enero de 2018

Saint Francis 2 cap 8. Burning under regulation knickers part 3 (final)

El final del peor dia en la vida de Malena. (y... pensamientos varios)


El bonete era relativamente grande, pero blanco y liso. A pesar del piolín, se balanceaba en mi cabeza. Debia sostener mi falda con mi mano libre, exponiendo mi pobre y adolorido trasero. A veces quería sobarme, pero las chicas estaban abusivas. Y las monjas también. Cuando dejaba de escribir líneas, un reglazo caia rápidamente en mis muslos. Daba un salto, pegaba un grito y escribia rápidamente mis líneas mientras escuchaba a las chicas reírse y burlarse. Sonrojada, no me animaba a decir ni una palabra, lo único que quería era llegar a mi habitacion, acostarme boca abajo y dormir.  Pero era apenas mi primer detención, y me faltaba llenar dos pizarrones mas y terminar mi trabajo. Alrededor de detención suelen haber algunas supervisoras que evitan que las chicas se abulten demasiado. Era muy fácil vernos a través de los ventanales, y estábamos ahí prácticamente para ser humilladas. El ridículo bonete, mis calzones a la vista, mis muslos rojos, y yo escribiendo líneas, ahí para la burlas de aquellas que no debian someterse a tan horrible castigo. La curiosidad solia atraer a mas de una…. Pero por suerte, las supervisoras espantaban a quienes se pasaban de listas. O sencillamente castigaban. El humillante espectáculo debía observarse en silencio. Sabia que no habia nada de silencio en sus miradas, de esto también se enteraría toda la escuela. Mas con mi nombre y curso arriba de mis muslos rojos. Mientras escribia, sin embargo, escuchaba como mis compañeras pasaban por mi mismo predicamente. Las pupilas lloraban al compas de la vara correctiva, y para diversión de sus espectadoras. No era una diversión obvia, una risa exagerada podría convertirlas fácilmente en la próxima victima. Era una diversión sutil. Todo esto, también me distraía a mi, quien de vez en cuando volteaba curiosamente a ver que pasaba. Pero tampoco yo podia escapar de los azotes. La monja petisita parecía obsecionada con el orden. “Al fin termine…” pensé.
L azaro, a su asiento. – Me ordenaron, y me abotonaron el jumper asi la falda se quedaba levantada sin que yo deba sostenerla.
Al sentarme, abro mi lap, la apoyo, e inmediatamente veo un mensaje.
- Lazaro, ya estas lista? Empeza a hacer la introducción y conclusión yo ya hice mi parte.
Era Camila, quien estaba al lado mio, usando bonete y enfadada. La vi y ella me vio de reojo, con sus ojos fijos en la notebook.
PAF!
- AY!!
- Nada de distraerse jovencita.
- S-Si, lo siento!!!- Exclame. Risa, y nuevamente, los ojos fijos en la notebook.
- No me veas, solo mira el chat. Las de detención están tan locas como Stingmore y la directora. Hasta que no hagas tu parte, no podremos salir de aca. Por favor apurate…
“Que educada …” pensé.
- Pero, ¿vos no tenias que pasar a escribir líneas también? 
- Ya lo hice en la detención a la que no fuiste. Apurate porfa.
Todo mi peso, caia en mis pobres muslos adoloridos. Asi, y usando un ridículo y llamativo bonete, ¿Cómo se suponía que debía concentrarme?
Facil , si quitaba los ojos de la notebook, una nalgada y risas me obligaban a enfocarme.
“Esto es mucho mas difícil de lo que creía!!!” pensé viendo el trabajo.
Estube hasta la ultima clase en detención. Camila realmente me odiaba luego de eso… Y lo peor, todo el dia fui perseguida por chistecitos idiotas.
- Lazaro, ¿Qué pasa que no puede sentarse bien? Acaso tiene hormigas en la cola? – Comento una maestra, mientras yo intentaba sentarme esquivano la parte hinchada en el centro de mi cola. Me sonroje, y no me anime a responder, mientras mis compañeras reian.
- Bueno Lazaro, le hice una pregunta… Si no tiene hormigas, entonces siéntese correctamente…
El dolor no parecía disminuir luego de la nalgueada, todo lo contrario. Caminar me dolia, pararme me dolia, sentarme me dolia, era un dolor constante e insoportable. Finalmente pude liberarme del trabajo y de detención. Pero muy tarde, y comi tarde (ya que l franja mas grande de detencion es en horario de comida). Mientras comia, vi a Camilla con mis mismas dificultades para sentarse. De ser posible, la verdad comería parada…
“Mi tortura ya casi termina… Tengo todo, solo falta ir a la sala de estudio. Ahí al menos, los asientos tienen almohadón…” pensé, pero llegue ahí y… no habia nadie. Y ahí me di cuenta. “Mierda, mierda, mierda, no otra vez!!” proteste para mis adentros mientras me echaba a correr. “Me olvide de mis clases de gimnasia!!”.
Si, los lunes las tenemos en vez de la sala de estudio. Por suerte, la sala de estudio esta al lado de las habitaciones. Tome mi uniforme, y corri rápidamente hacia el campo de gimnasia. ME desnude, me puse el short de gimnasia, mi chomba, zapatillas y medias. Ya lista, me mire la cola “Asi voy a hacer gimnasia…. ?!Apenas puedo caminar sin que me duela…Al menos las marcas en mis muslos ya no se notan… Pero mi cola ahora duele aun mas gracias a las viejas de detención…”
Rapidamente reconoci a mi grupo y a mi maestra y me acerque hacia ellas. Ellas, elongaban y hacían ejercicios.
- Buenas Tardes Lazaro. – Dijo y las chicas se rieron levemente.
- L-Lo siento Señora yo…
- A pesar de las visitas a Direccion y Detencion usted encima se anima a llegar tarde. ¿No tiene llenadero no, señorita Lazaro?
Me quede cabisbaja. – Es que crei que hoy teníamos sala de estudio. –
- Chicas, juguen un partido.
- Puede ser de Volley?
- Como ustedes prefieran, lazaro y yo nos quedaremos haciendo ejercicios de castigo. Lazaro, preparese, la pondre al corriente del grupo. Ahora a trotar vamos.
- Si, Gracias. – dije y comencé a trotar. “Algo de entrenamiento no me molesta…” pensé hasta que corrió a la par mia y me dio un azote con la vara correctiva.
- AY!- exclame saltando y tomando mi cola. Sin fuerzas para rebelarme, corri mas rápido. Ella con facilidad siguió mi ritmo y PAF! –
- Ayyy…. Nooo por favor, duelee!! – Exclame corriendo mas fuerte y tomando mi cola.
- Vos creías que llegar tarde a mi clase era fácil no?
- Por favor, por favor, no mas. Hago todos los que quiera pero no mas!- Suplique. Las chicas, comenzaron a reírse mientras corria. Hasta veía un par imitarme. Por mas que me quisiera enfurecer sin embargo, ya estaba vencida.
- Te duele tu cola de venir de Direccion? Ahora vas a insultarme a mi? Te faltan 10 vueltas señorita. Y esto es solo el calentamiento.
Corrimos,  elongue, hice flexiones, y como 50 variedades de ejercicios. En cada uno, me llevaba al máximo y con azotes en el traste, me obligaba a hacer mas de los que podia aguantar.
- Por favor duele mucho…
- Si doliera tanto como dices, seguramente no te animarías a llegar tarde a mi clase. 10 flexiones mas.
Al final…. Me dolían todos los musculos de mi cuerpo Y mi pobre colita. Sali sobándome con ambas manos, y me cambie a mi uniforme. Por que ya saben… “un uniforme para cada lugar” y no quería arriesgarme a mas advertencias. Y hablando de eso, revise el cel …. Aun tenia 5 advertencias!!
“¿ pero no habia cumplido dos??” me pregunte. “cierto… nunca le agradeci a la vieja esa puta de mierda… Gracias por dejarme el culo como un tomate… Arghhhh tengo tanta bronca y duele tanto!!!” Pense mientras caminaba tomándome la cola. Las chicas me miraban y se me reian… pero que mierda me importa. “Necesito fumar porro.... o cigarrilos al menos.... Estoy muy alterada… Hace dos semanas que no pruebo ni pitada… debe haber una tuca en este lugar de mierda en algún lado!!! No puede ser que yo sola fume.”
Sali al patio y me puse a buscar una por todos lados. Si, asi de desesperada. Senti una nalgada y escuche: Cola de algodón!!
- Ay! – Proteste y una chica con school dress y dos Trenzas altas salio corriendo. “Sera esa estupida gemela de vuelta? Que significara esa boludez??”
Continue buscando desesperada, hasta que sentí otra nalgada.
- AY!!-
- Cola de algodón! Jajaja!!-
Voltee a ver, y era la boba de Rhonda en su school dress.
- T-TE voy a degollar!!-
Asustada dio un paso hacia atrás y dijo: N-No me vas a pegar solo por eso. Lo hacemos todas. Es “cola de algodón”.
- Que es eso?
- Cuando alguien se le ve la bombacha, le das un chirlo en donde se le ve y le decis “cola de algodón!!” Es mas divertido cuando alguien esta muy adolorida. Como vos! – Dijo bromeando.
- Grrr… No me importa, te voy a matar igual!!
Asustada, se alejo unos pasos mas y dijo: S-Si me pegas, toda la escuela se va a enterar que además de insultar pegas. Pero… si a mi se me ve la bombacha podes hacerme lo mismo y no me puedo quejar. Es regla. Aparte yo no pego TAN fuerte, sos una exagerada.
Intente tranquilizarme, y resignada, suspire: …. Me duele mucho boluda…- dije tomando mi cola con ambas manos.
- Bueno. – dijo poniendo las manos en la cintura. – Estando aca afuera sin tu school dress o uniforme de ocio y con 5 advertencias es pedir a gritos otro castigo. Mejor vamos hacia adentro. ¿A cual supervisora insultaste?
- A stingmore… Ayyy… duele mucho, no puedo dejar de sobarme!!- Proteste.
- A stingmore??? Te agarro Stingmore con 5 advertencias??- Pregunto asombrada.
Asenti con la cabeza y ella insistió: Y luego de eso fuiste a dirección?? Vaya, si que te hicieron un shortcito rojo. – rio.
- Shortcito rojo?
- Es cuando te dejan desde aca. – dijo señalando su cadera – Hasta aca- Señalando sus muslos. – Rojo, rojo!!- explico. Se inclino un poco para ver mi cola, cosa que no le costo. En verdad no dejaba de sobarme.
- En tu caso es mas bien un calzon rojo. Mostrame!! Quiero ver!! Ya le mostraste a una Dorm Mom?
- No… incluso debería ir a enfermería.
- Ves, esa es buena idea! No, primero mostrame a mi.
- No, no jodas Rhonda, estas loca..
- Dale, mostrame!!- Dijo colgándose de mi brazo.
- Nos nalguean en este lugar de…. – dije y suspire…. – Todos los días…
- Pero no todos los días una va a dirección, y luego de pasar por stingmore!! Debes tener todo morado… Ay, que feo…. Dejame ver!
- BASTA RHONDA!! …. No ves que me siento mal?
- entonces anda a enfermería!
- No voy a caminar por todo el colegio en mameluco rosa que no tapa nada… Ya se rieron bastante de mi hoy. A enfermería solo podes ir en pijama, no es asi.
- Si. Pero podes ir antes de que vayamos todas a dormir.
Eso hice. Despues de intentar cenar muy incómodamente sentada, me cambie a mi pijama y tapándome la cola, fui a enfermería. Mi cola dolia tanto que casi no comi para poder dejar de estar sentada. Finalmente llegue a enfermería, y habia varias chicas recostadas boca abajo en pijama. El lugar estaba pensado para que apenas llegues lo hagas. Elegi una cama al azar y me acosté, viendo hacia un televisor.
Al rato llego una chica bajita,  y con cara de bebe, muriéndose del dolor y tomando su cola con ambas manos.
- ay… ayyy….ayyyyy…- Protestaba y torpemente, se acostó boca abajo en la camilla. Inmediatamente se nos acerco una enfermera, y comenzo a revisarla a ella.
- A ver nena… A ver como estas…- Dijo desabotonándole la camilla. – Valla… Esto se ve feo. Esto fueron 3 paletazos sobre el uniforme por llegar tarde repetidas veces no?
- Si… ayyyy…Ayyy… -
- Tranquila. Tenes una cola demasiado chiquita y sensible. Te han de volver loca con la vara correctiva tus dorm moms no es asi chiquitita? – Bromeo la enfermera. La chica se sonrojo hasta ponerse rosa como su pijama. Tomo un pequeño botiquín y saco un supositorio. La chica apretó las sabanas y la mujer dijo: Vamos, esto empapara tu flujo sanguíneo…. Es por tu bien.
Abrio sus nalgas, e intento insertarlo. ME tape los ojos cuando lo hizo, por vergüenza ajena. “A mi también me lo ira a hacer?” me pregunte.
Ah…
Escuche, y supuse que finalmente ya le pusieron el supositorio.
- ah!!! Ayy!! – La escuche quejarse, mientras que la enfermera le pasaba alcohol puro por las zonas violáceas.
- Tranquila, prevendremos todo tipo de moretones. – Dijo con serenidad. Tomo unas curitas, unas gasas, y comenzó a curar cada pequeña herida, poniéndole una sustancia marron, y luego tapándola con una curita o una gasa.
- Usaras esto un dia y te lo podras quitar. Se que da vergüenza que te vean con la cola llena de vendajes pero asi no te quedara ninguna cicatriz. Por haberte portado bien, te dejare un regalo mientras descansas.
Tomo un pañuelo frio, y lo puso sobre el trasero de la chica, quien hizo un gesto de alivio y se desplomo en su camilla.
- Crecer es un camino muy difícil, ¿no pequeñita? Ahora te traeré un te. Ve dibujitos. – Dijo y cambio del noticiero a unas caricaturas. Luego de eso se acerco a mi.
- Asi que aquí esta la famosa Malena Lazaro.
“Genial…” pensé. Desabotono mi mameluco e intente estar en mi mejor comportamiento.
- Valla… tienes un trasero muy prominente para ser tan flaquita. –
- Gracias..- Conteste presumida.
- Y muy trabajado. – Dijo apretando mis muslos. – Ay…- me queje mientras lo hacia, el mas minimo roze me hacia arder.
- Has hecho algún deporte antes? –
- Volley… y me gusta andar en bicicleta.
- Valla, muy bien, continua esforzándote. – Dijo, me dio una palmada y me abotono. – Posees una moderada irritación en todo el trasero con una importante inflamación en el centro. Se lo informare a tu dorm mom. -
- Y-Ya esta? No me va a dar ningún calmante?
- Tienes una cola muy resistente. Podrias visitar dos veces mas a dirección sin ningún problema.
- Pero a ella le dieron 3! Y hasta le vas a hacer un te!! A mi me dieron 9, mas lo que me hizo Stingmore y…
- A ver, aclaremos algo jovencita. – Dijo la enfermera. – Mi trabajo no es aliviar las consecuencias de tus actos. Mi trabajo es que tu cola este sana y saludable, y pueda continuar recibiendo castigos. Ya que creeme, jovencitas que se creen que se las saben todas como vos pasaran por esto una y otra vez durante la cursada. No todas las pieles son iguales. La de ella no soporta mas de 3 azotes. La tuya es muy resistente. Y eso es lo que me basta saber. Ahora ya puedes retirarte.
- P-Pero me duele mucho! – Insisti. – No tiene aunque sea..- No tiene algo por favor que me ayude a que no duela tanto...?
- Mm… Yo le recomiendo…. Portarse bien e ir al rincón solamente. Agradece que puedes elegir tus advertencias. Ya retírate. –
- Quien es esta mocosa que grita tanto?
- Una pupila que insulto a Stingmore, y le dejaron la cola hirviendo. Quiere que la salve de su castigo…. -
Grrr… Sali dando pisotones. “Mierda!! Esto es tan injusto!! Este es el peor dia de mi vida!! “
Volvi a mi habitacion y todas se me vinieron encima.
 - En verdad te azoto stingmore y luego fuiste a dirección? Eso tiene que doler!!
- Eso si que es un Shortcito rojo!!
- Dejanos ver!!- dijo una, colgándose de la parte trasera de mi mameluco. Enfadada proteste: NO! DEJENME EN PAZ!!
Y adivinen que paso, justo entraron las dorm mom.
- Lazaro, acompáñeme afuera.
- Uhhhh… alguien va a dormir boca abajo.
- Jajajja
- A ustedes dos les toca un informe. A ver si asi comienzan a portarse mejor. La próxima van a dirección también. Lazaro, vamos. – Dijo estirándome la mano. Resignada, camine junto a ella. Asustada, empece a lagrimear. Madre Fernandez podia ser buena… pero también podia ser muy estricta si la hacían enojar.
- Ay lazaro…- Dijo ella, notando que empece a llorar. Voltee y dije: N-No le importa.
“Tonta!! Te van a dar otra vez!!” me dije a mi misma. – Y-Ya castígueme y listo..- Insisti.
- Eso hare Lazaro. – Dijo, y me obligo a arrodillarme en un rincón.
- Pasaras tus 5 advertencias aquí. Te estare observando. Luego de eso inmediatamente a la cama. Necesitas tranquilizarte lazaro. Mañana será un mejor dia, ya lo veras. –
Suspire y apoye mi cabeza contra la pared.
- Derechita lazaro. Luego podrá ir a dormir. Piense en lo que hizo. –

“Que dia de mierda… solo faltan 25 minutos Malena…” pensé.

domingo, 7 de enero de 2018

Saint Francis 2, cap 7. Burning under regulation knickers part 2.

 “Y asi fue como termine aquí.”pensé viendo el cartel en la fila de alumnas que esperaba entrar a direccion. “Ay… me duele estar sentada… y ahora con la directora…” pensé. La chica que estaba aterrada al lado mio tubo que entrar. “Es re injusto que tenga que pasar por esto…. Esa vieja puta de Stingmore lo hace a propósito. Por algo Rhonda la odia…” proteste. Mientras veía las chicas entrar de a una, escuchaba los azotes y las veía salir llorando, pensaba preocupada. “Que me iran a hacer…” Ya dije, la fama de Saint Francis es…… “Esto es una mierda!!!” proteste, mientras esperaba. “Se ira a enterar mi papa…” pensé sintiendo un poco de culpa. “Todo por culpa de esa…. Puta de ….. Stingmore…” me excuse. Pero …. Despues de todo, mi papa realizo un gran esfuerzo para que yo entre aquí. Es una escuela muy cara. Y en dos semanas yo ya en dirección. No quiero preocuparlo… Pero mientras veía salir chicas llorando y tomando sus colas, mi preocupación se volvió otra. “Que me iran a hacer… seguro otra advertencia … con esas odiosas varas correctivas……. ¿se ira a enterar mi novio? Ay, no, seguro lo anuncian como cuando fui al rincón!! Mierda… debería borrarlo de Facebook!!!” pensé, pero vi a Rams, estaba furiosa… y no me anime a sacar mi celular. Suspire de vuelta y apoye la cara en mi mejilla. “Seguro se van a enterar todos…. Esto va a ser genial…” Proteste. Las advertencias no eran realmente la gran cosa. Tenias muchas opciones para evitar un castigo, entre elegir rincón a cambiar las advertencias con puntos, cosa que la mayoría hacia. Otras optaban por recibir una advertencia con su Dorm mom. Y bueno…. Casos raros como camila. Pero ir a Direccion, por lo que entendí durante estas dos semanas, era por una falta mas grave. Y cuando eso sucedia, tus opciones se acababan, eras castigada como una niñita pequeña. Viendo a todas salir llorando pensé: “Estas deben ser niñitas lloronas… No creo que vaya a ser peor que lo que me hizo esa hija de puta de Stingmore…” pensé. Sin embargo, la preocupación volvia una y otra vez a mi. La chica nerviosa de al lado mio, entro a la dirección, y ya era mi turno. Senti mi corazón latir a prisa y pensé: “Mierda… ya me toca…… Por que esta escuela de mierda no prohíbe los castigos corporales todavía…? Por que es tan anticuada… Es la única escuela que aun lo hace en todo Rhezo Angele!! …. Mi novio se va a poner infumable ahora…” Proteste. “Como será una paleta…?” me pregunte. “Hasta ahora solo vi esas reglitas… no duelen tanto, solo la hija de puta de Stingmore es maldita con ella”… pensé.
 A los minutos, la chica nerviosa salio llorando manantiales y tomando su cola con ambas manos. Senti mi corazón reventarse al verla voltear e irse, sus muslos estaban rojo fuego. Tomandome de la oreja, Rams me obligo a entrar.
La imagen era shoqueante. La directora estanford, sentada detrás de su escritorio. En la pared de atrás habia dos chicas arrodilladas en el piso, exhibiendo sus traseros, y con libros en su cabeza y en sus manos. Eran exactamente idénticas y sus trenzas… Bueno, las usaban desde la cabeza, como si fueran colitas altas. Ni idea como hacen para ponerse la boina asi. Sus muslos, también estaban bien rojos. Y eran idénticas. Creo que las conozco de algún lado. Me llamaba la atención lo perfecta de su pose, y como de vez en cuando se escuchaba un pitido. Sobre ellas, y detrás de Stanford, habia colgados 3 paddles.
Entramos, y ambas hicimos una reverencia. Rams me dejo en donde estaba y se acerco rápidamente a Stanford. Saco su Tablet, y dijo: Mire…
Creo que estaba señalando mi perfil. En ese momento solo me podia concentrar en los paddles. No eran de adorno para nada. Esta colgados en la pared, listos para ser usados. Capaz alguno ya fue usado en las gemelas. “Espero que el mas chico… ¿y cual ira a usar en mi? “ pensé. El mas pequeño era liviano, pero mas amplio que una vara correctiva normal. Y parecía que se usaba con una sola mano.

 El segundo, sin embargo, era de madera dura, y parecía una paleta de helado. Tenia un largo mango para poder ser usado con dos manos. 


El tercero, era una pesadilla y no podia creer que puedan usar algo asi. Era gigante y grueso como el segundo, pero con augeros que filtraban el viento.

 “Usaran eso en verdad??? Yo creo que solo deben usar el primero… aunque… no se ven como si fueran de adorno…” Pense poniéndome muy nerviosa. “Tendre que agacharme como dijo Stanford??”.. Me pregunte… “Por que mierda esta escuela aun tiene estas cosas!!!” Insisti. Finalmente dejaron de hablar y comenzaron.
- Ve? Tiene problemas constantes de conducta. Y ahora encima insulta a una supervisora.
- ¿Qué? Esa vieja pu…. De Stingmore!! Me pego re fuerte!! A todas nos hace lo mismo. Encima me dio 40 seguidos!!! – Proteste molesta. “Que pelotuda que soy, por que no me quedo callada??” pensé. Escuche el extraño pitido activarse nuevamente, y luego, a Stanford responder tranquilamente:
- Vaya Lazaro. Tan energica y rebelde como lo dicen sus informes. La paleta arreglara eso rápidamente.
Trague saliva al escuchar eso, no me iba a salvar de la paleta. Ambas se sonrieron al ver mi reacción de miedo.
- Encima Mentirosa. Stingmore tiene permitido dar 40 azotes con la vara correctiva a quien acumule advertencias. Ademas se suponía que debias estar en detención.
- Si… es que…
- Señorita Lazaro, ¿le comieron la lengua los ratones? – Pregunto Stanford. Trague saliva de vuelta y vi los gigantescos paddles.
- E-Es que… me… olvide…
- No se preocupe Lazaro… Una cola hinchada va a ayudar mucho a su memoria.
“HINCHADA??” pensé. “D-Debe estar exagerando…” pensé y la vi acercarse a las paletas. “Va a tomar la grande?? “
- N-No es justo!! Stingmore me hizo gritar a propósito.
- Mocosita!!- Exclamo rams pero Stanford continuo tranquila. Tomo la paleta pequeña y sentí un gran alivio. Pero a medida que se acercaba y la veía mas de cerca, veía lo dolorosa que debía ser. Media el doble, o el triple que una vara correctiva. Y ERA LA MAS CHICA! Se apoyo en el escritorio y apoyo sus codos.
- Muy bien Señorita Lazaro. Supongamos que usted tiene razon. Le muestra el estado de su epidermis y efectivamente Stingmore, una de nuestras disciplinadoras mas confiables efectivamente abuso de usted. Usted podría enseñar su epidermis a Rams, asi verificamos esto?
“N-No tengo ganas de mostrarle mi culo a estas viejas asquerosas…” pensé callada.
- Lo supuse. Por que le recuerdo. Es tradición entre las Stanfords cursar llevando orgullosas nuestro apellido en nuestros uniformes. Y se perfectamente que una novata como tu, si realmente hubiera recibido un castigo ejemplar, no podría ni tener puestos los calzones del dolor.
Trague saliva nuevamente, apreté las nalgas y sentí una molesta sensación en mi panza.
- Si algo agradesco a esta institución fue las lecciones que aprendi de esos castigos ejemplares. Pero volvamos a usted. Suponiendo que usted tenga razon, Stingmore se abuso de usted. No hubiera sido mejor sencillamente confesárselo a su Dorm mom como una buena pupila, en vez de gritar, insultarla y llegar aquí gritando barbaridades?
Me quede cabisbaja sin saber que decir.
- ¿Sin nada que decir? No se preocupe, ahora la paleta hara que hable y que grite.
Puse una mano sobre mi cola llena de miedo….
- Rams, puede retirarse asi le da un poco de privacidad a la pupila. – contesto.
Rams hizo una reverencia y se retiro.
- Comenzaras clases de etiqueta Lazaro. Asi comenzara tu tortuoso camino para poder conseguir la gracia de una pupila. Camino lleno de puntiagudas espinas pero de preciosas rosas. Una pupila busca la comunión, no la alteridad pequeña. Recuerdalo, y prepárate para aprender una de tus primeras lecciones.
 “Mierda, mierda!!” exclame para mis adentros. Era como un raton paralizado frente a un gato. Ella se acerco a mi, apoyo la mano en mi espalda y me llevo al escritorio.
- Recuestate contra el y apoya tu cara en la mesa.
Lo hice dificultosamente, apoyando toda mi cara en la mesa, junto a mis dos brazos. Desde esa posición podia ver perfectamente a las gemelas castigadas. “Amanda y Annastacia Hastur” pensé leyendo sus calzones. “que?? Son mas grandes que yo? Parecen dos bebes…” pensé viéndola. Note que sus muslos, además de estar rojos como tomates, tenían una curita que a veces se veía cuando se movían, justo debajo de la bombacha en la nalga derecha. Ambas en el mismo exacto lugar.
- Separe esas piernas Lazaro.
Lo intente hacer y luego continuo: Y parece en puntas de pie. Muy bien, en esa posición una pupila debe esperar a ser azotada con el Paddle. Dijo y sentí el paddle apoyarse en mi trasero. Me sentí muy nerviosa…. Pero aliviada. “¡No me levanto la falda! Capaz no sea tan duro como imagine… - pensé, comparándolo con las advertencias-  Ojala no lo sea, aun me arde el trasero luego de la forra de Stingmore.”
- Basandome en lo que hiciste, la cantidad de advertencias que tenes y de informes disciplinarios, 9 dolorosos azotes te enseñaran tu lección… Intentaras enfocarte en mejorar durante cada azote. Para eso NO abandonaras esta posición, y contaras cada azote. Preparada? – Pregunto levantando bien alto la paleta.
- S-Si…- respondi. “Ojala me de sobre la falda… ojala… no quiero llorar aquí…” pensé. Y sentí un fuertísimo y rápido azote caer en mi cola. PAF! Se escuchaba muchísimo menos fuerte que afuera.
- AYYY!!!- Exclame saltando. Abandone mi posición y agachándome tome mi cola. “Duele mucho con falda y todo… ayyyy…” proteste. En el salto deje caer mi gorra. Escuche un fuerte pitido, y volteando a ver a las gemelas, ambas estaban viéndome. Cuando volvieron a ver a la pared, el pitido dejo de sonar. “Y todavía faltan 9?? “ proteste. Sentia todo el dolor, impactar de pronto, como un shot de tekila.
- Lazaro, de vuelta a tu posición.
- Si… Señora Stanford…- Respondi, y a duras penas volvi a ella. “Encima faltan 8…. “
- Uno madam Stanford..- Dijo ordenandome decirlo.
- Uno Madam Stanford… - Respondi resignada.
- No olvides de contarlos o no continuaremos. Suelo dedicar a mis pupilas todo el tiempo necesario hasta que cumplan sus castigos.
Los siguientes azotes, cayeron fuertemente. La paleta impactaba en mi pobre cola a toda velocidad, haciéndome sollozar. Avanzábamos – sin embargo - despacio, a veces me perdia en gritos debido a loo dolorosos que eran los azotes, pero ellano empezaba la cuenta de nuevo, solo esperaba pacientemente a que vuelva a mi posición. El ultimo sin embargo cayo directamente en mis muslos.
- AYYYY!!! – Exclame, y di un salto tomando mi cola con las dos manos y apoyándome en un pie y el otro.
- Duele duelleeee!!- exclame llorando y saltando con los dos pies a la vez. “PIIIIIIII” escuchaba el sonido y vi como las gemelas me veian de reojo. Al hacerlo comenzaron a reírse y los libros de sus cabezas y manos se cayeron.
- Chicas, el castigo empieza desde el principio.
- NOOO!!
- Ya me duelen los brazos.
- Y las rodillas.
- Estamos cansadas!! – Protestaron al unisono. La directora se acerco, las obligo a volver a su posición, coloco los libros en sus manos y cabezas y les dejo una nalgada de recuerdo a cada una. Yo a pesar de sus burlas no podia dejar de sobarme mi pobre cola. Me sentia agotada y llorosa.
- Lazaro. Ven aquí. Debes firmar aquí. – Dijo ordenandome. La obedeci y firme temblorosamente, entre que me sobaba y limpiaba mis lagrimas.
- Y no veo su agradecimiento ni reverencia. – Se quejo.
Aprete los dientes, limpie mis lagrimas e hice una tonta reverencia. – Malena lazaro agradece la disciplina impartida…. aYYY…- Me queje volviendo a tomar mi cola y a dar saltos.
- Puede retirarse lazaro.
- G-Gracias Señora Stanford. – respondi con una obligada reverencia y me converti en otra de las chicas que salen de Direccion, encorvada, llorando y tomando su cola con ambas manos sin pudor. Rapidamente fui al baño, y lave mi cara. “Dios… como duele… y todo por culpa de esa hija de puta de Stingmore…. ¿Tendre tiempo para ir a enfermería? Ya va a ser la próxima clase…” Pense. Baje mi calzon y aproveche para ver mi pobre trasero. “Ayyyy… esta horrible… Y es verdad, esta hinchado!!! ¿¿ahora toda la escuela me va a ver asi??” Me pregunte. Pero al ponerme la bombacha de vuelta, vi que solo el ultimo azote cayo en mis muslos dejándome un color rojo irritado que apenas pasaba el elástico de mi bombacha.
“Q-Que bien pensé…” Las chicas podían llegar a ser muy crueles. Cuando me advirtió Rams me volvieron loca. Decidi no arriesgarme a llegar tarde, y una vez que recobre la compostura me fui a la próxima clase. Cuando llegue, parecía que TODAS de alguna forma sabían lo que me habia pasado. Todas esperaron expectantes a que me siente, y al hacerlo.
- Ow! – dije levemente al apoyar mi cola y me pare. Las chicas re rieron por lo bajo, y me sonroje. Intente sentarme otra vez, pero permanecer sentada era imposible.
- Jajaja, Tenes resortes en la bombacha male?
- Jajajaja!!
- Awwwww, pobrecita, su primer shortcito rojo!!- Bromeo otra.
- Es tan tierna!! Crecen tan rápido! – Continuaron.
- P-Pendejas…- Proteste pero entro justo la maestra. Tenia un monton de bronca y vergüenza. Pero luego de ser castigada por insultar no podia insultar de vuelta. Nos paramos, nos quitamos nuestros sombreros, hicimos la reverencia, saludamos y nos volvimos a sentar.
- Ow!- Dije nuevamente al hacerlo y todas rieron. Intente buscar una posición comoda en el asiento, intentando evitar el centro de la cola, donde tenia mas hinchado.
- Chicas, en silencio, dejen de reírse de Lazaro. – Interrumpio la maestra.
“Vieja estupida… por que piensa que es tan normal que se rian de mi??” me pregunte.
- Estas bien? – Pregunto Rhonda, sentada al lado mio.
- E…Estoy bien…
- Fuiste a dirección no?
No respondi una pregunta tan boluda y me quede callada, por miedo a ser regañada de vuelta.
La clase fue una tortura y solo me podia concentrar en mi cola roja. 



Hice mi mejor esfuerzo sin embargo para poder terminar mi  multiple choice. Me pare y camine por el patio llendo hacia detención. Revise mi celular y habia dos mensajes: “Papa, Novio… Dios… “ proteste para mis adentros. “¿ como saben??” Pense y rápidamente abri mi Facebook.
“ Malena Lazaro has received a Paddling. 9 Spanks. Small paddle. “
Me sonroje viéndolo, y luego vi detención. “No quiero mas problemas…” pensé. Y me dirigi a la fila que esperaba entrar, aun encorvada y sobándome con una mano hasta que sentí una nalgada y una voz infantil decir “Cola de algodón!!”
- Ay!! Que te pasa? – Me queje y volteando a ver, vi que era una chica dinminuta y… “Espera, esas son las gemelas!! O una de ellas… Mira como corre, muestra todo. Es Amy…, donde estará la … aAY!” pensé, y luego la otra aprovecho y me dio otra nalgada.
- Cola de algodón!- Exclamo y ambas salieron corriendo riéndose.
“Que mierda les pasa..” Pense, hasta que fue mi turno de entrar.
- Malena Lazaro. Adeudas un trabajo, y 3 informes disciplinarios. Y parece que vienes de Detencion por…. ¿insultar a una supervisora?
- B-Buenos Dias…- Dije intentando hacer una reverencia, pero la monja gigante me volteo, y me dio nalgada sonora, que me hizo dar un salto. – Ay!- .
La monja petisita, de un salto me puso el bonete, y luego me enviaron a escribir líneas.
- Con la mano izquierda sostienes tu faldas asi muestras a Saint Francis el trasero de una pupila malcriada. Y con la derecha te pones a escribir líneas. YA MISMO SEÑORITA!- Dijo dándome un azote con la vara correctiva en el centro del trasero.
- AY!- Exclame, y rápidamente comencé a escribir líneas.
- C-Cual es la regla 10?

- El Estudio es la prioridad de una pupila. De prisa!- Dijo dándome otro sonoro azote en el centro de la cola. Di otro salto y mientras escuchaba leves risitas comencé a escribir líneas rápidamente. Sentia que mi cola brillaba del dolor, mientras escribia mis líneas e intentaba que el bonete no se caiga. “Dios que dia de mierda…” Proteste para mis adentros. 



Saint Francis 2 capitulo 7!! Burning under regulation knickers Part 1.

- Ya suélteme!! – Proteste intentándome safar. Pero a pesar de tener casi su misma altura era imposible safarse, me llevaba firmemente de la oreja y de un brazo.
- Vas a aprender una buena lección!!- Insistio molesta llevándome rápidamente. Dimos unas vueltas hasta llegar un lugar con un largo banco que daba a una habitacion y un monton de chicas sentadas en fila. Se sento y me hizo sentar de un jalon al lado suyo. Al hacerlo mi pobre trasero cayo directamente sobre la madera.
- Tenga cuidado!!!- Proteste. Sentada, vi un cartel frente a mi que decia: “Piensa en lo que hiciste.”
“¿Qué hice? Nada…!!!” proteste para mis adentros. Mire a la chica al lado mio. Estaba muerta de miedo, tenia su sombrero en la mano y lo apretaba todo el tiempo. De repente escucho un “PAF!!”, gemidos y lagrimas. La chica al lado mio, dio un salto en su lugar al escuchar el azote y el llanto de la chica. Aprete las nalgas y me di cuenta, estaba en Direccion…
¿pero que hice?  “Este va a ser un dia de mieerda…. Y apenas son las 9 am…” proteste para mis adentros.
El fin de semana anterior fue sencillamente genial. Nade hasta cansarme, anduve en bicicleta y jugué lol  con mi equipo. Ademas, los sabados nos permiten quedarnos hasta tarde, escuchando música en la sala de ocio. Pero al igual que antes tenemos la regla de estar en pijama a una hora especifica. Las luces de todo el lugar se habran apagado a las 2. Sin embargo, a oscuras, veía a las chicas reunirse una al lado de la otra, aun en pijama, cerca del balcón. Me acerque a ellas por curiosidad y vi a Camila Eos en el medio.
- Hoy es noche de luna llena, hoy los duendes y fantasmas de esta tierra, cobraran vida en la tierra!!
Las chicas empezaron a murmurar entre ellas.
- Fantasmas?
- Duendes?
- Que miedo!!!
“Que idiotez…” pensé para mis adentros.
- Fantasmas de quien?? – Pregunto una.
- Del cementerio que se encuentra debajo de la escuela boba!!
“HAY UN CEMENTERIO DEBAJO DE LA ESCUELA??” me alarme. Despues de todo esta escuela anda a saber cuantos años tiene.
- Debajo de la escuela no habia un laboratorio secreto? Eso dijiste la semana pasada!! – Exclamo otra, y el resto rio.
- No! No! Yo dije que el purgatorio da a un laboratorio secreto en el sotano donde nos clonan!! Por eso nos obligan a usar trenzas, para que no se den cuenta!!
En el momento que dijo purgatorio, vi a dos chicas hacer el mismo gesto que hace Rhonda. Una de ellas, al hacerlo, se fue rápidamente, como si estuviera ofendida. Viendola mas detenidamente, me di cuenta de que era Rhonda!
¿O por que crees que usamos boinas??
- Por el sol?
- Para leernos la mente!!! – Exclamo y todas rieron.
“Ah… ya entiendo…. Solo tiene demasiada imaginación…”
– Ahora les voy a contar la historia de Hades… La noche de luna llena las almas en pena del cementerio, y de este colegio  vagan por la escuela en busca de compañía eterna….  – Dijo, y empezó a contar casos – según ella- de chicas reales que por una razon u otra murieron en la escuela. Y que según ella sus almas se manifestaban por tal o tal cosa y… demás idioteces.
Asi que la ignore y me fui a dormir….. O al menos eso intente. Soy un poco miedosa… Y capaz, debido a eso, el lunes….
“YA ES TARDE!!” exclame. Me puse de pie inmediatamente, y me di cuenta de que ya eran 6:20 y el chequeo era 6:30. Me vesti y arregle lo mas rápido posible. Y me pare obedientemente al lado de mi cama a las 6:30. Las dorm mom entraron, nos saludaron, y luego abandonamos posición.
- Eos, Lazaro. Ustedes por favor quédense aquí, necesitamos hablar de lago.
- “Hablar” . – Dijo una y el resto se rieron alejándose.
- Estas niñas…- Se quejo Madre Fernandez.
Mientras todas abandonaban, las dos quedamos al final.
- Chicas chicas… Ambas se quedaron dormidas hoy no?
Ambas bajamos la cabeza y luego la mujer insistió: Puedo contar como 3 faltas en cada una solo con verlas. Les recuerdo, que el trabajo practico debía estar entregado para ayer a las 12.
Puse gesto de pánico, y vi a camila.
- No lo entregaste?
- Pense que lo habias hecho vos!
- Expliquenme por que ninguna de las dos lo hizo.
- No tuvimos tiempo.
- Es que yo te hablaba y vos.
- A mi?
- En Detencion tendrán tiempo de sobra para terminarlo. Y ambas se ganaron un informe disciplinario.
- Awww!! – Dijimos ambas, casi al unisono.
- Chicas, veo que no se están tomando esto lo suficientemente en serio. – Aclaro Madre Fernandez con mucha seriedad. Luego dio un suspiro y dijo: La educación de ustedes y su futuro como profesionales… depende de mi chicas. A través de las advertencias y los informes, la directora y nosotras, las dorm mom, realizamos estadísticas. Pero a veces se requiere un trato mas intimo que guiarme solo por números. Deberia mandarle varias advertencias por esta actitud, además de esta visita a detención de ambas. Pero la directora, al verlo , tomara medidas y… Ustedes deben esforzarse diariamente, en estudiar, hacer tareas y ser disciplinadas. Y capaz sientan que están solas, este sistema a veces es un poco frio. Capaz necesitan una mano mas maternal..
- Maternal??- Dije con cierto gesto de disgusto pero vi a camila sonriente y asintiendo con su cabeza.
- Ven. – Dijo dándole la mano. Ella se acerco, y Madre Fernandez se sento. Y camila… ¡Se recostó boca abajo en sus piernas! ¿esta loca o se cree una bebe? Madre fernandez le levanto la falda,  y comenzó a nalguearla suavemente.
“Q-Que mierda están haciendo?”
- Cami… Eres una chica muy inteligente, y con mucha imaginación.
- Ay…Gra-Cias… Madre Fernandez… Ay…
- Se que solo necesitas esforzarte mas!- Dijo dándole un chirlo fuerte.
- AY! SI! LO SIENTO!..- Contesto Eos.
Los chirlos fuertes continuaron hasta que freno, y empezó a acariciarle la cola.
“Que… carajo están haciendo??”
- Se que vives en las nubes, no dejes que el mundo de tu imaginación se imponga al real…
- Lo… Lo intentare Madre Fernandez… Ay… - Dijo cerrando los ojos y apretando las sabanas. Madre fernandez luego de eso comenzó una larga y fuerte nalgueada. Intente alejarme… pero.
- Donde va Lazaro? Usted es la siguiente.
- Ummm… Yo… prefiero que se entere la directora….
- Muy bien lazaro.- Dijo dejándola de nalguear. Apoyo la mano en su cola y mientras le daba ligeras palmaditas dijo: Una advertencia por higiene. Una advertencia por uso incorrecto del uniforme, otra por orden de tu cuarto, otra por NI siquiera armar tu cama. Y además de eso 2 informes mas disciplinarios por lo del trabajo. Quiero la regla 10 repetida 3 veces en el pizarrón de detención usando el bonete de concentracion. Hasta que no hagas eso y el trabajo no salis de detención. –
“ES UN MONTON!!!!” Proteste para mis adentros, pero voltee e hice un gesto de “Que me importa” con el hombro. Cruzada de brazos me fui caminando mientras pensaba… “Genial… es un monton. Este va a ser un dia de mierda!! Y todo por que no me quize meter a esa escenita romántica que hacían ellas…”  Me arregle en el baño, desayune y luego busque mis cosas para cursar mi primer clase. Ademas de estar sumamente dormida, estaba enfadada. “Hoy no tendría que haber salido de la cama…. Estar en detención todo el dia ya era un problema, tener que escribir líneas frente a todo saint francis usando un bonete ya era otra. Se re ve a las que están en detención…!!!! Es una tortura medieval que nos hagan hacer esto….” Pensé y suspire con un puchero. La clase termino y camine dando vueltas, titubeando antes de entrar. Hasta que sentí un tiron de orejas.
- AYYYY! ¿Qué PASA??? – Exclame tomándomela.
- Su reverencia Mocosita. La acabo de saludar, me ignoro y siguió caminando. No conoce las reglas de una pupila acaso?
Sobandome la oreja con una mano, hice mi reverencia con otra, intentando no putearla.
- Y encima lo hace asi nomas. Que graciosa….- Dijo buscando en su celular. – No debería estar castigada en Detencion ahora?
- Estaba llendo.
- No. Esto es una advertencia. Ya tiene 5. Usted se quedara conmigo para una buena lección. – Dijo tomándome de la muñeca.
- Hey!! Suelteme!!- Proteste mientras me llevaba. Y ahí me di cuenta… canosa, anteojos… Ay no, es Stingmore!!
Llegamos a un lugar con menos gente y ella saco rápidamente su vara correctiva. Siempre que la veo me da miedo y aprieto las nalgas. Creo que a las monjas les gusta hacerlo a propósito. La apoyo en su mano y dio un sonoro golpe que me hizo estremecer.
- Yo no soy como las otras supervisoras jovencita. Yo le voy a enseñar una lección que no olvidara hasta que se vaya de aquí. Fui una pupila exactamente igual que ustedes y ahora se les permite hacer de todo a las mocositas traviesas como tu. Te voy a enseñar como nos castigaban en mi época. Manos a los tobillos. YA! – Ordeno. Y grito al final, como intentando asustarme.
- Em… No debería ser a las rodillas? No llego a los tobillos.
Ella rápidamente me inclino, y me dio un azote en la pierna.
- AY! –
- Hace lo que se le dice!! – Ordeno. “Es exactamente como dijo Rhonda, ya me esta haciendo calentar…”  Intente tocar mis tobillos pero era imposible. Ella, no dudaba en darme azotes con la vara, insistiéndome en que me estire mas y mas. Levanto mi falda y dijo: Como ya tienes 5, te dare dos llamas directamente.
 - Dos??- Dije, y ahí si me dio miedo.
- Una pupila debe esperar su castigo en silencio y SIN cuestionarla señorita. Si, te dare los dos seguidos. Deberas resistir 40 sin moverte, y manteniendo esta posición. Que debo decir que es PESIMA pero que al menos servirá por ahora. – Contesto. Apoyo la vara correctiva en el centro de mi cola, y PAF, un fuerte y doloroso azote. Me movi levemente y dijo: Empezemos de nuevo. Debe conservar su posición lazaron.
- S-Si…- Conteste. “Siento que se me llena la cabeza de sangre…” me queje y PAF, otra vez.
- Conserve la posición lazaro, las piernas mas estiradas, ¿acaso no elonga en clases de gimnasia?
Intente hacerlo lo mas que pude y sentí mis piernas tirar. “Esto duele mas que la nalgueada…ay…” pensé y volvió a darme 3 en el mismo lugar, exactamente en el centro de mi cola. Pero nuevamente perdi el equilibiro.
- Estaremos aquí todo el dia. Puedo dedicar un dia a darle una lección a una mocosita desobediente. A su posición Lazaro, empieza de nuevo.
Me pare tomando mi cabeza y dije: Se me llena la cabeza de sangre.
- A su posición ya mismo!- ordeno. Me esforze en estirarme lo mas posible y resistir los azotes que por suerte, comenzaron a caer rápidamente.
A… decir verdad, desde Rams, que las advertencias ya no me dan miedo como antes. No, nunca elijo rincón. Y los azotes empeze a poder recibirlos sin quejarme. Hasta siento que Madre Fernandez comenzó a nalguearme mas fuerte. “No creo que esto valla a doler mas que la vez que madre fernandez me dio por haberle respondido mal.” Pensé.
Pero Stingmore me dio los primeros 20 azotes exactamente en el mismo lugar, fuerte y rápidamente. La parte esa ya me dolia un monton, y entre mis meneos y la difícil pose, perdi la posición.
- AYYYY!!! – Proteste.
- Vuelva a su posición, empezamos de nuevo.
Tomando mi cola me queje. – Pero son todos en el mismo lugar!!
- Acaso va a usted a enseñarme como corregirla? – Dijo.
Volvi a la posición y esta vez… por suerte… comenzó a azotar el resto de mi cola. Fue otra vez fácil resistirlo, pero a las 20 comenzaron a doler mucho. Y luego de esos, empezó a repetirlos muy fuerte de nuevo en el centro. Haciendome saltar y abandonar la posición.
- AYYY!!!- Proteste tomando mi cola con ambas manos, y viendo alrededor muerta de vergüenza… ya que no dejaba de ser un pasillo.
- Veo que aun no aprende su lección lazaro. DESDE EL PRINCIPIO!! –
 “No voy a llorar con esta vieja hija de puta…” pensé. Las próximas veces desisti a los 10. Ya estaba cansada y adolorida, y apenas la vara caia en el centro de la cola perdia la posición. Finalmente me concentre y empeze a contarlos mientras caia.
- 30… 31….32….33….34….aYYYY…- Proteste para mis adentros. Desde el 30 comenzo a azotarme solamente en el centro de la cola, fuerte y rápido. Hasta que no resisti mas y al 38… (creo) salte tomando mi cola y exclame: AYY VIEJA HIJA DE PUTA BASTA!!

La cara de Stingmore no tubo precio. Y… creo que me escucho todo el colegio. Pero lo peor, me escucho Rams que casualmente estaba aquí……