miércoles, 1 de marzo de 2017

Obsecion 6

Ummmm Todos estaban entusiasmados por saber que habia detras de la puerta. Y en verdad era solo un cierre de historia :V Por cierto, hoy un cliche vuelve con fuerza. Esta historia la escribi antes de las mil historias con el mismo cliche. Considerenlo un cliche original por eso (?)


Ese lunes, yo seguia en mi pijama hasta que me dio la orden de quedarme en el comedor. Hice canso sin entender, y distrayendome estudiando, hasta que me llamo a mi recamara. Cuando llegue me dijo, en la puerta.
- Nena, estube pensando mucho. Y mis amigas tambien me aconsejaron, en especial mi amigo. Tengo... mucho trabajo, y por mas que quisiera, no puedo siempre estarte peinando y vistiendo. Asi que tenes que demostrar que sos niña grande y vestirte sola.
- En serio? genial!!-
- Si, genial, pero con MIS reglas. Y si veo que no te vestis como corresponde, te toca nalgueada y perdes este privilegio. Igual si usas pañales, tambien te visto yo. Esta claro?
- Si Mami.- Dije angelicalmente.
Ahi me hizo entrar, vi 3 vestidos de los que uso cuando salgo y unas 7 bombachas, ademas de varias camisetas. Uno era el verde de maripositas (mi favorito), pero los otros 2 no me gustaban tanto. Igual yo tenia peores. Uno era celeste cuadrille y blanco, con cuelllo blanco... pero en el pecho tenia un dibujito muy cursi de 2 ositos y un arcoiris. El tercero era rosa, con detalles amarillos, el cuello blanco tenia un contorno amarillo. Y en el pecho, estrellitas. La vez que lo use me sentia exageradamente llamativa. Abajo, estaban mis guillerminas y calcetas. Y 7 bombachas. Como siempre, todas traian un dibujo distinto en la cola que eran del color del elastico. Y todas eran blancas, con dibujos de distinto color. Pero lo realmente malo es que todas llevaban el dia de la semana en cursiva. Me sonroje bastante al verlas, pero un poco venia esperando que eso pase desde que me hizo probarme distintas bombachas y una tenia un dia de la semana.
- Eso vas a usar toda la semana. Junto con tu jardinerito y alguna blusa que te guste. Los vestidos los quiero siempre impecables y siempre con tus guillerminas y calcetas con olanes. Ropa interior limpia. Se que no te gusta que tengan los dias, pero es por tu bien, asi aprendes a cambiartela todos los dias y tenerlas limpias.
- Como si necesitara un dia para...- Pense sin querer en voz alta y me tape la boca. - Perdon mami.- Ella solo fruncio el seño y continuo explicandome. Tambien vas a tener que bañarte y peinarte sola. Peinado, quiero 2 coletas siempre, o trenzas. -La raya bien marcada, tus coletas bien ajustadas, y con listones siempre.- Aclaro.
Levante mi mano como si estubiera en la escuela, ya que siempre odia que la interrumpa.
- Si bebe?
- Pero yo no se hacerme coletas...
- Mami te enseña, no te preocupes.
- Y mi jardinerito? Que raro que no lo hayas puesto junto a los otros.
- Bueno, esa es tu sorpresa.- Dijo y saco del armario un regalo. Lo mire sorprendida y palmeando mi cabeza dijo: Dale, abrilo.
Pense que iba a ser algo con que castigarme, o uno de los vestiditos , pero al abrirlo me sorprendi.
- Ya que tanto te gusta tu jardinerito, decidi hacerte uno nuevo para que uses siempre.-
Era rosa, y tenia cierto corte vestidito, viendose un poco acampanado. El bolsillo, en vez de tenerlo en el pecho, lo tenia en la panza y era como de canguro. En su pecho, tenia 2 ositos rosas bordado, que se veian tiernos y no llamaban tanto la atencion como el dibujo de mi jardinerito viejo. Y era de mesclilla. Era muy lindo y se notaba que habia tomado mucho trabajo.
- Wow mami... gracias..- Dije muy sorprendida. Ella acaricie mi pelo y pregunte: Pero... y mi jardinerito ? No lo voy a poder usar mas?. - No nena, ahora tenes uno nuevo. Lo usas con una blusa o playera vieja para jugar. Tenes muchas para elegir, pero recorda que si a mami no le gusta, chas chas y te cambias de blusa.-
- Voy a poder ensuciarlo?
- Si, vas a poder ensuciarlo.
- Pero... yo voy a extrañar mi jardinerito, era lindo... me encariñe con el. No lo vas a tirar no?
- Es....demasiado viejo.- Dijo con un suspiro. - Y no lo voy a tirar no t preocupes. Algun dia en la semana, voy a querer vestirte, bañarte y peinarte como siempre. Pero esta bien que tengas algo de libertad.- Comento.
- Aw... Gracias mami...- Dije contenta. - Cambiaste... Y gracias por mi jardinerito... muero de ganas de usarlo. - Aclare contenta. - Realmente queria volver mami... solo tenia mucho miedo. Pero ahora, ya no tengo tanto.- Termine de aclarar y la abraze. Ella me abrazo fuerte y dijo: Te dije que no iba a dejar que vuelvas a irte. Ves que mami no es tan mala? - Dijo palmeando mi cola.
- Nup.- Respondi meneando la cabeza.
- Y ahora, fotos!- Aclaro. Tomo su camara de mi mesita de luz y me miro sonriente. Me encogi de hombros, sabiendo que seguro querria sacarme 50. Primero, foto sosteniendo cada vestido. Luego el jardinerito (ahi seguro sali mas sonriente), y luego me dijo: A ver, quiero ver si mi nena ya se sabe vestir sola.
Sonriente, tome una camiseta y sonrojandome levemente pense: Hoy es... lunes. La de lunes, era amarilla con un dibujo de patito. La separe, y luego de desvestirme me puse la ropa interior. A mi mama por lo visto, le dio demasiada ternura, y me abrazo, me apreto los cachetes, y muy en contra de mi voluntad, me saco una foto. Tome una blusa, de manguitas aglobadas y cuello bebe que supuse que le gustaria. Me la puse, y al fin, me puse mi jardinerito encima. Lo abroche cuidadosamente y dije: Lista!
Era realmente comodo, si era mas acampanado, pero tambien, un poquitito mas largo. El bolsillo de la panza, era mucho mas comodo que el del pecho, podia descansar mis manos adentro y guardar cosas. Tome mis guillerminas, y mis calcetas y me las puse.
- Bebe, para jugar, tenes que ponerte tus tennis. Ya te lo aclare.
- Pero... no vamos a salir? Quiero presumirlo.-
- Que linda nena, bueno, planeaba hacer cosas mañana, que podemos hacer hoy.-
- Wii!!- Festeje feliz.
- Ahora a ver como te peinas.
Eso ya era mas dificil. De niña odiaba las coletas, y solo me hacia bajas, por que mi mama real tambien insistia con que las use. Fui al baño, e intente hacerme altas (ya que ella las ama) varias veces, pero era imposible, quedaban desprolijas y a distinta altura. Probe de vuelta, y tampoco. Asi varias veces. Empece a preocuparme. Desde que me fui, en cierta medida queria volver, y extrañaba los primeros meses viviendo con ella. Pero extrañaba tambien ser solo una niña sin preocupaciones. Sin pensar en renta, en trabajo, en que dira la gente y en encajar con los grupos. Cada vez que me iba mal, o qu estaba deprimida, le escribia, y me mostraba algo, que segun ella habia hecho para mi. Sabia que volver iba a ser dificilisimo, y cuando lo hice, lo hice suponiendo que todo iba a ser tan malo como lo era antes de irme de ahi, en donde mi vida era practicamente la de una bebe, y hasta me orinaba en mis pañales por flojera de ir al baño. Sabia que por ejemplo, el tiempo que iba a estar ahi era un tiempo de absoluta abstinencia. No solo sexual... extrañaba mucho tomarme una cerveza. Aun sigo con miedo, de que todo empeore. Pero si bien mi mami es mas estricta, ahora tengo muchisima mas libertad. Se lo mucho que ama sus rituales, lo mucho que la obsecionan, y que esto de dejarme vestir sola, por tonto que suene, es arruinar sus 3 rituales favoritos. Me daba miedo decepcionarla...
Decidi hacerme las 2 coletas bajas que me hacia siempre de niña. Me esforze en estirarlas bien, y marcar bien la raya. Al ser bajas, no tenia que preocuparme por su altura. Tome 2 listones rosas ( de mi coleccion) y luego de un par de intentos, logre que se vean medianamente bien. Luego fui por mi mama.
- L-Lo siento... no soy buena haciendome coletas..- me disculpe. Ella me apreto mis mejillas y dijo: Necesitas un corte de cabello acorde a tu edad. Un dia te voy a llevar a la peluqueria, extraño tu fleco. Deja, yo te voy a enseñar. Trae un espejo, y el cepillo.
- Cepillo?- Pregunte tapando mi cola con nervios.
La vi unos segundos pensativa, y me di cuenta de que solo queria enseñarme pero le di una idea.
- Es verdad, aqui tengo el mio.- dijo y saco el suyo de su cartera.
- Me vas a nalguear por no haberme peinado bien?- Pregunte nerviosa.
- Unos chas chas no te haran mal y te mantendran en linea. Pero tu peinado no quedo tan mal. Te voy a enseñar trucos.- Dijo. Y estubimos como una hora, peineme y despeineme, intentandolo yo, y desintentandolo. Empece a sentir que podria peinarme sola, sin ganarme una cepillada. Naturalmente, termine usando mis coletas altas.
- Mami... entonces no me vas a dar chas chas por haberme peinado mal?
- No bebe, por que fue la primera vez que lo intentas.
- Oki...- respondi.
- POr que?
- Es que...- Dije. Y me quede cabisbaja.
A ver, primero foto.
Sonrei feliz, mientras me tomo mi foto y dijo: Oki, a estrenar tu jardinerito.-
Se sento y señalo mis piernas. Yo la obedeci, y me dio una muy larga nalgueada. Esta vez, fueron azotes despacios, y sonoros. Pude resistirla sin llorar, y cuando levanto mi jardinerito, senti mucha mas escozor. Pero solo quedo mi cola rosa, haciendo juego con mi ropa. Al final, ya ardia realmente... pero en la forma en como me encanta que duela una nalgueada. Me quede a upa de ella, un rato largo, siendo mimada y contenta.
- Bebe, ordenas tu habitacion como niña buena, y luego traes tu notebook si?
- Si mami!!- Exclame feliz.
Al llegar a mi habitacion y verme en el espejo, me di cuenta que con coletas altas me veia muchisimo mas infantil que con las bajas. Pero pense que si me las desarmaba, esta vez si me tocaria cepillo. Aproveche el espejo, y me incline, para ver que tanto podia confiarme. Puse mis manos en mis rodillas, como siempre que me van a nalguear. Se veia mi bombacha, pero solo la parte blanca, si me inclinaba muchisimo, se llegaba a ver el patito. Con el otro jardinerito, hasta se veria el nombre de la semana. Esto me salvaba bastante de esas odiosas dosis de humillacion publica que mi mama tanto amaba. Probe saltar, esta vez, si se veia mi bombacha, igual que antes, solo la parte blanca. El jean era pesado, asi que debia saltar bastante fuerte, para que la falda se levante del todo. Supuse que tambien lo afectaria un poco el viento constante que siempre hay afuera.
Tome mi notebook, y se la lleve a ella.
Ahi esta, a ver nena, dejame pasar todas las fotos. En el celular es muy complicado.- Dijo con su camara. Se demoro un tiempo mientras las subia y dijo: Bueno, hay algo que tenes que hacer. Abri tu FB.
Obedeci y dijo: Ahora haces un album, me dijo roberto que debia figurar como privado.. Igual luego el nos ayuda. Y subis fotos de tu jardinero, tus vestidos, y tus bombachas.
- Pero...- Dije avergonzada.
- Bebe, haces caso.
"Yo acabo de pedir una nalgueada practicamente, y ahora seguro.." proteste, e hice caso, subiendo todas las fotos.
- Ahora de titulo al album pones: "Aprendiendo a vestirme sola".
Me puse roja como un tomate, pero mirandola de reojo obedeci. - Y de descripcion: Mami esta enseñandome a vestirme solita. Estos es la ropa que puedo usar. Mami me aclaro que si no las usaba correctamente, seria castigada. Igual pueden ayudarme, diciendome si algo que uso esta mal, o avisandole asi ella me castiga.
Mientras escribia, avergonzada proteste diciendo: Mama....!
- Nena, segui escribiendo: Tambien aprendere a peinarme solita, y agradecere que me corrijan, ya que no se hacerlo tampoco. Debo verme siempre impecable, como cuando mi mami me viste.
Lo hice, sintiendo el calor hasta mi cuello y me dijo que ya era suficiente. Pero decidi, ponerle una descripcion a mi jardinerito. Algo tonto como "jardinerito nuevo, wiiii, lo amo"
Finalmente, cree el album y suspire.
- Bueno bebe, anda por tu peluche, que vamos a la tienda.
- Si mami!!- Dije contenta. Ahora que tiene Fb, todo quiere publicarlo. No pense lo del album, pero si que me iba a sacar fotos. Igual eso no cambiaria mi buen humor. Ya con mi peluche, la segui de la mano, mientras paseabamos de nuevo. Estaba de tan buen humor que hasta daba pequeños saltitos al caminar. Llegamos a la tienda, y luego de eso, me llevo a la plaza. Todos los niños estaban en la escuela, asi que yo era la unica "niña" con los juegos libres para mi. Mi mama me dejo jugar ahi como media hora, y luego fuimos a la casa de su amigo.
- Ay que bonita nena!!- Me saludo, como siempre.
- Gracias señor!! Hola!!- Respondi contenta.
El me miro extrañado y entramos. Su amigo, no estaba, y el estaba solo.
- Queres que te traiga la alfombra y los libros para colorear? Tengo colores nuevos.
- Siiii!! Porfis!!
- Esta bien nena.
Lo hizo, y me quede coloreando boca abajo con mi peluche. Continue tranquilita hasta que senti una mano apoyarse en mi pelo. - Y usted por que tan contenta? Siempre anda seria, haciendo pucheros y suspirando.
Como siempre, senti un poco de verguenza y respondi: Estoy contenta por que mi mami me hizo un jardinerito...
El se rio y apretandome las mejillas dijo: Ves que si sos tierna.
Me puse roja de verguenza, pero segui coloreando.

------------------------------------------------

- Mmmm.... Martes...- Pense en voz alta, sonrojandome un poco al pensar que otra vez iba a usar semanales. Tome la bombachita celeste con dibujo de elefantito, y suspirando debido al mal gusto de mi mama, me la puse. Busque una blusa con algun dibujito, y me puse encima mi jardinerito rosa. Luego de hacerme mis coletas bajas, fui con mi mama.
- Nena, otra vez tu jardinerito? Hoy voy a llevarte a cortarte el cabello. No podes seguir con ese pelo. - Aclaro. - Asi que ponete tus guillerminas y busca tu peluche asi salimos si bebota?
- Si mami...- Respondi, sintiendo verguenza ante la palabra "Bebota". - Pero...- Dije, intentando animarme- En serio tengo que cortarme el pelo... Me gusta asi como esta...- Pregunte.
- Nena, ese pelo es muy inadecuado para tu edad. Y cuesta mucho hacer un peinado que te quede bien. Mas si te vas a peinar sola.
- Pero... me gusta asi...- Proteste de vuelta con un puchero.
- Sea una niña buena y haga caso. Vas a ver que te vas a ver muchisimo mejor.-
Hice un largo suspiro y un enorme puchero, pero ella solo me palmeo en la cabeza y me hizo ir por mis cosas con una nalgadita. Cabisbaja y despidiendome imaginariamente de mi pelo actual, me puse mis guillerminas, y tome mi oso.
Mientras caminabamo, yo pensaba preocupada que corte me elegiria. Llegamos, y habia varias chicas esperando. Un par en uniforme, y un par de mujeres ya adulta. Era aburrido, esperar en la cola, pero no tube otra opcion.
Vi que mi mama, revisaba el libro de peinados, eligiendome uno. El libro era muy viejo, a tal punto que las niñas en el usaban vestidos antiguos, y los peinados de los adultos se veian muy 70tosos.
- Mami...
- Bebe, sabes que pasa cuando sos desobediente no?
- Si mami...- Suspire cabisbaja. Lo ultimo que queria era unos cepillazos y que se rian de mi. Me dio cepillazos frente a todos sus conocidos ya... Pero observaba los horribles peinados entre los que escogia...
Iba a revisar mi celular, pero hacerlo me ponia de mal humor. Seguro habria comentarios tontos como siempre.
- Bebe, ya es tu turno, deja tu oso, y portate bien. Te dejas cortar el pelo quietita si mi amor?
- Si mami.. - Respondi. "Me da verguenza que me hable asi frente a todos..." Pense.
- Que peinado va a querer la nena?
- Necesito un corte de niña, ella siempre usa coletas, pero con ese corte no queda tambien. Que sea el 46.
- Muy bien señora, se la dejo peinada igual que antes?
- Podrias hacerle coletas con trenzas? Se ve re tierna con ellas.
- Si señora.- Dijo, y luego de eso, procedio a cortarme el pelo.
Cuando solto mi cabello de mis coletas me preocupe, pensando que iba a descubrirme. Sin embargo, ella ni titubeo, y en poco tiempo, tenia un flequillo y un corte de cabello infantil hasta mis hombros. Senti mi cara absolutamente transformada de repente. Hasta parecia Alicia pero version jardinerito.
- Bebe, te ves mil veces mejor asi. Ese corte es muchisimo mas adecuado para tu edad.
- Señora, la peino?
- Si por favor.
 Luego, me hizo 2 coletas altas, y trenzas en ellas, y adorno el final de estas con los listones que llevaba antes. Ahora, con ese corte de cabello y mi jardinerito me veia TAN infantil...
Se despidio de la señora,  y rapidamente me llevo de la mano. Yo iba cabisbaja, sintiendo mis coletas y listones rosados rebotar a los costados de las orejas. De vez en cuando, me veia en el reflejo de alguna vidriera, y suspira. Me gustaba mi corte, ahora parecia una niña tonta. Sin embago, llegamos a una tienda. Yo observe a mi mami con curiosidad, quien no me comunico por que ibamos ahi. Igual solia hacerlo siempre. Pero de repente, saco una gran paleta de caramelo.
- Para usted señorita, por portarse bien, y no hacer berrinche.
- EN SERIO?- Pregunte, con un repentino golpe de alegria. - Wiii, gracias mami!!!- Festeje, y comiendo mi paleta me olvide al instante de mi luego corte. Aun asi, cuando me veia en las vidrieras, parecia otra niña. Del tipo de niña que me daban ganas de molestar cuando yo era pequeña.
- VEs que mami no es tan mala? Si te portas bien tambien te premio. - Aclaro.
Le sonrei contenta en respuesta. Empezaba a sentir que otra vez ya me comportaba como niña. Y senti un miedo al hacerlo que me hizo abrazar mi oso con fuerza. A veces pensaba que lo que habia hecho que las cosas se salieran tanto de control, fue el hecho de que ella comenzo a creerse que en realidad era una niña.
Terminamos llendo a casa de elena, en donde me quede yo sentada en el sillon, mientras ellas conversaban. Dos horas espere a irnos, hasta que de repente llego el hijo y una chica de su edad. Ambos en uniforme escolar, el de ella era un jumper rosa tambien.
Saludaron a ambas madres y luego vi que se iban. Me senti triste por que no me saludaron hasta que senti un molesto tiron de coleta.
- Veni tambien enana.- me dijo.
Mire a mi mama, quien me dio permiso y subi.
Al ver a los 2, sentados uno al lado del otro y tomados de la mano, me senti muy inoportuna. Sin embargo, cuando la chica volteo y me vio grito: Cosita!! - y me vino a abrazar. Como siempre me sonroje ante eso, mientras que luego Rodrigo me bromeo: Lindo peinado.
- Gracias...- Respondi sonrojandome.
- Seguro extrañas el anterior no? La pobre niña vivia en capital pero ahora vive en este aburrido pueblito en medio de la nada. -Bromeo Rodrigo, quejandose al mismo tiempo.
- No la molestes. TE ves preciosa rosita...
- Rosita??- Pregunte sorprendida.
- Jajaja, que buen apodo - Se rio Rodrigo.
- Y que bonita que te ves con ese jardinerito. Seguro las otras niñas tienen mucha envidia de ti. No?
- Emmm.... si...- respondi sonriendome.
- Dejala tranquila, asi su mama no la anda molestando aca.
Luego de esa pequeña conversacion parecio que desapareci para ellos. Continuaron conversando entre ellos, y me senti incomoda sintiendo que arruinaba un momento, sin embargo cuando intentaba irme el me hacia una broma y me hacia quedarme. Note que en un momento discutieron, y el le dijo algo al oido. Se susurraron por unos segundos hasta que se quedaron en silencio. Ignorando la razon, me acoste boca abajo en la cama de rodrigo como solia hacer siempre. "Debi haber traido un libro..." Pense, pero no sabia que hacer.
- Estas aburrida rosita?- Pregunto.
Yo asenti con la cabeza.
- Estaria mas si hubiera estado toda la tarde esperando en el sillon como antes.- respondio rodrigo.
- No hay algun juguete para ella aca?
- mmmm...- Dijo el. Busco en su cajon y saco un yoyo. - Capaz no tenga nada de rosa pero...-
- Gracias!!- Dije y lo tome. De niña me encantaban. Me puse a jugar con el y Rodrigo me palmeo la cabeza diciendome: Si tu mama te deja, podes quedartelo.
- Que bien!! Muchas gracias.
- Awww, que tierna niñita- Dijo la chica. - No habla, no protesta, no dice nada. Siempre esta ahi como una angelita ella.
Me sonroje un poco y baje mi cabeza sonriendome hasta que Rodrigo dijo: Con la mama que tiene la pobre...
- Que pasa con mi mama?- Pregunte, un poco molesta.
- Acaso no te vuelve loca? Si no te trajeran siempre pensaria que sos otra enana.
- Ummmm.... no...- Respondi titubeando.
El fruncio el seño, y volvio a ocuparse de sus cosas. No me gusto que hable asi de mi mama, aunque me defienda y lo que sea. Suspire un poco y apoye mi cara en mi muñeca.
Senti la mano de la chica apoyarse en mi espalda y preguntarme: Rosita, te portas bien siempre?
"Me habla como a una niña, y yo estoy muy aburrida como para responder.." Pense. IGual la chica esta, no sabia cuantos años tenia, pero suponia que era la misma que la de Rodrigo y que eran compañeros de clase.
- Si...
- Que bien... Y el cole como va?
-Ummm...
- No va al cole, estudia online.
- Eh? Y eso?- Pregunto la chica confundida.
- La nena vivia con su papa en capital, la mandaron a vivir con su mama a este pueblito, pero sigue llendo a su escuela online.
- Es normal que en la ciudad capital los niños vayan... bueno, hagan la escuela en internet?- Pregunto ella confundida.
Yo solo asenti con la cabeza.
- Ahora la entendes? A la pobrecita la trajeron a este pueblito a vivir con su mama luego de vivir en ciudad capital.
- Ahhhhh... Pero aca no somos tan malos como los de alla creen...- Explico la chica. Aunque no se que tanto bien le haga a una niña cursar el colegio online...
- Se la pasa estudiando todo el dia. Ahora se olvido su libro. - Continuo hablando el, como si yo no estubiera ahi. - Imaginate que la pobre, vivia alla rodeada de lujos, y termino aca, vestida como niña de los 50, y con una mama super estricta.
- No creo que sea tan malo. Estudias mucho rosita?
"Rosita..." proteste para mis adentros, y timidamente asenti con la cabeza.
- Mami es muy estricta contigo?
" Mami es muy estricta contigo?" pense imitando su voz. Asenti de vuelta con la cabeza y ella pregunto a Rodrigo.- ¿Es muy timida no?
- Un poco, pero igual casi no habla ella. Solo esta recostada leyendo y enseñando sus calzones.
Me sonroje al instante, y tape mi cola, pero al hacerlo vi que era mentira. Proteste exclamando: Tonto!!!
- Ahi si hablo jajaja.- Se rio la chica. - Se pone roja por todo que tierna!!!-
- Nunca habla... pero cuando lo hace es muy inteligente. No parece de 10.-
- Tiene 10? Yo pense que rosita tenia 8, se ve tan tierna.- Dijo abrazandome."Que exagerada" pense en el abrazo. " Ya me parece dificil que crean que tengo 10, como para encima que digan que tengo 8 "
- A su mama le gusta aniñarla, hasta le hizo ese corte de nenitas. - Explico el.
- Te gusta como te viste tu mama rosita?-
Asenti de vuelta con mi cabeza avergonzada. Me ponia incomoda que me traten tan infantilmente.
- La tratas como si fuera tonta.
- Tu no sabes tratar a las niñas. Sabes rosita? Cuando yo era chiquitita como tu tambien me vestian asi y me encantaba. Aunque a los 10 comenzo a darme oso...
- A ella todo le da oso.- Bromeo.
- Bebe, ya nos vamos a casa!- Escuche gritar.
- Bebe...- Proteste en voz alta. - Ya voy mami!!!- Dije, y me pare, tomando mi peluche y arreglando mi ropa. Ellos me saludaron, en especial la chica y me fui.

-------------------------------------------------------------------

- Miercoles...-

Esa mañana, paso rapida como siempre. Hasta que llego la hora de cambiarme. Me sentia rara, peinando a esa niña del fleco, que hacia caras tan graciosas. Sentia que mis ojos incluso se veian mas expresivos, y con el pelo suelto, ya me veia infantil. Hasta pense en usarlo con un liston, y ahi fue cuando fui a preguntarle a mi mama si podia hacerlo. Al verme, termine en sus piernas al instante.
- Que hice??- Pregunte pataleando levemente. Senti que levanto mi jardinerito y escuche: AL menos si te portas bien, y usas la del dia.-
Senti un poco de verguenza, recostada en sus piernas y con mis calzones a la vista. Pero la verguenza se esfumo, apenas las primeras nalgadas comenzaron a hacerme patalear.
- Owww, pero que hice mami!!- Proteste, sin animarme a interrumpir su castigo.
- Que hice mal? Tu jardinerito de vuelta. Lo usas todo los dias, todo el tiempo. Mami te advirtio que si no te vestias apropiadamente te iba a dar tus chas chas. - Dijo, y continuo nalgueandome vigorosamente. Hacia unos dias que no lo hacia, asi que mi cola reaccionaba mucho al dolor.
- Ay ay, pero mami, es solo que me lo regalaste y me gusta mucho.
- Ay mami nada. Te quejas de tus bombachitas semanales y decis que te dan verguenza. Pero conociendote, serias capaz de encontrar una blanca que te guste, y usarla toda la semana no importa que este sucia. Eso no te da verguenza acaso?
"Ow... por que cambia de tema"... - Mami es diferente proteste!!-
- Sin protestar, ya lo necesitabas.- Aclaro.
Unos 3 o 5  minutos despues, yo estaba en mi habitacion, sacandome mi jardinerito y pensando que podria ponerme. Claro, solo tenia 3 opciones.
"El verde es lindo" pense. Y luego de unas vueltas, ya estaba usandolo. Sin embargo, cuando volvi, mi mama me tomo de la oreja, y me levanto el vestido para otra nalgueada.
- OW Ow, OW ...- Y ahora?
- El viernes lo usaste la semana pasada.
- Oww mami, mi cola ya duele!!- Proteste.
- Creiste que iba a ser facil aprender a vestirse sola?-
La nalgueada... fue sorpresivamente larga. Por suerte, solo con su mano. Pero aun asi, me dejo mi cola bien roja. Sobandome, fui y suspire.
"Celeste de ositos y arcoiris, o rosa y amarillo super llamativo...?" Pense. Suspire, e hice tateti con un dedo y los ojos cerrados.
- Nena, segui dando vueltas y te visto yo como antes.- Dijo mi mama seria.
- No mami, lo siento.- respondi. Tome rapidamente el celeste, y me lo puse sintiendome tonta. Me apresure en abotonarme bien, y ponerme el liston.
- Mami... puedo usar el pelo suelto, y solo con un liston? Pense que podria quedar bien..- Pregunte.
- Deja, mejor te peina mami hoy.- Dijo ella.
Otra vez, con las trenzitas y listones celestes, sintiendolas colgar a los costados de mis ojos. No me gustaba como me quedaban para nada, pero supongo que ya la hice enojar. "Al menos no termine en el rincon" suspire.
-Y andas jugando demasiado, pero no te veo estudiar nunca. Llegas a tener una sola tarea retrasada, y vas a ver como te va a ir.- Dijo, luego de darme una sonora nalgada.
- Ay! Si mami!!- Respondi, asustada por la amenaza. En verdad si estaba atrasada. Y ya me imaginaba en pañales y con mi cola hinchada de vuelta. Asi que lo primero que hice fue tomar mis libros, mi notebook, y ponerme a estudiar y hacer tarea.
PAF!!- Sono el cepillo contra mi pobre cola. AYYY!!!- Exclame agarrandola. "Mi costumbre de estar siempre recostada boca abajo no es tan buena idea.." pense sobandome. Voltee y la vi a ella, golpeando el cepillo contra su mano.
- Es hora de comer señorita.
- Ow... si, mami, me olvide.
"Mi mama anda regañona hoy... tengo que tener cuidado" Pense llendo a comer. Cuando termine, me apresure con mi tarea de vuelta. Empece a imaginarme la nalgueada, la cola hinchada, el pañal y el vestido mientras me apuraba.
Sin embargo, al instante escuche: Señorita, se va a sentar al rincon de la cocina.
Senti mi corazon paralizarse y mis ojos llenarse de lagrimas al escucharlo: No mami, rincon no porfavor....
- Rincon si. Ya, o le doy un adelanto.
Me pare, sintiendo mi corazon latir y siendo obediente. Pero enseguida pregunte: Pero... que hice?
- Sabe bien que hizo no es asi?
Suspire y me fui al rincon, pero me tomo de la oreja.
- Ay...-
- Le hice una pregunta. Sabe lo que hizo o no?
- A-Atrasarme con mi tarea?
- Muy bien, se queda en el rincon.
Camine hacia el, sintiendo mi corazon retorcerse del miedo y de los nervios. Llegue, y observe el grabado de la silla y la cuchara de madera. No recordaba la vez que me nalguearon con ella. Resignada, me sente y espere.
"Debio haber revisado lo de mi escuela con su pc, que ni idea donde esta, y se debio haber dado cuenta". pense suspirando, apoyando la mejilla en mi mano.
Mi mama cuando me mandaba al rincon antes solo me daba hasta que llore, y luego tenia que llenar el pizarron y esperarla sentada. Pero ultimamente cambia el orden. Y siento que asi es muchisimo peor. ERa horrible estar sentada en el rincon, disfrutando tus últimos momentos de comodidad, y sabiendo que en unos minutos te iban a dejar la colita hinchada y llorando. Las lineas, siempre las odie, pero me asustaba mas el resto. "Y encima.. todo el dia en pañales... " Proteste para mis adentros con resignacion. "Si no me porto bien el resto de la semana, capaz termine llendo a misa con ellos de vuelta..." Pense. Recorde la verguenza que pase, y me puse roja de vuelta.
"Igual mi mama se contradice. Estoy castigada por no hacer la tarea, pero me la paso todo el dia en el rincon no haciendo la tarea." Proteste. La sillita era incomoda, y empezaba a hacerme doler la cola solo por la posicion. "Esto servira de calentamiento?" Pense. Vi de reojo la cuchara, y suspire. Estar castigada ya de por si era malo, pero era mil veces peor cuando sabias que lo merecias, y hasta me hacia lagrimear el pensarlo.
A medida que realizaba que me iba a pasar el resto del dia castigada, me ponia mas y mas triste. "No solo no cumpli su regla... de paso me atrase en la escuela". Un lado mio era una niñita que se sentia culpable y castigada esperaba su nalgueada. PEro otra parte mia, me recordaba que el sentir que mis castigos los merecia tambien fue lo que hizo que se saliera tanto de control. Sin embargo, la primera parte le ganaba, y ya deseaba que me dieran mi castigo rapido. Pero el rapido no llego. Y el miedo empezo a verse remplazado por mucho aburrimiento.
"Se habra olvidado de mi?" Pense, volteando un poco. No me anime a despegar mi cola de la silla, por que ya tenia muchos problemas. Pero seguro que habia pasado una hora ya, o hora y media. "Cuanto tiempo meva a tener aca... nunca estoy tanto" proteste. Apoyando nuevamente la cara en mi muñeca, vi el dibujito de los ositos y el arcoiris en el pecho de mi vestido. Agarre uno con mis dedos y empece a jugar:
Hola pepito, que lindo clima.- Dije jugando en voz baja.
Hola bob, recien llovio, no viste?-
No lo vi, por eso salio el arcoiris? Que lindo que esta.-
Si... pero me soltas la mano? Me haces sentir incomodo.
Lo siento, es que...-
Nena, estas castigada, sin jugar.- Escuche decir a mi mama. Rapidamente me sente derecha y mirando al rincon.
Perdon mami, es que estaba aburrida.- respondi. - Estoy aca hace como 4 horas...- Proteste.
Mirela usted, castigada, y aun sigue portandose mal y respondiendo.- Aclaro ella, y yo baje mi cabeza, viendo mis pies.
Hoy se porto muy mal señorita. Y como se la pasa jugando, se atraso con su tarea. Hoy tenemos que ir a la casa de Elena, y la niñita aun atrasada con sus tareas.-
Hoy? Pero mami, si yo me pusiera a hacer mi tarea ahora en vez de estar castigada...- Dije con un puchero, reposando mi espalda contra el respaldo de la sillita e inclinando mi cabeza para poder verla.
Y encima se justifica. ¡Mirando al rincon señorita!- Exclamo. Rapidamente lo hice y me regaño: Usted tiene que tener su tarea hecha, sin importar que vayamos a visitar a alguien o no. Y de paso se porto mal toda la mañana, igual ya sabia que ibamos a tener problemas con que te vistas sola. Paradita, ya.- Ordeno. Mi corazon empezo a latir de prisa, y todo el miedo volvio a mi. Me pare, y senti como levantaba el vestido, amarrandolo en la cinta para que exhiba mis aun blanquitas pompis. Todo este proceso me llenaba de anticipacion. Tomo la cuchara, y pense: "Ya es hora."
- Llenas el pizarron de "Debo siempre hacer mi tarea". Y cuando termines, preparate por que esa colita va a quedar bien roja. Y de paso te la vas a pasar el resto del dia en pañal y castigada.
- Si mami...- Suspire con un puchero. Tome la tiza, y comence a hacerlas, hasta que descubri que me estaba por tomar una foto.
- Mami no!!- Proteste, tapando mi cola.
- Si señorita, todos van a ver que te portaste mal y estas castigada.- Aclaro sacandola de todas formas. Luego de eso se fue.
Sintiendo como el viento que entraba por la ventana, acariciaba mi colita cubierta por el algodon de mi bombacha, y rozaba directamente mis muslitos, comence a escribir mis lineas.
"Debo hacer siempre mi tarea" Pensaba una y otra vez mientras las escribia. Voltee a ver, el osito rosa de mi bombacha, y la leyenda "miercoles" arriba. "Va a subir esa foto seguro..." Proteste. "Bueno... es solo terminar las lineas... la nalgueada... pañal, capaz otra nalgueada antes de irme a dormir..." Pense, y suspire. "Ademas, me iba a dormir a las 8...". Di un pisoton del coraje y me cruze de brazos. "Tonto castigo!! Tonta tarea!!" Proteste para mis adentros. "Ya me acostumbre hasta insultar como niña..."
Continue escribiendo, y otra andanada de viento acaricio mi cola, en especial mis muslitos. Senti un escalofrio al recordar los azotes en los muslos. Cuando empezaban a quedar pocas, empece a escribirlas mas lentas. Apenas las terminara, empezaria lo peor de mi castigo y no queria.
PAF!
- AY AY AY!!- Exclame saltando y tomando mi nalga. Voltee a ver y me habia quedado una terrible marca roja.
- No pierdas el tiempo y hace tus lineas.
- Si mami..- dije apurandome de vuelta. Desafortunadamente, en poco tiempo termine. Sintiendo mi corazon latir a toda prisa, me quede cabisbaja y la escuche: Ya, ven aqui.
Voltee, y la vi sentada en una silla con la cuchara en una mano. Note tambien, una toalla extendida sobre la mesa.
- Mami...- Dije poniendo una mano sobre mi cola y caminando hacia ella. Llegue a ella, y me incline sobre sus piernas. Ella con sus brazos, me acomodo hasta que mis pies no podian tocar el piso. Senti su mano apoyarse en mi colita, y voltee a verla de reojo. Dio dos palmadas pequeñas y PAF, una fuerte que me hizo estremecer. Rapidamente empezo a nalguearme con su mano derecha que en esa posicion, me hacian sentir como si fuera un embase de mostaza. Rapidamente, el dolor se acumulo hasta que yo empece a patalear. Y rapidamente tambien comenze a llorar. Siempre suplico durante mis castigos, aunque se que no sirve. Al menos, me ayuda a llevarlos mejor. Fue una larga, muy larga nalgueada con mano, hasta que me ayudo a pararme. Me tome mi cola saltando pero me dijo: Nena recien empezamos, bajate tu bombachita hasta las rodillas y volves a mis piernas.
- Ay...Si..- Respondi siendo obediente. Cuando intente recostarme de vuelta, me recosto en una sola, trabando mis piernas con la otra.
- El siguiente castigo va a doler mucho pero es por tu bien. Pone tus manitos en tu espalda asi te las agarro.
- Si...- Respondi sintiendo miedo de vuelta y siendo obediente. Me las tomo, trabandome, y la cuchara empezo a caer rapidamente. No tarde mucho en romper en llantos y gritos hasta quedarme sin aliento. Patalee un monton, aunque mis piernas estubieran trabadas. Aun asi, a pesar de todo lo que movi, no pude evitar que la odiosa cuchara deje de azotarme, y al final solo quede rendida en sus piernas, llorando y pidiendole que pare. No se cuanto tiempo me tubo asi, solo se que cuando al fin me solto, me sobe energicamente, saltando como antes, pero ahora si muy desesperada. Sentia como si me hubieran hecho sentarme en una plancha. Sin embargo mi mama no espero mas, alzandome como a una muñeca, me recosto boca arriba en la mesa, poniendo mi cadera sobre la toalla. Saco mi bombacha que estaba en mis tobillos, y me ordeno: bebe, se que te duele muchisimo pero se una niña obediente y deja de sobarte por un segundo.
Me esforze en hacer caso, mientras ella, levantaba mis piernas, y me ponia talco en mi hirbiente colita. Luego de eso, puso un pañal sobre la toalla, apoyando mi cola ahi, y en unos segundos, ya estaba en el piso, intentando sobarme con mi incomodo pañal y llorando. Le di lastima por lo visto, asi que me sento en sus piernas, y me mimo hasta que deje de llorar tan desperadamente. Luego de eso, alzandome nuevamente, me llevo a mi corral y me dejo ahi. Recostada boca abajo, me levante el vestido y me sobe vigorosamente con las manos adentro de mi pañal. Pude tranquilizarme en como 5 minutos mas, sintiendome absolutamente agotada. Y me quede dormida.

- Bebe... Bebita, despertate...- Escuche.
Me levante un poco somnolienta hasta que me di cuenta.
- Me quede dor... owwww, arde ...- Proteste, e intente sobarme.
- Acordate que tenemos que ir a la casa de elena.
- Pero mami... Lo siento, me quede dormida, no hice nada de tarea...- respondi. Seguro me esperaba otro castigo.
- Llevas un libro y tu peluche y estudias alla. Y ya te castigue por atrasarte. Solo que mañana, hay chas chas al despertarse asi aprendes.
- Si mami...- Respondi. Proteste por que con el vestido el pañal, no podia sobarme, exceptuando mis adoloridos muslos. Pero ahi me di cuenta de lo peor: ´¿Voy a ir a casa de Elena en pañales? Ella ya me ha visto... pero Rodrigo..
Quize protestar, pero mi cola herbia. Ella me alzo de vuelta, sacandome del corral. Me entrego mi peluche, y arreglo un poco mis coletas. Tambien mis libros. Y, desafortunadamente, me puso un pretal, como la ultima vez que use pañales.
Luego de eso, me llevo caminando a la casa de Elena, mientras yo sentia mis nalgas rozarse, y el pañal rozarse con ellas. Al principio me moria de la verguenza, hasta que descubri que estos vestidos servian mucho para tapar mi pañal, y mi cola como tomate. Largos hasta la rodilla, y con un poco de vuelo, no se notaba ningun bulto en ellos extraño. Aun asi, me preocupaba.
- Mami...- Pregunte mientras me llevaba. - Si... me preguntan por que uso pañal que hago..-
- Les decis que te portaste muy mal y que estas castigada bebita.-
Me sonroje al imaginarme diciendolo. Y dije: En serio tengo que decir eso?
- Y que preferis decir? Que te hiciste pipi y por eso los usas? Que tenes problemas de incontinencia? Es mejor que digas la verdad nena.
En eso tenia razon. Llegamos, y salude a elena. Luego de eso, me quede sentada en el sillon leyendo. Llego Rodrigo de la calle, y me revolvio el pelo. "Hola enana"
- Hola...-
- Veni arriba conmigo.
- No puedo, tengo que estudiar respondi.- El me miro con gesto sospechoso pero mi mama dijo: Nena, anda arriba a estudiar, asi aca hablamos tranquilas.
Yo no queria ir, y me aterraba que se diera cuenta. Pero si mi mama me mando, le tenia que hacer caso. Asi que subi con el, y como siempre, me recoste boca abajo en su cama y me pus a estudiar.
- Enana, - Dijo como queriendo preguntar algo pero dije: Perdon, pero tengo muchisima tarea y no puedo distraerme. Agradeci que me hayan obligado a usar un vestido, con mi jardinerito se hubiera notado un monton. Aun asi, me preocupaba que se diera cuenta. Estudie 3 horas sin parar hasta que llego mi mama.
- Nena, es tu horario de dormir.
- si mami...
- Tan temprano?- Pregunto Rodrigo.
- Nena, decile por que te vas a dormir temprano?- ordeno mi mama, mientras me ponia el pretal.
-... Estoy castigada por no haber hecho mi tarea.- Aclare.
- Lo suponia.- Dijo el. - PEro al menos hoy estudiaste mucho.- Aclaro. Me llevo de vuelta a la casa, me puso mi pijama, y me encerro en mi cuna.
Si hiciera una autobiografia, este capitulo se llamaria "mi cuna y yo". Antes de volver, probe varias veces salir. Pero una vez que me encierra ahi adentro descubri que es imposible hacerlo. Una vez, recuerdo que lo logre, pero me descubrio. Ni necesito decir que paso despues.
"Niña tonta. Por portarse mal ahora terminaste en pañales, y te ganaste tus buenos chas chas". Pense mientras nalgueaba a mi oso del coraje. Odio ser enviada a dormir tan temprano y mas encima en pañales. Lo mejor era dormirme pronto, ya que si me daban ganas de ir al baño, mi mama no vendria por mi, y tendria que usar los pañales. Siempre que los usaba, me ponia un pijama rosa especial, que era como mi mameluco normal, solo con mas espacio para mi pañal. Este me hacia ver muy caderona, y me sentia una teletubbie cuando me movia. "Ahora te quedas en el rincon, por portarte mal". Regañe a mi oso, dejandolo en el rincon.
Suspire, recordando que este juego siempre lo hacia cuando recibia un castigo muy fuerte. Me ayudaba a descargarme, y hasta mi mama me habia sacado fotos un par de veces nalgueando a mi oso. Mi lado adulto tenia activado su estado de alarma, como siempre que me castigaban y que yo sabia que lo habia merecido. Sin embargo, yo continuaba en mi pijama, con pañales, en una cuna, y mi cola como un tomate. Mi lado adulto habia perdido su pelea hace mucho.
"Ahora que hagooo" Proteste pataleando, obvio, para mis adentros. "Cuanto tiempo habra pasado..." Parecia eterno. Sabia que lo mejor era ya dormirme, pero me acostumbre a ir a las 10 a dormir. Saque a mi oso del rincon, y me acerque a los barrotes de mi cuna, viendo si por ahi cerca estaba mi celular. Me acorde que lo deje en el bolsillo de mi vestido. E hice mi esfuerzo para alcanzarlo a traves de los barrotes. Si, asi de grande es mi cuna.
"Como no se que hacer para dormirme, mejor reviso FB. Mi mama ya me regaño muchas veces por no responder... y no quiero que otra vez mande fotos mias castigada a quienes se molestan conmigo.." Pense. Recostandome boca abajo como siempre, me puse a revisar el celular. Pero enseguida me llego un mensaje. "Estas loca? Si tu mama ve que estas conectada te va a castigar de vuelta". Rapidamente me puse como desconectada. Me llamo la atencion que halla sido precisamente carlos quien me halla advertido.
- No comentes ninguna foto ni le des me gusta a nada.- Me advirtio.
- Gracias... Señor...- Respondi, recordando que debo ser educada.
- Estas castigada?
- Si mami... revisa mi fb va a ver esta conversacion no?
- Si, tenes que borrarla.
- Pero... Señor...
- Si peke?
- Se 
Ese lunes, yo seguia en mi pijama hasta que me dio la orden de quedarme en el comedor. Hice canso sin entender, y distrayendome estudiando, hasta que me llamo a mi recamara. Cuando llegue me dijo, en la puerta.
- Nena, estube pensando mucho. Y mis amigas tambien me aconsejaron, en especial mi amigo. Tengo... mucho trabajo, y por mas que quisiera, no puedo siempre estarte peinando y vistiendo. Asi que tenes que demostrar que sos niña grande y vestirte sola.
- En serio? genial!!-
- Si, genial, pero con MIS reglas. Y si veo que no te vestis como corresponde, te toca nalgueada y perdes este privilegio. Igual si usas pañales, tambien te visto yo. Esta claro?
- Si Mami.- Dije angelicalmente.
Ahi me hizo entrar, vi 3 vestidos de los que uso cuando salgo y unas 7 bombachas, ademas de varias camisetas. Uno era el verde de maripositas (mi favorito), pero los otros 2 no me gustaban tanto. Igual yo tenia peores. Uno era celeste cuadrille y blanco, con cuelllo blanco... pero en el pecho tenia un dibujito muy cursi de 2 ositos y un arcoiris. El tercero era rosa, con detalles amarillos, el cuello blanco tenia un contorno amarillo. Y en el pecho, estrellitas. La vez que lo use me sentia exageradamente llamativa. Abajo, estaban mis guillerminas y calcetas. Y 7 bombachas. Como siempre, todas traian un dibujo distinto en la cola que eran del color del elastico. Y todas eran blancas, con dibujos de distinto color. Pero lo realmente malo es que todas llevaban el dia de la semana en cursiva. Me sonroje bastante al verlas, pero un poco venia esperando que eso pase desde que me hizo probarme distintas bombachas y una tenia un dia de la semana.
- Eso vas a usar toda la semana. Junto con tu jardinerito y alguna blusa que te guste. Los vestidos los quiero siempre impecables y siempre con tus guillerminas y calcetas con olanes. Ropa interior limpia. Se que no te gusta que tengan los dias, pero es por tu bien, asi aprendes a cambiartela todos los dias y tenerlas limpias.
- Como si necesitara un dia para...- Pense sin querer en voz alta y me tape la boca. - Perdon mami.- Ella solo fruncio el seño y continuo explicandome. Tambien vas a tener que bañarte y peinarte sola. Peinado, quiero 2 coletas siempre, o trenzas. -La raya bien marcada, tus coletas bien ajustadas, y con listones siempre.- Aclaro.
Levante mi mano como si estubiera en la escuela, ya que siempre odia que la interrumpa.
- Si bebe?
- Pero yo no se hacerme coletas...
- Mami te enseña, no te preocupes.
- Y mi jardinerito? Que raro que no lo hayas puesto junto a los otros.
- Bueno, esa es tu sorpresa.- Dijo y saco del armario un regalo. Lo mire sorprendida y palmeando mi cabeza dijo: Dale, abrilo.
Pense que iba a ser algo con que castigarme, o uno de los vestiditos , pero al abrirlo me sorprendi.
- Ya que tanto te gusta tu jardinerito, decidi hacerte uno nuevo para que uses siempre.-
Era rosa, y tenia cierto corte vestidito, viendose un poco acampanado. El bolsillo, en vez de tenerlo en el pecho, lo tenia en la panza y era como de canguro. En su pecho, tenia 2 ositos rosas bordado, que se veian tiernos y no llamaban tanto la atencion como el dibujo de mi jardinerito viejo. Y era de mesclilla. Era muy lindo y se notaba que habia tomado mucho trabajo.
- Wow mami... gracias..- Dije muy sorprendida. Ella acaricie mi pelo y pregunte: Pero... y mi jardinerito ? No lo voy a poder usar mas?. - No nena, ahora tenes uno nuevo. Lo usas con una blusa o playera vieja para jugar. Tenes muchas para elegir, pero recorda que si a mami no le gusta, chas chas y te cambias de blusa.-
- Voy a poder ensuciarlo?
- Si, vas a poder ensuciarlo.
- Pero... yo voy a extrañar mi jardinerito, era lindo... me encariñe con el. No lo vas a tirar no?
- Es....demasiado viejo.- Dijo con un suspiro. - Y no lo voy a tirar no t preocupes. Algun dia en la semana, voy a querer vestirte, bañarte y peinarte como siempre. Pero esta bien que tengas algo de libertad.- Comento.
- Aw... Gracias mami...- Dije contenta. - Cambiaste... Y gracias por mi jardinerito... muero de ganas de usarlo. - Aclare contenta. - Realmente queria volver mami... solo tenia mucho miedo. Pero ahora, ya no tengo tanto.- Termine de aclarar y la abraze. Ella me abrazo fuerte y dijo: Te dije que no iba a dejar que vuelvas a irte. Ves que mami no es tan mala? - Dijo palmeando mi cola.
- Nup.- Respondi meneando la cabeza.
- Y ahora, fotos!- Aclaro. Tomo su camara de mi mesita de luz y me miro sonriente. Me encogi de hombros, sabiendo que seguro querria sacarme 50. Primero, foto sosteniendo cada vestido. Luego el jardinerito (ahi seguro sali mas sonriente), y luego me dijo: A ver, quiero ver si mi nena ya se sabe vestir sola.
Sonriente, tome una camiseta y sonrojandome levemente pense: Hoy es... lunes. La de lunes, era amarilla con un dibujo de patito. La separe, y luego de desvestirme me puse la ropa interior. A mi mama por lo visto, le dio demasiada ternura, y me abrazo, me apreto los cachetes, y muy en contra de mi voluntad, me saco una foto. Tome una blusa, de manguitas aglobadas y cuello bebe que supuse que le gustaria. Me la puse, y al fin, me puse mi jardinerito encima. Lo abroche cuidadosamente y dije: Lista!
Era realmente comodo, si era mas acampanado, pero tambien, un poquitito mas largo. El bolsillo de la panza, era mucho mas comodo que el del pecho, podia descansar mis manos adentro y guardar cosas. Tome mis guillerminas, y mis calcetas y me las puse.
- Bebe, para jugar, tenes que ponerte tus tennis. Ya te lo aclare.
- Pero... no vamos a salir? Quiero presumirlo.-
- Que linda nena, bueno, planeaba hacer cosas mañana, que podemos hacer hoy.-
- Wii!!- Festeje feliz.
- Ahora a ver como te peinas.
Eso ya era mas dificil. De niña odiaba las coletas, y solo me hacia bajas, por que mi mama real tambien insistia con que las use. Fui al baño, e intente hacerme altas (ya que ella las ama) varias veces, pero era imposible, quedaban desprolijas y a distinta altura. Probe de vuelta, y tampoco. Asi varias veces. Empece a preocuparme. Desde que me fui, en cierta medida queria volver, y extrañaba los primeros meses viviendo con ella. Pero extrañaba tambien ser solo una niña sin preocupaciones. Sin pensar en renta, en trabajo, en que dira la gente y en encajar con los grupos. Cada vez que me iba mal, o qu estaba deprimida, le escribia, y me mostraba algo, que segun ella habia hecho para mi. Sabia que volver iba a ser dificilisimo, y cuando lo hice, lo hice suponiendo que todo iba a ser tan malo como lo era antes de irme de ahi, en donde mi vida era practicamente la de una bebe, y hasta me orinaba en mis pañales por flojera de ir al baño. Sabia que por ejemplo, el tiempo que iba a estar ahi era un tiempo de absoluta abstinencia. No solo sexual... extrañaba mucho tomarme una cerveza. Aun sigo con miedo, de que todo empeore. Pero si bien mi mami es mas estricta, ahora tengo muchisima mas libertad. Se lo mucho que ama sus rituales, lo mucho que la obsecionan, y que esto de dejarme vestir sola, por tonto que suene, es arruinar sus 3 rituales favoritos. Me daba miedo decepcionarla...
Decidi hacerme las 2 coletas bajas que me hacia siempre de niña. Me esforze en estirarlas bien, y marcar bien la raya. Al ser bajas, no tenia que preocuparme por su altura. Tome 2 listones rosas ( de mi coleccion) y luego de un par de intentos, logre que se vean medianamente bien. Luego fui por mi mama.
- L-Lo siento... no soy buena haciendome coletas..- me disculpe. Ella me apreto mis mejillas y dijo: Necesitas un corte de cabello acorde a tu edad. Un dia te voy a llevar a la peluqueria, extraño tu fleco. Deja, yo te voy a enseñar. Trae un espejo, y el cepillo.
- Cepillo?- Pregunte tapando mi cola con nervios.
La vi unos segundos pensativa, y me di cuenta de que solo queria enseñarme pero le di una idea.
- Es verdad, aqui tengo el mio.- dijo y saco el suyo de su cartera.
- Me vas a nalguear por no haberme peinado bien?- Pregunte nerviosa.
- Unos chas chas no te haran mal y te mantendran en linea. Pero tu peinado no quedo tan mal. Te voy a enseñar trucos.- Dijo. Y estubimos como una hora, peineme y despeineme, intentandolo yo, y desintentandolo. Empece a sentir que podria peinarme sola, sin ganarme una cepillada. Naturalmente, termine usando mis coletas altas.
- Mami... entonces no me vas a dar chas chas por haberme peinado mal?
- No bebe, por que fue la primera vez que lo intentas.
- Oki...- respondi.
- POr que?
- Es que...- Dije. Y me quede cabisbaja.
A ver, primero foto.
Sonrei feliz, mientras me tomo mi foto y dijo: Oki, a estrenar tu jardinerito.-
Se sento y señalo mis piernas. Yo la obedeci, y me dio una muy larga nalgueada. Esta vez, fueron azotes despacios, y sonoros. Pude resistirla sin llorar, y cuando levanto mi jardinerito, senti mucha mas escozor. Pero solo quedo mi cola rosa, haciendo juego con mi ropa. Al final, ya ardia realmente... pero en la forma en como me encanta que duela una nalgueada. Me quede a upa de ella, un rato largo, siendo mimada y contenta.
- Bebe, ordenas tu habitacion como niña buena, y luego traes tu notebook si?
- Si mami!!- Exclame feliz.
Al llegar a mi habitacion y verme en el espejo, me di cuenta que con coletas altas me veia muchisimo mas infantil que con las bajas. Pero pense que si me las desarmaba, esta vez si me tocaria cepillo. Aproveche el espejo, y me incline, para ver que tanto podia confiarme. Puse mis manos en mis rodillas, como siempre que me van a nalguear. Se veia mi bombacha, pero solo la parte blanca, si me inclinaba muchisimo, se llegaba a ver el patito. Con el otro jardinerito, hasta se veria el nombre de la semana. Esto me salvaba bastante de esas odiosas dosis de humillacion publica que mi mama tanto amaba. Probe saltar, esta vez, si se veia mi bombacha, igual que antes, solo la parte blanca. El jean era pesado, asi que debia saltar bastante fuerte, para que la falda se levante del todo. Supuse que tambien lo afectaria un poco el viento constante que siempre hay afuera.
Tome mi notebook, y se la lleve a ella.
Ahi esta, a ver nena, dejame pasar todas las fotos. En el celular es muy complicado.- Dijo con su camara. Se demoro un tiempo mientras las subia y dijo: Bueno, hay algo que tenes que hacer. Abri tu FB.
Obedeci y dijo: Ahora haces un album, me dijo roberto que debia figurar como privado.. Igual luego el nos ayuda. Y subis fotos de tu jardinero, tus vestidos, y tus bombachas.
- Pero...- Dije avergonzada.
- Bebe, haces caso.
"Yo acabo de pedir una nalgueada practicamente, y ahora seguro.." proteste, e hice caso, subiendo todas las fotos.
- Ahora de titulo al album pones: "Aprendiendo a vestirme sola".
Me puse roja como un tomate, pero mirandola de reojo obedeci. - Y de descripcion: Mami esta enseñandome a vestirme solita. Estos es la ropa que puedo usar. Mami me aclaro que si no las usaba correctamente, seria castigada. Igual pueden ayudarme, diciendome si algo que uso esta mal, o avisandole asi ella me castiga.
Mientras escribia, avergonzada proteste diciendo: Mama....!
- Nena, segui escribiendo: Tambien aprendere a peinarme solita, y agradecere que me corrijan, ya que no se hacerlo tampoco. Debo verme siempre impecable, como cuando mi mami me viste.
Lo hice, sintiendo el calor hasta mi cuello y me dijo que ya era suficiente. Pero decidi, ponerle una descripcion a mi jardinerito. Algo tonto como "jardinerito nuevo, wiiii, lo amo"
Finalmente, cree el album y suspire.
- Bueno bebe, anda por tu peluche, que vamos a la tienda.
- Si mami!!- Dije contenta. Ahora que tiene Fb, todo quiere publicarlo. No pense lo del album, pero si que me iba a sacar fotos. Igual eso no cambiaria mi buen humor. Ya con mi peluche, la segui de la mano, mientras paseabamos de nuevo. Estaba de tan buen humor que hasta daba pequeños saltitos al caminar. Llegamos a la tienda, y luego de eso, me llevo a la plaza. Todos los niños estaban en la escuela, asi que yo era la unica "niña" con los juegos libres para mi. Mi mama me dejo jugar ahi como media hora, y luego fuimos a la casa de su amigo.
- Ay que bonita nena!!- Me saludo, como siempre.
- Gracias señor!! Hola!!- Respondi contenta.
El me miro extrañado y entramos. Su amigo, no estaba, y el estaba solo.
- Queres que te traiga la alfombra y los libros para colorear? Tengo colores nuevos.
- Siiii!! Porfis!!
- Esta bien nena.
Lo hizo, y me quede coloreando boca abajo con mi peluche. Continue tranquilita hasta que senti una mano apoyarse en mi pelo. - Y usted por que tan contenta? Siempre anda seria, haciendo pucheros y suspirando.
Como siempre, senti un poco de verguenza y respondi: Estoy contenta por que mi mami me hizo un jardinerito...
El se rio y apretandome las mejillas dijo: Ves que si sos tierna.
Me puse roja de verguenza, pero segui coloreando.

------------------------------------------------

- Mmmm.... Martes...- Pense en voz alta, sonrojandome un poco al pensar que otra vez iba a usar semanales. Tome la bombachita celeste con dibujo de elefantito, y suspirando debido al mal gusto de mi mama, me la puse. Busque una blusa con algun dibujito, y me puse encima mi jardinerito rosa. Luego de hacerme mis coletas bajas, fui con mi mama.
- Nena, otra vez tu jardinerito? Hoy voy a llevarte a cortarte el cabello. No podes seguir con ese pelo. - Aclaro. - Asi que ponete tus guillerminas y busca tu peluche asi salimos si bebota?
- Si mami...- Respondi, sintiendo verguenza ante la palabra "Bebota". - Pero...- Dije, intentando animarme- En serio tengo que cortarme el pelo... Me gusta asi como esta...- Pregunte.
- Nena, ese pelo es muy inadecuado para tu edad. Y cuesta mucho hacer un peinado que te quede bien. Mas si te vas a peinar sola.
- Pero... me gusta asi...- Proteste de vuelta con un puchero.
- Sea una niña buena y haga caso. Vas a ver que te vas a ver muchisimo mejor.-
Hice un largo suspiro y un enorme puchero, pero ella solo me palmeo en la cabeza y me hizo ir por mis cosas con una nalgadita. Cabisbaja y despidiendome imaginariamente de mi pelo actual, me puse mis guillerminas, y tome mi oso.
Mientras caminabamo, yo pensaba preocupada que corte me elegiria. Llegamos, y habia varias chicas esperando. Un par en uniforme, y un par de mujeres ya adulta. Era aburrido, esperar en la cola, pero no tube otra opcion.
Vi que mi mama, revisaba el libro de peinados, eligiendome uno. El libro era muy viejo, a tal punto que las niñas en el usaban vestidos antiguos, y los peinados de los adultos se veian muy 70tosos.
- Mami...
- Bebe, sabes que pasa cuando sos desobediente no?
- Si mami...- Suspire cabisbaja. Lo ultimo que queria era unos cepillazos y que se rian de mi. Me dio cepillazos frente a todos sus conocidos ya... Pero observaba los horribles peinados entre los que escogia...
Iba a revisar mi celular, pero hacerlo me ponia de mal humor. Seguro habria comentarios tontos como siempre.
- Bebe, ya es tu turno, deja tu oso, y portate bien. Te dejas cortar el pelo quietita si mi amor?
- Si mami.. - Respondi. "Me da verguenza que me hable asi frente a todos..." Pense.
- Que peinado va a querer la nena?
- Necesito un corte de niña, ella siempre usa coletas, pero con ese corte no queda tambien. Que sea el 46.
- Muy bien señora, se la dejo peinada igual que antes?
- Podrias hacerle coletas con trenzas? Se ve re tierna con ellas.
- Si señora.- Dijo, y luego de eso, procedio a cortarme el pelo.
Cuando solto mi cabello de mis coletas me preocupe, pensando que iba a descubrirme. Sin embargo, ella ni titubeo, y en poco tiempo, tenia un flequillo y un corte de cabello infantil hasta mis hombros. Senti mi cara absolutamente transformada de repente. Hasta parecia Alicia pero version jardinerito.
- Bebe, te ves mil veces mejor asi. Ese corte es muchisimo mas adecuado para tu edad.
- Señora, la peino?
- Si por favor.
 Luego, me hizo 2 coletas altas, y trenzas en ellas, y adorno el final de estas con los listones que llevaba antes. Ahora, con ese corte de cabello y mi jardinerito me veia TAN infantil...
Se despidio de la señora,  y rapidamente me llevo de la mano. Yo iba cabisbaja, sintiendo mis coletas y listones rosados rebotar a los costados de las orejas. De vez en cuando, me veia en el reflejo de alguna vidriera, y suspira. Me gustaba mi corte, ahora parecia una niña tonta. Sin embago, llegamos a una tienda. Yo observe a mi mami con curiosidad, quien no me comunico por que ibamos ahi. Igual solia hacerlo siempre. Pero de repente, saco una gran paleta de caramelo.
- Para usted señorita, por portarse bien, y no hacer berrinche.
- EN SERIO?- Pregunte, con un repentino golpe de alegria. - Wiii, gracias mami!!!- Festeje, y comiendo mi paleta me olvide al instante de mi luego corte. Aun asi, cuando me veia en las vidrieras, parecia otra niña. Del tipo de niña que me daban ganas de molestar cuando yo era pequeña.
- VEs que mami no es tan mala? Si te portas bien tambien te premio. - Aclaro.
Le sonrei contenta en respuesta. Empezaba a sentir que otra vez ya me comportaba como niña. Y senti un miedo al hacerlo que me hizo abrazar mi oso con fuerza. A veces pensaba que lo que habia hecho que las cosas se salieran tanto de control, fue el hecho de que ella comenzo a creerse que en realidad era una niña.
Terminamos llendo a casa de elena, en donde me quede yo sentada en el sillon, mientras ellas conversaban. Dos horas espere a irnos, hasta que de repente llego el hijo y una chica de su edad. Ambos en uniforme escolar, el de ella era un jumper rosa tambien.
Saludaron a ambas madres y luego vi que se iban. Me senti triste por que no me saludaron hasta que senti un molesto tiron de coleta.
- Veni tambien enana.- me dijo.
Mire a mi mama, quien me dio permiso y subi.
Al ver a los 2, sentados uno al lado del otro y tomados de la mano, me senti muy inoportuna. Sin embargo, cuando la chica volteo y me vio grito: Cosita!! - y me vino a abrazar. Como siempre me sonroje ante eso, mientras que luego Rodrigo me bromeo: Lindo peinado.
- Gracias...- Respondi sonrojandome.
- Seguro extrañas el anterior no? La pobre niña vivia en capital pero ahora vive en este aburrido pueblito en medio de la nada. -Bromeo Rodrigo, quejandose al mismo tiempo.
- No la molestes. TE ves preciosa rosita...
- Rosita??- Pregunte sorprendida.
- Jajaja, que buen apodo - Se rio Rodrigo.
- Y que bonita que te ves con ese jardinerito. Seguro las otras niñas tienen mucha envidia de ti. No?
- Emmm.... si...- respondi sonriendome.
- Dejala tranquila, asi su mama no la anda molestando aca.
Luego de esa pequeña conversacion parecio que desapareci para ellos. Continuaron conversando entre ellos, y me senti incomoda sintiendo que arruinaba un momento, sin embargo cuando intentaba irme el me hacia una broma y me hacia quedarme. Note que en un momento discutieron, y el le dijo algo al oido. Se susurraron por unos segundos hasta que se quedaron en silencio. Ignorando la razon, me acoste boca abajo en la cama de rodrigo como solia hacer siempre. "Debi haber traido un libro..." Pense, pero no sabia que hacer.
- Estas aburrida rosita?- Pregunto.
Yo asenti con la cabeza.
- Estaria mas si hubiera estado toda la tarde esperando en el sillon como antes.- respondio rodrigo.
- No hay algun juguete para ella aca?
- mmmm...- Dijo el. Busco en su cajon y saco un yoyo. - Capaz no tenga nada de rosa pero...-
- Gracias!!- Dije y lo tome. De niña me encantaban. Me puse a jugar con el y Rodrigo me palmeo la cabeza diciendome: Si tu mama te deja, podes quedartelo.
- Que bien!! Muchas gracias.
- Awww, que tierna niñita- Dijo la chica. - No habla, no protesta, no dice nada. Siempre esta ahi como una angelita ella.
Me sonroje un poco y baje mi cabeza sonriendome hasta que Rodrigo dijo: Con la mama que tiene la pobre...
- Que pasa con mi mama?- Pregunte, un poco molesta.
- Acaso no te vuelve loca? Si no te trajeran siempre pensaria que sos otra enana.
- Ummmm.... no...- Respondi titubeando.
El fruncio el seño, y volvio a ocuparse de sus cosas. No me gusto que hable asi de mi mama, aunque me defienda y lo que sea. Suspire un poco y apoye mi cara en mi muñeca.
Senti la mano de la chica apoyarse en mi espalda y preguntarme: Rosita, te portas bien siempre?
"Me habla como a una niña, y yo estoy muy aburrida como para responder.." Pense. IGual la chica esta, no sabia cuantos años tenia, pero suponia que era la misma que la de Rodrigo y que eran compañeros de clase.
- Si...
- Que bien... Y el cole como va?
-Ummm...
- No va al cole, estudia online.
- Eh? Y eso?- Pregunto la chica confundida.
- La nena vivia con su papa en capital, la mandaron a vivir con su mama a este pueblito, pero sigue llendo a su escuela online.
- Es normal que en la ciudad capital los niños vayan... bueno, hagan la escuela en internet?- Pregunto ella confundida.
Yo solo asenti con la cabeza.
- Ahora la entendes? A la pobrecita la trajeron a este pueblito a vivir con su mama luego de vivir en ciudad capital.
- Ahhhhh... Pero aca no somos tan malos como los de alla creen...- Explico la chica. Aunque no se que tanto bien le haga a una niña cursar el colegio online...
- Se la pasa estudiando todo el dia. Ahora se olvido su libro. - Continuo hablando el, como si yo no estubiera ahi. - Imaginate que la pobre, vivia alla rodeada de lujos, y termino aca, vestida como niña de los 50, y con una mama super estricta.
- No creo que sea tan malo. Estudias mucho rosita?
"Rosita..." proteste para mis adentros, y timidamente asenti con la cabeza.
- Mami es muy estricta contigo?
" Mami es muy estricta contigo?" pense imitando su voz. Asenti de vuelta con la cabeza y ella pregunto a Rodrigo.- ¿Es muy timida no?
- Un poco, pero igual casi no habla ella. Solo esta recostada leyendo y enseñando sus calzones.
Me sonroje al instante, y tape mi cola, pero al hacerlo vi que era mentira. Proteste exclamando: Tonto!!!
- Ahi si hablo jajaja.- Se rio la chica. - Se pone roja por todo que tierna!!!-
- Nunca habla... pero cuando lo hace es muy inteligente. No parece de 10.-
- Tiene 10? Yo pense que rosita tenia 8, se ve tan tierna.- Dijo abrazandome."Que exagerada" pense en el abrazo. " Ya me parece dificil que crean que tengo 10, como para encima que digan que tengo 8 "
- A su mama le gusta aniñarla, hasta le hizo ese corte de nenitas. - Explico el.
- Te gusta como te viste tu mama rosita?-
Asenti de vuelta con mi cabeza avergonzada. Me ponia incomoda que me traten tan infantilmente.
- La tratas como si fuera tonta.
- Tu no sabes tratar a las niñas. Sabes rosita? Cuando yo era chiquitita como tu tambien me vestian asi y me encantaba. Aunque a los 10 comenzo a darme oso...
- A ella todo le da oso.- Bromeo.
- Bebe, ya nos vamos a casa!- Escuche gritar.
- Bebe...- Proteste en voz alta. - Ya voy mami!!!- Dije, y me pare, tomando mi peluche y arreglando mi ropa. Ellos me saludaron, en especial la chica y me fui.

-------------------------------------------------------------------

- Miercoles...-

Esa mañana, paso rapida como siempre. Hasta que llego la hora de cambiarme. Me sentia rara, peinando a esa niña del fleco, que hacia caras tan graciosas. Sentia que mis ojos incluso se veian mas expresivos, y con el pelo suelto, ya me veia infantil. Hasta pense en usarlo con un liston, y ahi fue cuando fui a preguntarle a mi mama si podia hacerlo. Al verme, termine en sus piernas al instante.
- Que hice??- Pregunte pataleando levemente. Senti que levanto mi jardinerito y escuche: AL menos si te portas bien, y usas la del dia.-
Senti un poco de verguenza, recostada en sus piernas y con mis calzones a la vista. Pero la verguenza se esfumo, apenas las primeras nalgadas comenzaron a hacerme patalear.
- Owww, pero que hice mami!!- Proteste, sin animarme a interrumpir su castigo.
- Que hice mal? Tu jardinerito de vuelta. Lo usas todo los dias, todo el tiempo. Mami te advirtio que si no te vestias apropiadamente te iba a dar tus chas chas. - Dijo, y continuo nalgueandome vigorosamente. Hacia unos dias que no lo hacia, asi que mi cola reaccionaba mucho al dolor.
- Ay ay, pero mami, es solo que me lo regalaste y me gusta mucho.
- Ay mami nada. Te quejas de tus bombachitas semanales y decis que te dan verguenza. Pero conociendote, serias capaz de encontrar una blanca que te guste, y usarla toda la semana no importa que este sucia. Eso no te da verguenza acaso?
"Ow... por que cambia de tema"... - Mami es diferente proteste!!-
- Sin protestar, ya lo necesitabas.- Aclaro.
Unos 3 o 5  minutos despues, yo estaba en mi habitacion, sacandome mi jardinerito y pensando que podria ponerme. Claro, solo tenia 3 opciones.
"El verde es lindo" pense. Y luego de unas vueltas, ya estaba usandolo. Sin embargo, cuando volvi, mi mama me tomo de la oreja, y me levanto el vestido para otra nalgueada.
- OW Ow, OW ...- Y ahora?
- El viernes lo usaste la semana pasada.
- Oww mami, mi cola ya duele!!- Proteste.
- Creiste que iba a ser facil aprender a vestirse sola?-
La nalgueada... fue sorpresivamente larga. Por suerte, solo con su mano. Pero aun asi, me dejo mi cola bien roja. Sobandome, fui y suspire.
"Celeste de ositos y arcoiris, o rosa y amarillo super llamativo...?" Pense. Suspire, e hice tateti con un dedo y los ojos cerrados.
- Nena, segui dando vueltas y te visto yo como antes.- Dijo mi mama seria.
- No mami, lo siento.- respondi. Tome rapidamente el celeste, y me lo puse sintiendome tonta. Me apresure en abotonarme bien, y ponerme el liston.
- Mami... puedo usar el pelo suelto, y solo con un liston? Pense que podria quedar bien..- Pregunte.
- Deja, mejor te peina mami hoy.- Dijo ella.
Otra vez, con las trenzitas y listones celestes, sintiendolas colgar a los costados de mis ojos. No me gustaba como me quedaban para nada, pero supongo que ya la hice enojar. "Al menos no termine en el rincon" suspire.
-Y andas jugando demasiado, pero no te veo estudiar nunca. Llegas a tener una sola tarea retrasada, y vas a ver como te va a ir.- Dijo, luego de darme una sonora nalgada.
- Ay! Si mami!!- Respondi, asustada por la amenaza. En verdad si estaba atrasada. Y ya me imaginaba en pañales y con mi cola hinchada de vuelta. Asi que lo primero que hice fue tomar mis libros, mi notebook, y ponerme a estudiar y hacer tarea.
PAF!!- Sono el cepillo contra mi pobre cola. AYYY!!!- Exclame agarrandola. "Mi costumbre de estar siempre recostada boca abajo no es tan buena idea.." pense sobandome. Voltee y la vi a ella, golpeando el cepillo contra su mano.
- Es hora de comer señorita.
- Ow... si, mami, me olvide.
"Mi mama anda regañona hoy... tengo que tener cuidado" Pense llendo a comer. Cuando termine, me apresure con mi tarea de vuelta. Empece a imaginarme la nalgueada, la cola hinchada, el pañal y el vestido mientras me apuraba.
Sin embargo, al instante escuche: Señorita, se va a sentar al rincon de la cocina.
Senti mi corazon paralizarse y mis ojos llenarse de lagrimas al escucharlo: No mami, rincon no porfavor....
- Rincon si. Ya, o le doy un adelanto.
Me pare, sintiendo mi corazon latir y siendo obediente. Pero enseguida pregunte: Pero... que hice?
- Sabe bien que hizo no es asi?
Suspire y me fui al rincon, pero me tomo de la oreja.
- Ay...-
- Le hice una pregunta. Sabe lo que hizo o no?
- A-Atrasarme con mi tarea?
- Muy bien, se queda en el rincon.
Camine hacia el, sintiendo mi corazon retorcerse del miedo y de los nervios. Llegue, y observe el grabado de la silla y la cuchara de madera. No recordaba la vez que me nalguearon con ella. Resignada, me sente y espere.
"Debio haber revisado lo de mi escuela con su pc, que ni idea donde esta, y se debio haber dado cuenta". pense suspirando, apoyando la mejilla en mi mano.
Mi mama cuando me mandaba al rincon antes solo me daba hasta que llore, y luego tenia que llenar el pizarron y esperarla sentada. Pero ultimamente cambia el orden. Y siento que asi es muchisimo peor. ERa horrible estar sentada en el rincon, disfrutando tus últimos momentos de comodidad, y sabiendo que en unos minutos te iban a dejar la colita hinchada y llorando. Las lineas, siempre las odie, pero me asustaba mas el resto. "Y encima.. todo el dia en pañales... " Proteste para mis adentros con resignacion. "Si no me porto bien el resto de la semana, capaz termine llendo a misa con ellos de vuelta..." Pense. Recorde la verguenza que pase, y me puse roja de vuelta.
"Igual mi mama se contradice. Estoy castigada por no hacer la tarea, pero me la paso todo el dia en el rincon no haciendo la tarea." Proteste. La sillita era incomoda, y empezaba a hacerme doler la cola solo por la posicion. "Esto servira de calentamiento?" Pense. Vi de reojo la cuchara, y suspire. Estar castigada ya de por si era malo, pero era mil veces peor cuando sabias que lo merecias, y hasta me hacia lagrimear el pensarlo.
A medida que realizaba que me iba a pasar el resto del dia castigada, me ponia mas y mas triste. "No solo no cumpli su regla... de paso me atrase en la escuela". Un lado mio era una niñita que se sentia culpable y castigada esperaba su nalgueada. PEro otra parte mia, me recordaba que el sentir que mis castigos los merecia tambien fue lo que hizo que se saliera tanto de control. Sin embargo, la primera parte le ganaba, y ya deseaba que me dieran mi castigo rapido. Pero el rapido no llego. Y el miedo empezo a verse remplazado por mucho aburrimiento.
"Se habra olvidado de mi?" Pense, volteando un poco. No me anime a despegar mi cola de la silla, por que ya tenia muchos problemas. Pero seguro que habia pasado una hora ya, o hora y media. "Cuanto tiempo meva a tener aca... nunca estoy tanto" proteste. Apoyando nuevamente la cara en mi muñeca, vi el dibujito de los ositos y el arcoiris en el pecho de mi vestido. Agarre uno con mis dedos y empece a jugar:
Hola pepito, que lindo clima.- Dije jugando en voz baja.
Hola bob, recien llovio, no viste?-
No lo vi, por eso salio el arcoiris? Que lindo que esta.-
Si... pero me soltas la mano? Me haces sentir incomodo.
Lo siento, es que...-
Nena, estas castigada, sin jugar.- Escuche decir a mi mama. Rapidamente me sente derecha y mirando al rincon.
Perdon mami, es que estaba aburrida.- respondi. - Estoy aca hace como 4 horas...- Proteste.
Mirela usted, castigada, y aun sigue portandose mal y respondiendo.- Aclaro ella, y yo baje mi cabeza, viendo mis pies.
Hoy se porto muy mal señorita. Y como se la pasa jugando, se atraso con su tarea. Hoy tenemos que ir a la casa de Elena, y la niñita aun atrasada con sus tareas.-
Hoy? Pero mami, si yo me pusiera a hacer mi tarea ahora en vez de estar castigada...- Dije con un puchero, reposando mi espalda contra el respaldo de la sillita e inclinando mi cabeza para poder verla.
Y encima se justifica. ¡Mirando al rincon señorita!- Exclamo. Rapidamente lo hice y me regaño: Usted tiene que tener su tarea hecha, sin importar que vayamos a visitar a alguien o no. Y de paso se porto mal toda la mañana, igual ya sabia que ibamos a tener problemas con que te vistas sola. Paradita, ya.- Ordeno. Mi corazon empezo a latir de prisa, y todo el miedo volvio a mi. Me pare, y senti como levantaba el vestido, amarrandolo en la cinta para que exhiba mis aun blanquitas pompis. Todo este proceso me llenaba de anticipacion. Tomo la cuchara, y pense: "Ya es hora."
- Llenas el pizarron de "Debo siempre hacer mi tarea". Y cuando termines, preparate por que esa colita va a quedar bien roja. Y de paso te la vas a pasar el resto del dia en pañal y castigada.
- Si mami...- Suspire con un puchero. Tome la tiza, y comence a hacerlas, hasta que descubri que me estaba por tomar una foto.
- Mami no!!- Proteste, tapando mi cola.
- Si señorita, todos van a ver que te portaste mal y estas castigada.- Aclaro sacandola de todas formas. Luego de eso se fue.
Sintiendo como el viento que entraba por la ventana, acariciaba mi colita cubierta por el algodon de mi bombacha, y rozaba directamente mis muslitos, comence a escribir mis lineas.
"Debo hacer siempre mi tarea" Pensaba una y otra vez mientras las escribia. Voltee a ver, el osito rosa de mi bombacha, y la leyenda "miercoles" arriba. "Va a subir esa foto seguro..." Proteste. "Bueno... es solo terminar las lineas... la nalgueada... pañal, capaz otra nalgueada antes de irme a dormir..." Pense, y suspire. "Ademas, me iba a dormir a las 8...". Di un pisoton del coraje y me cruze de brazos. "Tonto castigo!! Tonta tarea!!" Proteste para mis adentros. "Ya me acostumbre hasta insultar como niña..."
Continue escribiendo, y otra andanada de viento acaricio mi cola, en especial mis muslitos. Senti un escalofrio al recordar los azotes en los muslos. Cuando empezaban a quedar pocas, empece a escribirlas mas lentas. Apenas las terminara, empezaria lo peor de mi castigo y no queria.
PAF!
- AY AY AY!!- Exclame saltando y tomando mi nalga. Voltee a ver y me habia quedado una terrible marca roja.
- No pierdas el tiempo y hace tus lineas.
- Si mami..- dije apurandome de vuelta. Desafortunadamente, en poco tiempo termine. Sintiendo mi corazon latir a toda prisa, me quede cabisbaja y la escuche: Ya, ven aqui.
Voltee, y la vi sentada en una silla con la cuchara en una mano. Note tambien, una toalla extendida sobre la mesa.
- Mami...- Dije poniendo una mano sobre mi cola y caminando hacia ella. Llegue a ella, y me incline sobre sus piernas. Ella con sus brazos, me acomodo hasta que mis pies no podian tocar el piso. Senti su mano apoyarse en mi colita, y voltee a verla de reojo. Dio dos palmadas pequeñas y PAF, una fuerte que me hizo estremecer. Rapidamente empezo a nalguearme con su mano derecha que en esa posicion, me hacian sentir como si fuera un embase de mostaza. Rapidamente, el dolor se acumulo hasta que yo empece a patalear. Y rapidamente tambien comenze a llorar. Siempre suplico durante mis castigos, aunque se que no sirve. Al menos, me ayuda a llevarlos mejor. Fue una larga, muy larga nalgueada con mano, hasta que me ayudo a pararme. Me tome mi cola saltando pero me dijo: Nena recien empezamos, bajate tu bombachita hasta las rodillas y volves a mis piernas.
- Ay...Si..- Respondi siendo obediente. Cuando intente recostarme de vuelta, me recosto en una sola, trabando mis piernas con la otra.
- El siguiente castigo va a doler mucho pero es por tu bien. Pone tus manitos en tu espalda asi te las agarro.
- Si...- Respondi sintiendo miedo de vuelta y siendo obediente. Me las tomo, trabandome, y la cuchara empezo a caer rapidamente. No tarde mucho en romper en llantos y gritos hasta quedarme sin aliento. Patalee un monton, aunque mis piernas estubieran trabadas. Aun asi, a pesar de todo lo que movi, no pude evitar que la odiosa cuchara deje de azotarme, y al final solo quede rendida en sus piernas, llorando y pidiendole que pare. No se cuanto tiempo me tubo asi, solo se que cuando al fin me solto, me sobe energicamente, saltando como antes, pero ahora si muy desesperada. Sentia como si me hubieran hecho sentarme en una plancha. Sin embargo mi mama no espero mas, alzandome como a una muñeca, me recosto boca arriba en la mesa, poniendo mi cadera sobre la toalla. Saco mi bombacha que estaba en mis tobillos, y me ordeno: bebe, se que te duele muchisimo pero se una niña obediente y deja de sobarte por un segundo.
Me esforze en hacer caso, mientras ella, levantaba mis piernas, y me ponia talco en mi hirbiente colita. Luego de eso, puso un pañal sobre la toalla, apoyando mi cola ahi, y en unos segundos, ya estaba en el piso, intentando sobarme con mi incomodo pañal y llorando. Le di lastima por lo visto, asi que me sento en sus piernas, y me mimo hasta que deje de llorar tan desperadamente. Luego de eso, alzandome nuevamente, me llevo a mi corral y me dejo ahi. Recostada boca abajo, me levante el vestido y me sobe vigorosamente con las manos adentro de mi pañal. Pude tranquilizarme en como 5 minutos mas, sintiendome absolutamente agotada. Y me quede dormida.

- Bebe... Bebita, despertate...- Escuche.
Me levante un poco somnolienta hasta que me di cuenta.
- Me quede dor... owwww, arde ...- Proteste, e intente sobarme.
- Acordate que tenemos que ir a la casa de elena.
- Pero mami... Lo siento, me quede dormida, no hice nada de tarea...- respondi. Seguro me esperaba otro castigo.
- Llevas un libro y tu peluche y estudias alla. Y ya te castigue por atrasarte. Solo que mañana, hay chas chas al despertarse asi aprendes.
- Si mami...- Respondi. Proteste por que con el vestido el pañal, no podia sobarme, exceptuando mis adoloridos muslos. Pero ahi me di cuenta de lo peor: ´¿Voy a ir a casa de Elena en pañales? Ella ya me ha visto... pero Rodrigo..
Quize protestar, pero mi cola herbia. Ella me alzo de vuelta, sacandome del corral. Me entrego mi peluche, y arreglo un poco mis coletas. Tambien mis libros. Y, desafortunadamente, me puso un pretal, como la ultima vez que use pañales.
Luego de eso, me llevo caminando a la casa de Elena, mientras yo sentia mis nalgas rozarse, y el pañal rozarse con ellas. Al principio me moria de la verguenza, hasta que descubri que estos vestidos servian mucho para tapar mi pañal, y mi cola como tomate. Largos hasta la rodilla, y con un poco de vuelo, no se notaba ningun bulto en ellos extraño. Aun asi, me preocupaba.
- Mami...- Pregunte mientras me llevaba. - Si... me preguntan por que uso pañal que hago..-
- Les decis que te portaste muy mal y que estas castigada bebita.-
Me sonroje al imaginarme diciendolo. Y dije: En serio tengo que decir eso?
- Y que preferis decir? Que te hiciste pipi y por eso los usas? Que tenes problemas de incontinencia? Es mejor que digas la verdad nena.
En eso tenia razon. Llegamos, y salude a elena. Luego de eso, me quede sentada en el sillon leyendo. Llego Rodrigo de la calle, y me revolvio el pelo. "Hola enana"
- Hola...-
- Veni arriba conmigo.
- No puedo, tengo que estudiar respondi.- El me miro con gesto sospechoso pero mi mama dijo: Nena, anda arriba a estudiar, asi aca hablamos tranquilas.
Yo no queria ir, y me aterraba que se diera cuenta. Pero si mi mama me mando, le tenia que hacer caso. Asi que subi con el, y como siempre, me recoste boca abajo en su cama y me pus a estudiar.
- Enana, - Dijo como queriendo preguntar algo pero dije: Perdon, pero tengo muchisima tarea y no puedo distraerme. Agradeci que me hayan obligado a usar un vestido, con mi jardinerito se hubiera notado un monton. Aun asi, me preocupaba que se diera cuenta. Estudie 3 horas sin parar hasta que llego mi mama.
- Nena, es tu horario de dormir.
- si mami...
- Tan temprano?- Pregunto Rodrigo.
- Nena, decile por que te vas a dormir temprano?- ordeno mi mama, mientras me ponia el pretal.
-... Estoy castigada por no haber hecho mi tarea.- Aclare.
- Lo suponia.- Dijo el. - PEro al menos hoy estudiaste mucho.- Aclaro. Me llevo de vuelta a la casa, me puso mi pijama, y me encerro en mi cuna.
Si hiciera una autobiografia, este capitulo se llamaria "mi cuna y yo". Antes de volver, probe varias veces salir. Pero una vez que me encierra ahi adentro descubri que es imposible hacerlo. Una vez, recuerdo que lo logre, pero me descubrio. Ni necesito decir que paso despues.
"Niña tonta. Por portarse mal ahora terminaste en pañales, y te ganaste tus buenos chas chas". Pense mientras nalgueaba a mi oso del coraje. Odio ser enviada a dormir tan temprano y mas encima en pañales. Lo mejor era dormirme pronto, ya que si me daban ganas de ir al baño, mi mama no vendria por mi, y tendria que usar los pañales. Siempre que los usaba, me ponia un pijama rosa especial, que era como mi mameluco normal, solo con mas espacio para mi pañal. Este me hacia ver muy caderona, y me sentia una teletubbie cuando me movia. "Ahora te quedas en el rincon, por portarte mal". Regañe a mi oso, dejandolo en el rincon.
Suspire, recordando que este juego siempre lo hacia cuando recibia un castigo muy fuerte. Me ayudaba a descargarme, y hasta mi mama me habia sacado fotos un par de veces nalgueando a mi oso. Mi lado adulto tenia activado su estado de alarma, como siempre que me castigaban y que yo sabia que lo habia merecido. Sin embargo, yo continuaba en mi pijama, con pañales, en una cuna, y mi cola como un tomate. Mi lado adulto habia perdido su pelea hace mucho.
"Ahora que hagooo" Proteste pataleando, obvio, para mis adentros. "Cuanto tiempo habra pasado..." Parecia eterno. Sabia que lo mejor era ya dormirme, pero me acostumbre a ir a las 10 a dormir. Saque a mi oso del rincon, y me acerque a los barrotes de mi cuna, viendo si por ahi cerca estaba mi celular. Me acorde que lo deje en el bolsillo de mi vestido. E hice mi esfuerzo para alcanzarlo a traves de los barrotes. Si, asi de grande es mi cuna.
"Como no se que hacer para dormirme, mejor reviso FB. Mi mama ya me regaño muchas veces por no responder... y no quiero que otra vez mande fotos mias castigada a quienes se molestan conmigo.." Pense. Recostandome boca abajo como siempre, me puse a revisar el celular. Pero enseguida me llego un mensaje. "Estas loca? Si tu mama ve que estas conectada te va a castigar de vuelta". Rapidamente me puse como desconectada. Me llamo la atencion que halla sido precisamente carlos quien me halla advertido.
- No comentes ninguna foto ni le des me gusta a nada.- Me advirtio.
- Gracias... Señor...- Respondi, recordando que debo ser educada.
- Estas castigada?
- Si mami... revisa mi fb va a ver esta conversacion no?
- Si, tenes que borrarla.
- Pero... Señor...
- Si peke?
- Señor... por que me deja portarme mal?- pregunte.
- No te dejo portarte mal.
- Pero... si usted fue quien creo mi cuna... mi paleta y todas esas cosas. Por que siempre me aconseja para que pueda portarme mal y mi mami no me castigue.
- Yo quiero lo mejor para clarita. Y tu eres lo mejor para clarita. Pero se que ella es demasiado estricta. Asi que te ayudo un poco.
- Perdon... No se que me pasa. Gracias por ayudarme... Si no fuera por usted estaria castigada de vuelta.
- Denadas nena. Por tus fotos supongo que estas en tu cuna y en pañales no?
- Si... Me porte muy mal. Mañana mami me va a dar chas chas de vuelta.
- Bueno, pero despues ya no vas a estar castigada. Se que es dificil dormirse tan temprano, pero tu mami todo lo hace por tu bien. Solo no digas que te enseño trampitas.
- Si no fuera por el nanny patrol y que ella tiene mis contraseñas, no necesitaria trampas tampoco...
- Bueno, yo quiero lo mejor para ambas. No solo para ti. Se que odias que te tenga tan cortita.
- Umm... no se... a veces pienso que lo meresco.
- Estas aprendiendo. Y aunque no lo creas si eres una niñita. Te recomiendo intentar concilliar el sueño pronto. Si tu mama entra con tu cuenta se va a dar cuenta.
- Si señor..- dije. Me despedi y deje el celular en el vestido de vuelta. Tome mi oso, y me recoste, intentando concilliar el sueño.
 ñor... por que me deja portarme mal?- pregunte.
- No te dejo portarte mal.
- Pero... si usted fue quien creo mi cuna... mi paleta y todas esas cosas. Por que siempre me aconseja para que pueda portarme mal y mi mami no me castigue.
- Yo quiero lo mejor para clarita. Y tu eres lo mejor para clarita. Pero se que ella es demasiado estricta. Asi que te ayudo un poco.
- Perdon... No se que me pasa. Gracias por ayudarme... Si no fuera por usted estaria castigada de vuelta.
- Denadas nena. Por tus fotos supongo que estas en tu cuna y en pañales no?
- Si... Me porte muy mal. Mañana mami me va a dar chas chas de vuelta.
- Bueno, pero despues ya no vas a estar castigada. Se que es dificil dormirse tan temprano, pero tu mami todo lo hace por tu bien. Solo no digas que te enseño trampitas.
- Si no fuera por el nanny patrol y que ella tiene mis contraseñas, no necesitaria trampas tampoco...
- Bueno, yo quiero lo mejor para ambas. No solo para ti. Se que odias que te tenga tan cortita.
- Umm... no se... a veces pienso que lo meresco.
- Estas aprendiendo. Y aunque no lo creas si eres una niñita. Te recomiendo intentar concilliar el sueño pronto. Si tu mama entra con tu cuenta se va a dar cuenta.
- Si señor..- dije. Me despedi y deje el celular en el vestido de vuelta. Tome mi oso, y me recoste, intentando concilliar el sueño.


8 comentarios:

  1. ok, senti a media lectura que tenia un deyavu, me gusta mucho esta historia.

    Quieres saber algo?, mi papi no me dejo cortar el cabello como queria tampoco, yo queria uno tipo pixie haircut, pero me dijo que era muy de adulto que una niña no podia llevar esos cortes! a la final me hice uno que queda justo un poquito por debajo de los hombros, lo escoji sin flequillo. pero fue muy frustrante no poder decidir sobre mi propio cabello...

    Tambien igual que tu personajes siento una mezcla de si soy un adulto porque permito tal o cual cosa,y termino haciendo una especie de berrinche o muy molesta porque no me dejan hacer algunas cosas...

    creo que es dificil ese punto en el que sabes que fuistes o eres un adulto y no te regresan a un punto donde no puedes decidir, es como mas complejo internamente.

    Esperando tu proxima entrada

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :o suena muy interesante. Un tipo de relación así requiere muchísimo compromiso de ambas partes. Sos sissy?

      Eliminar
    2. No soy Sissy, solo ageplay y vivo una relacion daddy-girl mas o menos, si es mucho compromiso!, confieso que muchas veces no quiero hacer caso para nada y otras veces en mi cabeza solo me digo yo decidi esto, debo hacer caso!...

      Y desde que tengo profesor BDSM tambien siento que ando en un punto de rebeldia extrema...

      Me revisan el uniforme cada dia que me tocan mis clases, debe estar correcto, armada mis coletas y no me dejan usar maquillaje ni tampoco prendas. en clases la ultima vez me dio un gran revuelco de mariposas en el estomago, mi profe dice que no me concentro y bueno...

      Saludos

      Eliminar
    3. Cuantos años tenes? Se llevan muchos años? Es muy interesante. Trae mucho conflictos permitir que alguien mas decida por vos lo bueno y lo malo. Darle esa confianza.

      Eliminar
    4. tienes cuenta Skype o otra forma que te pueda contactar que no sea por faceboock?, podemos converdar...

      Eliminar
  2. Ese momento incómodo en el que apretas copy paste 2 veces...

    ResponderEliminar
  3. La escena con la amiga de Rodrigo me recordp muchoo a la parte de 4 personas cuando Pablo trae a su novia y tratan a Mariana asi, todo tierna. Ya quiero la siguiente parte!

    ResponderEliminar
  4. Se que tienes una vida, que necesitas ispiracion, y otras cosas, pero tengo muchas ganas de leer algo mas... casi entro a diario para ver si hay otro capitulo..

    saludos

    ResponderEliminar